Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Diabetes

Para saber saber

Definición

La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo es incapaz de usar y almacenar apropiadamente la glucosa, lo que provoca su permanencia en sangre en cantidades superiores a las normales. Esta circunstancia altera, en su conjunto, el metabolismo de los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas.

Por lo general, los niveles de glucosa se miden para diagnosticar la diabetes o para verificar el control adecuado de la diabetes, enfermedad muy común que afecta a cerca del 2% de la población en general. La diabetes se presenta por insuficiencia de insulina o por insensibilidad a la misma.

La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad que aparece, generalmente, en personas de menos de 30 años, aunque puede ocurrir a cualquier edad. Por esto antes se conocía como diabetes juvenil. Su característica principal es la incapacidad del cuerpo para producir insulina, la hormona que hace posible la utilización de la glucosa por parte de las células del organismo.

Diabetes tipo 2. La dieta y la actividad física diaria ayudan a controlar la diabetes tipo 2. La mayoría de personas con este tipo de diabetes también tienen que tomar pastillas o inyectarse insulina. La diabetes tipo 2 es muy común y antes se llamaba “diabetes del adulto”.

Causas

El proceso de desarrollo de la diabetes tipo 1 es gradual, pudiendo ser necesarios varios años antes de que se manifieste clínicamente. La enfermedad se desarrolla por el ataque del sistema inmune contra las propias células beta del páncreas, encargadas de producir la insulina. Este proceso parece tener varias etapas:

Hay, primero, una susceptibilidad o predisposición genética, en la que parece haber implicados varios genes.

Además, parece necesario que ocurra un factor desencadenante ambiental (infección viral, estrés, toxinas, etc.), tras el cual, aparece el proceso inmunológico frente a las propias células beta, que son destruidas.

La reacción inmunológica está mediada por anticuerpos (reacción humoral) y células (reacción celular), habiéndose detectado autoanticuerpos frente a proteínas presentes en la superficie de las células beta, como la descarboxilasa del ácido glutámico (GAD), que es similar a una proteína del virus Coxsackie B, potencialmente implicado en el desarrollo de la diabetes. Otros anticuerpos incluyen: los IA2, dirigidos contra una fosfatasa presente en el interior de las células beta; y, anticuerpos contra la propia insulina. Estos anticuerpos pueden ser detectados en el suero de los pacientes meses y años antes del desarrollo de la enfermedad, y se han convertido en marcadores de un estado conocido como prediabetes.

Síntomas

Los alimentos digeridos en el estómago y el intestino son transformados a glucosa, aminoácidos y lípidos. Una vez que la glucosa pasa a la sangre, se convierte en la fuente principal de energía de la mayoría de las células del organismo. Para que pueda ser introducida y utilizada eficazmente por las células, la glucosa necesita de la ayuda de la insulina, producida por las células beta del páncreas. La entrada de la glucosa dentro de las células hace que caiga su nivel en sangre (glucemia).

Cuando existe una deficiencia de insulina, la glucosa es incapaz de entrar en las células del organismo y permanece en la sangre, elevando su nivel por encima de los límites normales. Al mismo tiempo, las células, en las que no ha entrado la glucosa, sufren la falta de su principal fuente de energía.

Al carecer las células de su principal fuente de energía, el paciente se encuentra excesivamente cansado, con desproporcionada sensación de hambre (polifagia) y progresiva pérdida de peso. Por otra parte, la glucosa que se mantiene en exceso en sangre, supera la capacidad del riñón para retenerla y se empieza a perder por orina, acompañada por una cantidad de agua excesiva, lo que provoca que el paciente orine más de lo normal (poliuria) y pierda un exceso de líquido, que le lleva a tener que beber agua en exceso (polidipsia). Cuando esta situación se mantiene en el tiempo, sin corregirse mediante el suministro de insulina, puede aparecer un cuadro de cetosis y coma, en el que el paciente tiene un grave riesgo vital.

Tratamiento

El tratamiento consiste en el suministro diario de insulina mediante inyecciones, ya que la insulina administrada oralmente no es eficaz al ser degradada en estómago y duodeno. Una vez que se inicia el tratamiento con insulina, los pacientes recientemente diagnosticados pueden tener un periodo de remisión parcial, llamado de “luna de miel”, durante el cual, un resto de células beta mantiene una cierta capacidad de producir insulina. Al continuar el suministro externo de la hormona, el periodo de “luna de miel” se mantiene durante algunos meses. Finalizado este breve periodo, el adecuado aporte externo de insulina, se convierte en la exclusiva fuente de esta hormona para el paciente, que deberá mantenerse durante toda su vida, siguiendo estrictamente las pautas de administración que el diabetólogo establece de manera individualizada.

Papel de la alimentación

La alimentación, como actividad cotidiana, sustrato de la vida y enormemente influyente en el metabolismo humano es, sin duda, uno de los instrumentos más poderosos pero peor utilizados en el manejo de gran número de enfermedades entre las que, desde luego, se encuentra la diabetes.

