Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Amputación

Definición

Cortar o separar por completo del cuerpo un miembro o parte de él. Generalmente un dedo de la mano o del pie, un brazo o una pierna, que se presenta como resultado de un accidente, un traumatismo o una enfermedad (la más común essays on poems).

En una amputación parcial, queda parte de la conexión de tejidos blandos. Dependiendo de la severidad de la lesión, se puede o no volver a pegar la extremidad parcialmente cercenada.

El pronóstico a medio plazo para las víctimas de amputaciones ha mejorado debido a la mejor comprensión del manejo de la amputación traumática, el manejo oportuno de los casos de urgencia y de los cuidados críticos, las nuevas técnicas quirúrgicas, la rehabilitación temprana y sobretodo por el diseño y adaptación de nuevas prótesis.

Novedad Legislativas

Desde ahora (noviembre 2009), en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud de España (SNS) se incluirán las prótesis mioeléctricas -las controladas con impulsos musculares- para personas con amputación unilateral. Jiménez ha señalado que asume el compromiso de, además de con estas dos prestaciones, “actualizar el catálogo ortoprotésico de forma progresiva a partir de este momento”.

Razones para una amputación

  • Tumores cancerígenos en huesos (por ejemplo, osteosarcoma, osteocondroma)
  • Heridas severas en los miembros, en los cuales no se puede salvar el miembro, o donde los intentos de salvar el miembro han sido fallidos
  • Problemas de circulación
  • Deformidades de los dedos y/o extremidades
  • Canceres avanzados
  • Gangrena
  • Infección en los huesos (osteomyelitis)
  • Amputación traumática (La amputación tiene lugar en la escena del accidente, la extremidad puede haber sido parcial o totalmente seccionada)

Miembro superior

Las manos pueden realizar actividades sumamente delicadas y precisas, como escribir una carta, pintar un cuatro, enhebrar una aguja o tocar el violín. También nos permiten realizar labores pesadas, como cavar con una pala, oscilar un hacha, perforar el cemento con un martillo neumático o aporrear un clavo de vía con una almádena. Usamos las manos para sentir si algo está frío o caliente, afilado o desafilado, áspero o suave. Agarramos a un niño de la mano cuando cruzamos la calle. Acariciamos el pelo de alguien a quien queremos.

La amputación del Miembro Superior, a cualquier nivel, repercute de forma decisiva en todos los aspectos de la vida de la persona afectada por la nueva situación en la mayoría de los casos inesperada, provocando graves repercusiones funcionales, estéticas, psicológicas y socio-laborales, especialmente si esta pérdida ocurre en edades tempranas o medias de la vida, como sucede en el caso de las amputaciones traumáticas.

La mano humana no solamente tiene una función prensil necesaria para desarrollar las actividades laborales, recreativas y de comunicación es además un instrumento altamente especializado, dotado de sensibilidad térmica y presora, que permite explicar gran número de funciones diversas.

Muchas personas con amputación de extremidad superior o inferior experimentan dolores relacionados con la amputación (el miembro fantasma). Este dolor puede deberse a neuromas, el crecimiento en forma de champiñón que suele producirse en las terminaciones de los nervios dañados. Los neuromas en los brazos tienden a ser mucho más sensibles y molestos debido a la presión, que los neuromas en las piernas. Asimismo, aunque las personas con amputación de extremidad superior o inferior pueden experimentar dolor fantasma, el dolor tiende a ser más intenso en la extremidad superior. A menudo, el dolor fantasma posicional conlleva la sensación de que la mano y la muñeca que faltan son forzadas a mantener una posición de agarre muy torcida.

Las prótesis de extremidad superior son más complejas y complicadas que los dispositivos protésicos de extremidad inferior. Las manos realizan una gran variedad de actividades, desde delicadas y precisas a las de potencia industrial. La función principal de nuestras piernas es caminar. Las prótesis de extremidad inferior realizan un trabajo increíble a la hora de ayudar a la gente a caminar de nuevo. Verdaderamente, reemplazan la función principal de caminar y, a veces, incluso de correr. Pero a nuestras manos les exigimos más.

A menudo, la gravedad funciona en contra de la persona con prótesis de extremidad superior. La prótesis puede pesar varios kilos y suele salirse del muñón en un momento crucial, como cuando se intenta levantar algo con ella.

Tanto si se trata de levantar una taza, mover una silla o rascarse la cabeza por detrás, usted utiliza las manos innumerables veces por minuto para realizar diversos movimientos en un plano tridimensional, aunque estos se unan en un movimiento único para terminar las tareas. Pero una persona con una prótesis de extremidad superior sí necesita el contacto visual con el dispositivo para asegurarse de que está haciendo lo que quiere hacer, donde necesita hacerlo.

El uso protésico es un desafío complejo y constante. Una parte significativa de ese desafío es encontrar la prótesis correcta para una persona.

Probablemente conozca a personas que no pueden hablar sin usar las manos como ayuda visual. Quizás usted mismo sea así. Las manos desempeñan una función tan importante a la hora de comunicamos que incluso las usamos en expresiones idiomáticas. Algunas frases comunes son: “tocar un punto importante”, “agarrar a alguien con las manos en la masa”, “dar el brazo a torcer”, “ponerse manos a la obra”, “señalar a alguien con el dedo” y “conocer algo como a la palma de la mano”. Y, por supuesto, son las manos las que, literalmente, hablan cuando una persona utiliza el lenguaje de signos.

Prótesis de Brazo

El objetivo de cada prótesis es compensar la pérdida o limitación de las funciones físicas proporcionando soluciones técnicas que ofrecen la mejor de las funciones a la vez que son visualmente discretas.

Amputación Miembro Inferior

Básicamente, las prótesis de extremidad inferior deben poder hacer dos cosas: permitir que una persona permanezca de pie y que camine.

Las razones para realizar una amputación de una extremidad inferior son:

  • Traumatismo severo en la extremidad causado por un accidente
  • Flujo sanguíneo deficiente a la extremidad
  • Infecciones que no desaparecen o que empeoran y no pueden controlarse o curarse
  • Tumores de la extremidad inferior
  • Quemaduras graves o quemadura por frío severa
  • Heridas que no sanan

Antes de salir del hospital, usted empezará a instruirse sobre cómo:

  • Usar una silla de ruedas o un caminador
  • Estirar los músculos para fortalecerlos
  • Fortalecer los brazos y las piernas
  • Comenzar a caminar con una ayuda para la marcha y barras paralelas
  • Comenzar a desplazarse alrededor de la cama y hasta la silla en su cuarto del hospital
  • Mantener las articulaciones en movimiento
  • Aprender acerca de las diferentes posiciones para sentarse y acostarse con el fin de impedir que las articulaciones se pongan rígidas
  • Aprender a controlar la hinchazón en el área alrededor de la amputación

El ajuste de la prótesis, una parte artificial para reemplazar su extremidad, puede ocurrir cuando:

  • La herida de la amputación en su mayor parte ha sanado
  • El muñón ya no es sensible al tacto

Enlaces

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.