Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Chequeo de Visión en la infancia

Para saber más

 

El ojo humano es como una cámara fotográfica que capta, enfoca y transmite la luz a través de una lente para crear una imagen de las cosas que nos rodean. En una cámara, la imagen se proyecta sobre la película o el sensor de imágenes; en el ojo, la imagen se proyecta sobre la retina, una fina capa de tejido sensible a la luz ubicada en la parte posterior del ojo.

Al igual que una cámara, el ojo humano controla la cantidad de luz que entra en su interior. El iris, que es la parte circular y de color, controla la cantidad de luz que pasa a través de la pupila. Cierra la pupila cuando hay mucha luz y la abre cuando hay poca. La córnea es la superficie transparente y protectora del ojo. Ayuda a enfocar la luz, al igual que el cristalino, que está ubicado justo detrás del iris.

Cuando la luz entra en el ojo, la retina la transforma en señales nerviosas. A continuación, la retina envía esas señales a través del nervio óptico, un cable integrado por más de 1.000.000 de fibras nerviosas, hasta el cerebro. Sin la retina, el ojo no podría comunicarse con el cerebro, lo que imposibilitaría la visión.

La mayoría de las personas tienen algún tipo de problema visual en algún momento de la vida. Algunas dejan de poder ver objetos lejanos; a otras les cuesta mucho leer la letra pequeña. Este tipo de problemas suelen ser fáciles de tratar, con gafas graduadas o lentes de contacto.

Los signos que denotan que un niño(a) puede tener problemas con su vista

  • frotarse los ojos constantemente
  • sensibilidad extrema ante la luz
  • capacidad deficiente de enfocar
  • capacidad deficiente de seguir un objeto
  • alineamiento o movimiento de los ojos anormal (después de los seis meses de edad)
  • enrojecimiento crónico de los ojos
  • lágrimeo crónico en los ojos
  • pupilas blancas en lugar de negras

En los(as) niños(as) de edad escolar, preste atención a los siguientes signos

  • inhabilidad de ver objetos en la distancia
  • inhabilidad de leer el pizarrón o el encerado
  • cruzar o entrecerrar los ojos
  • dificultad para leer
  • sentarse demasiado cerca de la televisión
  • Es una buena idea estar pendiente si su hijo(a) muestra evidencias de tener la vista deficiente o si tiene una inclinación a cruzar los ojos. Si usted detecta cualquier evidencia que denote un problema en la vista, su hijo(a) deberá ser examinado inmediatamente para que el problema no se haga permanente. Cuando los problemas de la vista se tratan a tiempo, generalmente pueden remediarse.

La vista de los recién nacidos

Es difícil medir la calidad de la vista o cuan bien puede ver un recién nacido, pero se estima que la vista de los recién nacidos suele ser bastante borrosa hasta aproximadamente los seis meses de edad. Después de este período, la vista mejora notablemente. Los niños desarrollan entonces lo que se denomina “vista en estereo” o visión binocular, lo que significa que pueden combinar la imagen que ven en un ojo con la que ven en el otro ojo. Los bebés comienzan a desarrollar percepción de profundidad cuando hacen cosas como mirar directamente al rostro de sus padres.

Problemas comunes de la vista

Existen varias condiciones de la vista que pueden afectar a los(as) niños(as). La mayor parte de estas condiciones pueden ser detectadas mediante un chequeo de la vista utilizando una tabla de agudeza visual durante los años pre-escolares.