Los síndromes hiperglucémicos son pluriformes y, por tanto, el tratamiento dietético es diverso, pero mantiene una estructura común. Debido a las diferentes situaciones vitales, metabólicas, nutricionales etc… de los diabéticos, se ha ido liberalizando la prescripción dietética en la diabetes en lo que respecta a hidratos de carbono y grasa monoinsaturada.

Con esta aportación pretendemos mejorar y promocionar el conocimiento sobre “la dieta para el paciente con diabetes mellitus tipo 1” y aportar instrumentos que permitan planificar para cada paciente una dieta personalizada en el manejo de su educación terapéutica.

Los objetivos “clásicos” de la dieta en la diabetes son:

  • Ser nutricionalmente completa ( dieta equilibrada)
  • Mantener o acercar el peso al ideal
  • Contribuir a normalizar los niveles de glucemia
  • Atenuar el riesgo cardiovascular ( niveles de lípidos y tensión arterial)
  • Contribuir a mejorar el curso de las complicaciones metadiabéticas si existen
  • Adaptarse a los gustos de los pacientes

Favorecer la aceptación de la misma, al mantener su función placentera e incluso, “compensatoria”.

Para aprovecharse de los beneficios de una dieta correcta en la diabetes, es imprescindible tener unos conocimientos básicos de nutrición, ya que la dieta en la diabetes debe ser, ante todo, una dieta equilibrada que contenga todos los nutrientes imprescindibles para la vida.

Principios básicos de la nutrición

La nutrición es el conjunto de procesos mediante los cuales el ser vivo utiliza, transforma e incorpora en sus propias estructuras las sustancias que recibe del mundo exterior. De esta manera obtiene energía y puede construir y reparar las estructuras orgánicas, y regular los procesos metabólicos. Estas sustancias, llamadas nutrientes se encuentran en los alimentos: proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales, elementos traza, y agua. El ser humano necesita para vivir energía (calorías), agua, y unos cuarenta nutrientes: de 8 a 10 aminoácidos esenciales obtenidos de las proteínas, ácidos grasos esenciales, carbohidratos, trece vitaminas y dieciocho elementos de la tabla periódica, además del hidrógeno, carbono, nitrógeno y oxígeno, todo ello obtenido de los alimentos.

Concepto de dieta equilibrada

La dieta es el conjunto de sustancias que ingerimos habitualmente y que nos permiten mantener un adecuado estado de salud y una capacidad de trabajo. Una dieta cuantitativamente es correcta cuando aporta la energía adecuada, permite el mantenimiento o consecución del peso ideal y aporta todas las vitaminas y minerales en cantidades no inferiores a 2/3 de los aportes dietéticos recomendados (RDA) (las dietas hipocalóricas por debajo de 1500 calorías no lo garantizan).

Los nutrientes son toda sustancia contenida en los alimentos y que es necesaria para vivir y mantenernos en salud. Nutrientes esenciales son aquellos que el organismo no puede sintetizar (a partir de otros) y, por tanto, depende absolutamente de su ingesta en los alimentos.

Los nutrientes que aportan energía son llamados macronutrientes y son:

  • las proteínas
  • la grasa y
  • los carbohidratos.

En una diete sana la contribución porcentual de los macronutrientes a las calorías totales debe ser:

  • 50- 55 % carbohidratos
  • 30-35% grasas
  • (15-20 % monoinsaturados) y
  • 10-15 % proteínas

Si profundizamos un poco más en las necesidades de estos nutrientes energéticos, podemos decir:

  • Las proteínas nos proporcionan los 8 a 10 aminoácidos esenciales. Las necesidades de un adulto sano y sedentario son aproximadamente de 0.8-1 g /Kg /día de proteínas. Al menos el 50 % de las proteínas ingeridas deben ser de origen animal, más ricas en aminoácidos esenciales. El resto se debe completar con proteínas de origen vegetal, las cuales presentan la ventaja de ser pobres en grasas saturadas y colesterol. ( 20g de proteínas se encuentran en 100 g de carne = 100 g de pescado = 1.5 huevos medianos = 80 g de legumbre en crudo = 100 g de frutos secos = 75 g de pasta = 250 g de arroz = 200 g de pan).
  • Carbohidratos. La ingesta diaria recomendada a un adulto sano y sedentario es de 3- 5 g/Kg/día, es decir unos 200-300 g/día. Existen 2 tipos de carbohidratos en los alimentos:
    • Simples: son los mono y disacáridos de sabor dulce y de rápida absorción intestinal. Los azúcares refinados no deben representar más del 10 % del total energético.
    • Complejos (Polisacáridos): de sabor escasamente dulce y de absorción intestinal más lenta. El almidón es el más abundante.
  • Las grasas, que nos proporcionan ácidos grasos esenciales. Según el grado de insaturación (dobles enlaces) de estos ácidos grasos, y la longitud de su cadena (número de átomos de carbono), los ácidos grasos de la alimentación presentarán diferentes propiedades:
    • Los ácidos grasos saturados (sin dobles enlaces) más importantes son: el butírico (8:0), laúrico (12:0), mirístico (14:0), palmítico (16:0) y esteárico (18:0). Todas las grasas de origen animal son ricas en ellos, lo que les confiere la consistencia sólida, pero algunas grasas vegetales, como la de coco y palmito también lo son. Estos ácidos grasos saturados son los que más negativamente influyen sobre los niveles de colesterol y otros lípidos y, por mecanismos complejos son los que más favorecen la arteriosclerosis. Mirístico y palmítico son los más aterogénicos.
    • Los ácidos grasos poliinsaturados (varios dobles enlaces en su cadena) de los alimentos pertenecen fundamentalmente a dos series:
      • Omega 6 :(cuando el primer doble enlace está en sexta posición) cuyo principal representante es el ácido linoleico (esencial), que se encuentra en los aceites de semillas. Su consumo puede disminuir los niveles de Colesterol total, si sustituyen a la grasa saturada. Los dobles enlaces pueden oxidarse (“enranciarse”), y también saturarse en presencia de hidrógeno y un catalizador, cambiando su configuración a trans. Por mecanismo de saturación se obtienen las margarinas.
      • Omega 3: los pescados, principalmente los azules, tienen ácidos grasos poliinsaturados esenciales omega-3. Los representantes más abundantes de esta serie son el linolénico (18:3), docosahexaenóico (22:6) y el eicosapentaenóico (20:5). Son hipotrigliceridemiantes (descienden los niveles de triglicéridos que con tanta frecuencia están elevados en el diabético.) y poseen una acción antiagregante y vasodilatadora.

      El consumo de los ácidos grasos poliinsaturados presentes en aceites de semillas, frutos secos y pescados azules se ha demostrado beneficioso ( sobre todo cuando sustituyen a grasa saturada) en la prevención de la arteriosclerosis, pero su exceso ( sobre todo cuando se aportan suplementos farmacológicos a altas dosis) puede tener efectos secundarios perjudiciales, como el de favorecer los fenómenos de oxidación celular que subyacen a acontecimientos como el envejecimiento, la arteriosclerosis, e incluso la predisposición al cáncer.

    • El ácido graso monoinsaturado (un solo doble enlace: C18:1) más abundante es el ácido oleico, presente en el aceite de oliva, el aguacate y las aceitunas, y en menores cantidades en otros alimentos como el huevo y la carne de cerdo. El aceite de oliva ejerce modificaciones interesantísimas en el perfil lipídico: disminución del colesterol LDL, con mantenimiento y/o ascenso del HDL, disminución de la oxidabilidad de las partículas lipoproteicas y disminución de la agregabilidad ( los efectos de las distintas grasas sobre el perfil lipídico se reflejan en la tabla 2). Resiste temperaturas más elevadas sin alterar su composición y, en consecuencia es el más indicado para cocinar y sobre todo freír.
  • 13 vitaminas
    • hidrosolubles: 8 vitaminas del grupo B y vitamina C.
    • liposolubles: vitaminas A, E, D y K.
  • 20 minerales: Calcio, Fósforo, Magnesio, Hierro, Manganeso, Zinc, Cobre, Cobalto, Cromo, Molibdeno, Yodo, Flúor, Sodio, Potasio, Cloro, Azufre, Selenio, Níquel, Estaño y Silicio.

Dietas personales

La persona con diabetes debe y puede realizar una dieta LIBREMENTE PLANIFICADA, una vez ha recibido el adiestramiento adecuado por parte de los expertos, de manera que pueda diariamente intercambiar unos alimentos por otros para confeccionarse el menú adecuado a sus posibilidades o imperativos. Esto es lo que denominamos la ESTRATEGIA DE LAS EQUIVALENCIAS O LOS INTERCAMBIOS, que consiste en planificar diariamente unas cantidades de alimentos “genéricos”, representantes de grupo, según las calorías elegidas y el reparto calórico prefijado, y adjuntar unas tablas de equivalencias para sustituir esos genéricos, por otros alimentos que, combinados, permitan elaborar un menú según los gustos del paciente y sus posibilidades.

Este sistema de planificación dietética es el resultado del trabajo y consenso de varios años, de diferentes médicos y equipos y Sociedades científicas, con el fin de conseguir un sistema unificado de referencia, aceptado por todos, de manera semejante a otros países, de modo que sirva de base para cualquier publicación, y para que todos los diabéticos de todas las comunidades y ciudades dispongan de dietas, más o menos personalizadas, elaboradas con un sistema único y homologado, que evite confusiones

Las equivalencias pueden expresarse en Unidades de intercambio o en gramos . Según se den los listados de sustitución en:

Gramos, tenemos las DIETAS POR EQUIVALENCIAS

Unidades de intercambio o raciones, tenemos las DIETAS POR UNIDADES DE INTERCAMBIO O RACIONES

Para los intercambios y equivalencias se agrupan los alimentos en: 1) lácteos, 2) alimentos proteicos, 3) alimentos hidrocarbonados: cereales y legumbres y tubérculos, 4) frutas, 5) verduras y hortalizas y 6) grasas, equivalentes a los 7 grupos de alimentos de la dieta equilibrada.

Concepto de intercambio (ración)

Un intercambio es la cantidad de alimento que contiene 10 gramos de uno de los nutrientes energéticos: proteínas, grasas o hidratos de carbono.