  • La ambliopía. También conocido como ojo perezoso, es tener vista deficiente en un ojo que en apariencia parece normal. Dos causas comunes de esta condición incluyen sufrir bizquera o estrabismo, y una diferencia en el error de refracción entre los dos ojos. Cuando no se somete a tratamiento, la ambliopía puede ocasionar pérdida irreversible de la vista en el ojo afectado. (Para ese entonces, la “programación” del cerebro ignorará las señales del ojo.) La mejor edad para tratar la Ambliopia es durante la edad pre-escolar.
  • El estrabismo es una alineación incorrecta de los ojos, haciendo que estos miren hacia dentro, hacia fuera, hacia arriba o hacia abajo. Si el mismo ojo está crónicamente desalineado, puede que la ambliopía se desarrolle en ese ojo. Con la detección temprana, la vista puede restaurarse cubriendo el ojo que tiene una alineación correcta lo cual fuerza al ojo deficiente a funcionar con normalidad. La cirugía o gafas especialmente diseñadas para esta condición pueden ayudar a corregir la alineación de los ojos.
  • Los errores de refracción es una condición donde el ojo no se refracta o cambia correctamente la dirección de la luz, lo que ocasiona que las imágenes se perciban borrosas. Los errores de refracción pueden causar fatiga en la vista o ambliopía. El tipo más común de error de refracción es la miopia, otros incluyen la hipermetropía y el astigmatismo.
  • La miopía significa vista deficiente de lejos o en la distancia. Esta condición generalmente es tratada con gafas o lentes de contacto.
  • La hipermetropía significa vista deficiente de cerca. Esta condición es generalmente tratada con gafas o lentes de contacto.
  • El astigmatismo es una imperfección en la curvatura de la superficie frontal de los ojos. Esta condición es generalmente tratada con gafas si causa vista borrosa u otras molestias.

Existen otras condiciones de la vista que requieren una intervención inmediata como la retinopatía del prematuro, una enfermedad que suele afectar a los bebés prematuros que fueron tratados con un respirador durante un largo período de tiempo después del nacimiento, y aquellos cuya historia médica familiar incluya alguna de las siguientes condiciones:

  • Retinoblastoma. Es un tumor maligno que usualmente aparece durante los primeros tres años de vida. El ojo afectado puede tener pérdida de la vista y un color blanco en la pupila.
  • Cataratas infantiles. Ocurren en los recién nacidos. Una catarata es una opacidad gradual del cristalino del ojo.
  • Glaucoma congénito. En los bebes una condición poco usual que puede ser heredada. Es el resultado del desarrollo incorrecto o incompleto de los conductos de drenaje de los ojos durante el período prenatal. El Glaucoma Congénito puede ser tratado con medicamentos y con cirugía.
  • Enfermedades genéticas o Metabólicas de los ojos. Estas condiciones son trastornos heredados que predisponen a un(a) niño(a) a sufrir de retinoblastoma o cataratas, y que pueden hacer necesario que un(a) niño(a) se someta a exámenes de la vista frecuentes desde una edad temprana.
  • Asegúrese de hablar con el médico de su hijo(a) si ellos(as) tienen riesgo de sufrir de algunas de las condiciones aquí mencionadas.

Gafas y Lentes de contacto

Los niños de todas las edades – incluso los bebés – pueden usar gafas y lentes de contacto. Tenga los siguientes consejos en mente si su hijo(a) usa gafas:

Permita que su hijo(a) escoja el armazon montura que más le guste.

Las monturas de plástico son las mejores para los niños menores de dos años.

Si los(as) niños(as) más mayores usan monturas de metal, asegúrese que tienen bisagras flexibles, ya que los hacen más duraderos.

Un cordón elástico ajustado a las gafas evitará que las gafas se caigan en los niños más activos.

Los niños(as) con problemas de la vista severos puede que necesiten lentes especiales llamados lentes de alto índice los cuales son más delgados y livianos que los lentes de plástico.

Los lentes de policarbonato se recomiendan para los niños(as) especialmente para aquellos que hacen deporte. El policarbonato es un termoplástico fuerte y transparente que se utiliza para fabricar lentes delgados y ligeros. Sin embargo, aunque son muy resistentes a los impactos, estos lentes suelen rayarse más fácilmente que los lentes de plástico.

Alrededor de los 10 años de edad, puede que los(as) niños(as) expresen su deseo de usar lentes de contacto por razones cosméticas o de conveniencia si hacen deporte. Permitir que su hijo(a) use lentes de contacto dependerá de su habilidad para ponérselos y quitárselos correctamente, quitárselos cuando sea necesario, y limpiarlos siguiendo las recomendaciones del médico. Es más fácil que su hijo(a) se adapte a los lentes más blandos que a los duros, pero esto no significa que todos los niños sean candidatos a utilizar lentes de contacto blandos. Consulte con su médico sobre el tipo de lente de contacto más indicado para su hijo(a).

Enlaces

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.