1 INTERCAMBIO = 10 GR GRAMOS DE HIDRATOS DE CARBONO Ó
10 GR DE PROTEÍNAS Ó
10 GR DE GRASA

En Educación diabetológica a este mismo concepto se le ha llamado durante mucho tiempo Ración, pero nosotros preferimos sustituirlo por el término intercambio, porque ración es también un término culinario u hostelero que indica la porción normal de un alimento que suele consumir un adulto, por lo que induce a confusión

Dieta por intercambios es la posibilidad de una alimentación personalizada y adaptada.

Número y reparto de raciones, según contenido energético y reparto de nutrientes

A continuación les ofrecemos:

  • La planificación de las diferentes dietas de 1250 a 3000 Kcal, con 3 modalidades cada una: 4, 5 o 6 tomas al día
  • Ejemplos de menús para cada una de ellas
  • Normas para la confección de sus propios menús
  • Un anexo con los listados exhaustivos de intercambios de los alimentos de los 6 grupos citados, con la información de calorías grasas y proteínas que cada intercambio aporta.

Consiste en planificar diariamente unas cantidades de alimentos “genéricos”, representantes de grupo, según las calorías elegidas y el reparto calórico prefijado, y adjuntar unas tablas de equivalencias para sustituir esos genéricos, por otros alimentos que, combinados, permitan elaborar un menú según gustos del paciente, y posibilidades.

Basadas en estas raciones o intercambios de cada uno de los grupos de alimentos (lácteos y derivados, Alimentos hidrocarbonados, Verduras y hortalizas, Frutas, alimentos proteicos y grasas) se planifican las dietas con arreglo a las calorías y el número de tomas

A continuación les presentamos 8 modelos de dietas con tres variantes cada una ( 4, 5 o 6 ingestas al día) en la que se planifican las unidades de intercambio o raciones de estos 6 grupos de alimentos a lo largo del día y de las tomas

Para poder confeccionarse libre y variadamente los menús de cada día, al seleccionar cada grupo alimentario se abrirán unas Tablas de intercambio. Dichas Tablas son exhaustivas en el caso de los grupos alimentarios que contienen hidratos de carbono: alimentos hidrocarbonados, lácteos, verduras, y frutas. Y son mucho menos explícitos en el caso de los alimentos proteicos y las grasas, ya que en estos dos grupos alimentarios se puede ser menos estricto, siempre que se conozcan bien las bases de una alimentación equilibrada que hemos expuesto.

Estos modelos de dietas constituyen una indicación básica, que deberá ser ajustada para cada persona con diabetes, de acuerdo con su diabetólogo/a y educador/a, en función de horarios, insulinoterpia, estación del año etc…

Confección de sus propios menús o plan alimentario

Si en la confección de sus menús, quiere aportarle más de un tipo de intercambio, tan sólo deberá multiplicarlo por la cantidad de intercambios que necesite. A continuación, le exponemos un ejemplo práctico, para facilitarle su comprensión:

1 intercambio de arroz aporta = 15 gramos de arroz.

Si utiliza dos intercambios de arroz :

2 intercambios de arroz 2 x 15 gramos = 30 gramos de arroz

Para el seguimiento del plan alimentario, aportamos modelos de dietas de intercambios de 1250 a 3000 kilocalorías, así como ejemplos de menú de un día de cada uno de los modelos.

Explicado así esto parece algo complicado, pero sólo el entendimiento y el buen uso conducen a alcanzar el éxito del tratamiento. Por tanto, es recomendable que comprenda perfectamente este tipo de modelo alimentario antes de salir de la consulta, si no es así , por favor no dude en consultar a su médico / dietista. Para facilitarle la tarea pasaremos a continuación a mostrarle un ejemplo práctico tomando una comida cualquiera que puede modificar según sus preferencias alimentarias:

Ejemplo

Supongamos que, según su planificación tienen usted “derecho” en la comida a

  • 1 intercambio de verdura, y usted decide tomar:
  • medio intercambio como verdura de primer plato
  • el otro medio como ensalada acompañando al filete
  • 4 intercambios del grupo de alimentos hidrocarbonados (cereales, tubérculos, legumbres etc…) y a usted le apetece y conviene distribuir entre
    • la patata que acompaña a la verdura del primer plato (1 intercambio)
    • un buen trozo de pan para acompañar a la comida: 60 (= 3 intercambios)
  • 2 intercambios de alimentos proteicos, que usted “transforma” en un filete a la plancha
  • 2 intercambios de fruta , que usted elige tomar como una manzana grande (160 gr)
  • Comida
    • 1 intercambio de verduras 150 gramos de acelgas (½ intercambio de verduras) con 50 gramos de patatas (1 intercambio de cereales)
    • 4 intercambios de cereales 60 gramos de pan (3 intercambios de cereales)
    • 2 intercambios de carne
    • (2-5 gramos de grasa) 100 gramos de filete de buey a la plancha (2 intercambios de carne) con 150 gramos de ensalada de lechuga y tomate (1/2 intercambio de verduras)
    • 2 intercambios de frutas 160 gramos de manzana (2 intercambios de fruta)

Otro ejemplo, esta vez de un DESAYUNO. Tiene “derecho a 1 intercambio de lácteos, 2 intercambios de cereales y 1 intercambio de fruta. Usted puede escoger;

  • Un vaso de leche de 200ml desnatada.
  • 40 gr de pan integral.
  • 200gr de pera.

Este desayuno es igual que elegir:

  • 2 yogures desnatados naturales.
  • 30 gr de cereales, ricos en fibra.
  • Un plátano de 100gr.

Es decir, son dos desayunos diferentes pero equivalentes en composición.

Algunas indicaciones que le pueden serle útiles para la confección de los menús se explican a continuación:

  • Siempre se debe tener en cuenta que las cantidades de alimentos expresadas son por 100 gramos de porción comestible , y esto significa que los alimentos deben estar limpios, sin desperdicios (grasa, huesos, espinas, cáscaras, etc.)y pesados en crudo.
  • Los intercambios del grupo de los cereales y derivados pueden ser sustituidos en ocasiones por frutas y verduras siempre teniendo en cuenta el número de intercambios y la cantidad .

También puede serle útil conocer las equivalencias de peso de medidas de uso habitual:

  • Equivalencias de peso y medidas culinarias de uso habitual.
  • Rebanada de pan de 2cm de grueso de una barra grande de pan 30-40 gr
  • Rebanada de pan de 2cm de grueso de una barra media de pan 20-25 gr
  • Vaso de agua o taza de leche 200c.c.
  • 1 yogurt 125 c.c.
  • 1 cucharada sopera de aceite 10 c.c.
  • 1 cucharada sopera (colmada) de azúcar 20 gr
  • 1 cucharada sopera de arroz (crudo) 20-25 gr
  • 1 cucharada sopera de harina 20-25 gr
  • 1 cucharada de postre de aceite 5 c.c.
  • 1 cucharada de postre de azúcar 10 gr
  • 1 sobre de azúcar 10 gr
  • 1 terrón de azúcar 5 gr
  • 1 cucharada sopera de mermelada 20-25 gr
  • 1 envase individual de mermelada 15 gr
  • 1 porción individual de mantequilla 15 gr
  • 1 puñado (con la mano cerrada) de arroz o pasta pequeña 20-25 gr
  • 1 taza de café de arroz o pasta pequeña 80-100 gr
  • 2 cucharadas soperas de lentejas en crudo 20 gr
  • 3 cucharadas soperas de garbanzos en crudo 40 gr
  • 20 unidades de macarrones 15 gr
  • 1 plato hondo de verdura 200-300 gr
  • 1 pieza de fruta tamaño normal 150 gr
  • 1 vaso de vino habitual 100 gr
  • 1 patata un poco mayor que la medida de un huevo 100 gr

Full Article

Los siete Principios para Controlar la Diabetes de por Vida

La diabetes afecta a casi todas las partes del cuerpo y para cuidar bien la diabetes se requiere un equipo de proveedores de cuidados de la salud. Este equipo incluye médicos, educadores de la diabetes, enfermeras, dietistas, farmacéuticos, trabajadores de salud mental, oculistas, especialistas de cuidados para los pies (podiatras), dentistas, y trabajadores sociales. Lleve este folleto a su próxima visita al médico u otro miembro del equipo de cuidados de la salud para hablar sobre su plan de tratamiento.

¿Por qué es importante controlar la diabetes?

El cuidar de su diabetes lo ayudará a sentirse mejor y puede reducir sus probabilidades de:

  • un ataque al corazón
  • un derrame cerebral
  • enfermedades de los ojos que hasta pueden causar la ceguera
  • daño a los nervios que puede causar pérdida de sensación o dolor en las manos, pies, piernas u otras partes del cuerpo y causar complicaciones como una amputación o la disfunción eréctil (impotencia)
  • fallo de los riñones
  • enfermedades de las encías y pérdida de los dientes.

Principio 1. Aprenda todo lo que pueda sobre la diabetes

Mientras más sepa sobre la diabetes, mejor podrá colaborar con su equipo de cuidados de la salud para manejar su enfermedad y reducir su riesgo de tener complicaciones. Usted debe saber qué tipo de diabetes tiene. Si no lo sabe, pregúntele a su médico si tiene diabetes tipo 1 o tipo 2.

Diabetes tipo 1. Las personas con diabetes tipo 1 necesitan insulina todos los días. Este tipo de diabetes es menos común; antes se llamaba diabetes juvenil.

Diabetes tipo 2. La dieta y la actividad física diaria ayudan a controlar la diabetes tipo 2. La mayoría de personas con este tipo de diabetes también tienen que tomar pastillas o inyectarse insulina. La diabetes tipo 2 es muy común y antes se llamaba “diabetes del adulto”.

La diabetes siempre es una enfermedad grave. Los términos que sugieren que la diabetes no es grave, como “un poquito de diabetes”, “una diabetes leve”, y “la azúcar está un poquito alta”, no son correctos y no deberían usarse más.

Muchas personas que tienen diabetes no lo saben

Si la diabetes se detecta y se trata a tiempo es posible evitar problemas de salud más adelante. Muchas personas con diabetes tipo 2 no tienen síntomas y no saben que tienen diabetes. Algunas personas tienen un riesgo más alto de desarrollar la diabetes que otras. Las personas con alto riesgo incluyen las que:

  • son mayores de 45 años
  • tienen sobrepeso
  • tienen un miembro cercano de la familia, como un padre o hermano que tenga o que haya tenido diabetes
  • tuvieron diabetes durante el embarazo
  • tuvieron un bebé que pesó más de 9 libras al nacer
  • son afroamericanos, hispanos o latinos, americanos de origen asiático o de las Islas del Pacífico, o indígenas americanos
  • tienen presión arterial alta
  • tienen niveles altos de colesterol o de otras grasas sanguíneas anormales
  • no participan en actividades físicas

Pregúntele a su médico si usted tiene diabetes tipo 1 o tipo 2.

Si usted conoce a alguien que tiene cualquiera de los factores de riesgo para la diabetes, sugiérale que hable con su médico para hacerse una prueba para detectar la diabetes.

Principio 2. Reciba atención regular para la diabetes

Si usted tiene diabetes, es importante que:

  • visite regularmente a su equipo de cuidados de la salud.
  • compruebe que su plan de tratamiento funcione. De lo contrario, pídale a su equipo de cuidados de la salud que lo ayuden a cambiarlo.
  • pida ayuda y apoyo a su familia, amigos y colegas del trabajo cuando usted lo necesite.
  • Colabore con su equipo de cuidados de la salud para obtener la mejor ayuda posible para controlar su diabetes.
  • Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud con qué frecuencia debe hacerse los chequeos.
  • Anote la fecha y hora de su próxima visita.
  • Pídale a su médico, al personal de la clínica o de la oficina médica, o a su farmacéutico que lo ayuden a encontrar fuentes donde usted puede obtener sus alimentos, medicamentos y materiales médicos, si no los puede pagar. Es posible que usted pueda obtener Medicare u otro seguro médico que lo ayude a pagar por los materiales para la diabetes.
  • Haga una lista de preguntas y preocupaciones para que no se olvide de mencionarlas a su equipo de cuidados de la salud en su próxima visita. Utilice el Registro de Cuidados para la Diabetes al final de este folleto.

Principio 3. Aprenda a controlar la diabetes

La diabetes afecta muchas partes del cuerpo. Para mantenerse en buena salud es importante saber comer los alimentos adecuados, mantenerse físicamente activo, y tomar sus medicamentos. Use las listas que siguen a continuación para aprender más sobre cómo controlar su diabetes.

¿Participa usted activamente en el control de su diabetes?
Ud debe hablar con su equipo de cuidados de la salud sobre:

  • necesidades especiales para ayudar a controlar la diabetes
  • las maneras en que puede mejorar los niveles de glucosa o azúcar en sangre (la prueba A1C)*, la presión arterial y el colesterol
  • maneras de hacer actividad física regularmente
  • cómo dejar de fumar, si fuese necesario
  • la terapia con aspirina para prevenir problemas del corazón.
  • seguir un régimen alimenticio para controlar su diabetes
  • chequear sus pies todos los días
  • tomar sus medicamentos siguiendo las indicaciones médicas
  • chequear los niveles de glucosa en su sangre.

La prueba A1C es una medida del nivel promedio de azúcar en su sangre durante los últimos tres meses. Usted debe hacerse esta prueba por lo menos dos veces al año.

Principio 4. Cuide los factores clave de la diabetes

Una de las principales metas del tratamiento es la de cuidar los tres factores clave de la diabetes: el azúcar en la sangre (con la prueba A1C, que mide el nivel promedio de la glucosa sanguínea), la presión arterial y el colesterol. Usted puede hacer esto de varias maneras:

  • Siga el régimen alimenticio diseñado para usted.
  • Practique alguna actividad física todos los días.
  • Tome sus medicamentos siguiendo las instrucciones del médico.
  • Antes de tomar cualquier medicamento sin prescripción, vitaminas o productos hechos a base de hierbas, pregúntele a su farmacéutico cómo pueden afectar su diabetes o a los medicamentos de prescripción que toma.
  • Chequéese la glucosa sanguínea regularmente.
  • Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud cuáles son las mejores maneras de controlar su glucosa sanguínea, su presión arterial y su colesterol y sepa cuáles deberían ser sus metas.
  • Tome parte activa en fijar sus metas y establecer un plan de tratamiento para su diabetes.

Principio 5. Vigile los factores clave de la diabetes

Para reducir su riesgo de problemas causados por la diabetes como la ceguera, enfermedad de los riñones, amputación de un pie o una pierna, y muerte prematura de un ataque al corazón o derrame cerebral, usted y su equipo de cuidados de la salud tienen que vigilar los factores clave de su diabetes: la glucosa sanguínea, la presión arterial y el colesterol. Hable con su equipo de cuidados de la salud sobre cómo puede usted lograr sus metas.

  • Hágase la prueba A1C:
    Normalmente su médico le hará la prueba A1C. Esta prueba sirve para medir cómo ha controlado su glucosa sanguínea durante los últimos tres meses. Esta prueba es muy importante porque permite saber si usted está logrando un buen control de su diabetes a largo plazo. Debe hacerse esta prueba por lo menos dos veces al año.
    La meta A1C para la mayoría de personas con diabetes es menos de 7.
    Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud cuál es su A1C y mantenga un registro fechado de los resultados.
    Averígüele a su equipo de cuidados de la salud cuál debería su meta para la prueba A1C y apúntela.
  • Platique sobre lo que usted tiene que hacer para lograr su meta.
  • Chequéese usted mismo su nivel de glucosa sanguínea
    Es posible que usted mismo tenga que chequearse el nivel de glucosa sanguínea regularmente para ayudar a controlarse la diabetes. Esto le dejará saber cuál es su nivel de glucosa sanguínea al momento de hacerse la prueba. Mantenga un registro de sus resultados y muéstreselo a su equipo de cuidados de la salud.
    Algunos medidores y tiras de medición dan los resultados de la glucosa sanguínea como valores de glucosa plasmática, que son entre un 10 a un 15 por ciento más altos que los valores de la glucosa en la sangre entera. Pregúntele a su médico o farmacéutico si su medidor y tiras de medición indican los resultados en valores de sangre entera o de plasma.
    El nivel meta de la glucosa sanguínea para la mayoría de las personas que utilizan los valores para la sangre entera está entre 80 y 120 antes de las comidas y entre 100 y 140 antes de acostarse.
    El nivel meta de la glucosa sanguínea para la mayoría de las personas que utilizan los valores para el plasma está entre 90 y 130 antes de las comidas y entre 110 y 150 antes de acostarse.
    Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud cuál es la mejor manera para que usted mismo se chequee el nivel de glucosa sanguínea.
    Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud cuáles deberían ser sus metas para la glucosa sanguínea antes de las comidas, después de las comidas y antes de acostarse y anótelos.
    Pregunte qué debe hacer si el nivel de glucosa sanguínea a menudo está más alto o más bajo de donde debería estar.
    Averigüe cómo obtener los materiales o suministros que usted necesita para hacerse los exámenes. La mayoría de las compañías de seguro, incluyendo Medicare, ahora pagan por los materiales para la diabetes.
  • Sepa cuál es su presión arterial:
    La presión arterial alta hace que su corazón trabaje demasiado. Esto causa derrames cerebrales y otros problemas como la enfermedad de los riñones. Se debe chequear su presión arterial cada vez que vaya al médico. Es posible que usted mismo se la tenga que chequear.
    La meta para la presión arterial para la mayoría de las personas con diabetes es menos de 130/80.
    Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud cuál es su presión arterial y mantenga un registro fechado de los resultados.
    Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud cuál debería ser su meta para la presión arterial y anótela.
    Conversen sobre lo que usted tiene que hacer para lograr su meta.
    Pregunte si usted mismo debe tomarse la presión arterial. Si se lo tiene que hacer, averigüe cómo y cuándo hacerlo y los materiales que necesitará.
  • Sepa cuál es su colesterol:
    El LDL es el colesterol malo que se acumula en los vasos sanguíneos. Hace que los vasos sanguíneos se estrechen y se endurezcan, lo que puede causar un ataque al corazón. Su médico debe chequear su LDL por lo menos una vez al año.
    La meta para la mayoría de las personas con diabetes es de mantener el colesterol LDL por debajo de 100.
    Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud cuál debería ser la meta para su colesterol LDL y mantenga un registro de los resultados.
    Pregúntele a su equipo de cuidados de la salud qué tiene que hacer para lograr su meta.
  • Mantenga un registro de sus resultados:
    Mantener un registro de sus resultados lo ayudará a alcanzar sus objetivos. Lo ayudará a saber cuándo usted y su equipo de cuidados de la salud tienen que tomar acciones adicionales.

Principio 6. Prevenga Ud las complicaciones de la diabetes

Las personas con diabetes tienen que controlar el nivel de glucosa sanguínea, su presión arterial y su colesterol para prevenir los problemas causados por la diabetes: ataque al corazón, derrame cerebral, problemas de los ojos y de los riñones, daño a los nervios, impotencia, amputación de un pie o una pierna, enfermedad de las encías y pérdida de los dientes. A continuación le ofrecemos las actividades clave para el autocuidado que lo ayudarán a controlar su diabetes y vivir una vida larga y saludable.

Todos los días

  • Siga su régimen alimenticio para la diabetes con el tamaño correcto de porciones. Coma alimentos variados, altos en fibras y bajos en grasa y sal.
  • Manténgase activo todos los días
  • Tome los medicamentos según las indicaciones de su médico. Si tiene alguna pregunta, hable con su farmacéutico o médico sobre sus medicamentos.
  • Examínese los pies, lávelos y séquelos bien todos los días. Infórmele a su podiatra o equipo de cuidados de la salud sobre cualquier cambio en sus pies.
  • Chequéese su boca a diario para ver si tiene problemas de las encías o los dientes. Llame enseguida a su dentista si tiene problemas con sus dientes o encías.
  • Cuando sea necesario
  • Chequéese la glucosa sanguínea siguiendo las indicaciones de su médico.
  • Tómese la presión arterial de acuerdo a las instrucciones del médico.
  • Alcance un peso saludable y ¡manténgalo!
  • No fume.
  • Asegúrese de que su receta para los anteojos o lentes de contacto esté al día para que pueda ver bien. Infórmele de cualquier cambio en su visión a su equipo de cuidados de la salud.
  • Colabore con su equipo de cuidados de la salud para prevenir las complicaciones de la diabetes.

Principio 7. Visite al médico para ver si tiene alguna complicación de la diabetes

Visite a su equipo de cuidados de la salud regularmente para ver si tiene alguna de las complicaciones causadas por la diabetes. Los exámenes médicos ayudan a prevenir las complicaciones o encontrarlas más temprano cuando es más fácil controlarlas. Además de los chequeos del nivel de glucosa sanguínea, de su presión arterial y de su colesterol (vea el Principio 5), a continuación están algunos de los exámenes que usted necesitará:

  • Un examen de los pies en cada visita
  • Prueba de triglicéridos (un tipo de grasa de la sangre) cada año
  • Un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas para ver si tiene problemas en los ojos cada año
  • Un examen completo de los pies para revisar la circulación, la pérdida de sensación, ampollas o cambios en el aspecto cada año
  • Análisis de orina para verificar si tiene problemas de los riñones cada año
  • Examen dental para prevenir la enfermedad de las encías y pérdida de los dientes dos veces al año

Más información

Para más información sobre cómo controlar su diabetes, póngase en contacto con:

  • http://www.fundaciondiabetes.org/
  • F.E.D. Federación Española de Diabetes.
    La F.E.D. fue constituida en octubre de 1995. Aúna a todos los grupos, e instituciones vinculados con la diabetes y comprometidos con la mejora continua tanto en la atención como en la calidad de vida de los diabéticos.
    Las personas que tienen diabetes y son miembros de la Federación de Diabéticos Españoles (F.E.D.E.)
    Los profesionales encargados de impartir la educación diabetológica y que están asociados en la Federación Española de Asociaciones de Educadores en Diabetes (F.E.A.E.D.)
    Los profesionales dedicados al estudio y tratamiento de la diabetes y son miembros de la Sociedad Española de Diabetes (S.E.D.)
    Dirección: C/ D. Ramón de la Cruz, 88 – Oficina 1. 28 006 MADRID
    Tlfno.: 91 401 33 42
    Fax: 91 402 02 27
  • Diabetes juvenil
    http://www.diabetesjuvenil.com/
  • Federación Internacional de Diabetes o Internacional Diabetes Federation
    La I.D.F., fundada en 1950, es una organización paraguas que reúne a más de 160 asociaciones-miembro repartidas en más de 130 países de todo el mundo.
    IDF – Europa:
    1 Rue Defacqz
    1000 Bruselas – Bélgica
    Tel. ++ / 32 – 2 / 538 55 11
    Fax. ++ / 32 – 2 / 538 51 14
    E-mail: idf@idf.org
  • American Association of Diabetes Educators
    (Asociación Americana de Educadores de la Diabetes)
    1-800-TEAM-UP4 (800-832-6874)
    Web site: www.diabeteseducator.org
  • American Diabetes Association
    (Asociación Americana de la Diabetes)
    800-DIABETES (800-342-2383)
    Web site: www.diabetes.org
  • American Dietetic Association
    (Asociación Dietética Americana)
    1-800-366-1655 (en español y en inglés)
    Web site: www.eatright.org
  • American Heart Association
    (Asociación Americana del Corazón)
    800-AHA-USA1 (1-800-242-8721)
    Web site: www.americanheart.org
  • Centers for Disease Control and Prevention
    Division of Diabetes Translation
    (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    División de Traducción para la Diabetes)
    877-232-3422
    Web site: www.cdc.gov/diabetes
  • Centers for Medicare & Medicaid Services
    (Centros para Servicios de Medicare y Medicaid)
    800-MEDICARE ó (800-633-4227)
    Web site: www.medicare.gov/health/diabetes.asp
  • Juvenile Diabetes Research Foundation International
    (Fundación Internacional de Investigaciones sobre la Diabetes Juvenil)
    800-533-CURE (1-800-533-2873)
    Web site: www.jdrf.org
  • National Diabetes Education Program
    (Programa Nacional de Educación sobre la Diabetes)
    800-438-5383
    Web site: www.ndep.nih.gov
  • National Heart, Lung, and Blood Institute
    (Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre)
    301-592-8573
    Web site: www.nhlbi.nih.gov
  • National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases
    National Diabetes Information Clearinghouse
    (Instituto Nacional de Diabetes y de Enfermedades Digestivas y Renales
    Centro Nacional de Información sobre la Diabetes)
    800-860-8747 (en español y en inglés)
    Web site: www.niddk.nih.gov

¿Por qué es importante controlar la diabetes?

El cuidar de su diabetes lo ayudará a sentirse mejor y puede reducir sus probabilidades de:

  • un ataque al corazón
  • un derrame cerebral
  • enfermedades de los ojos que hasta pueden causar la ceguera
  • daño a los nervios que puede causar pérdida de sensación o dolor en las manos, pies, piernas u otras partes del cuerpo y causar complicaciones como una amputación o la disfunción eréctil (impotencia)
  • fallo de los riñones
  • enfermedades de las encías y pérdida de los dientes.

Enlaces

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.