Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Imagen corporal

Para saber más

Lizzie Velasquez es un ejemplo de superación en imagen corporal.

Definición

Es la percepción, el conocimiento y el sentir de cada persona respecto a su propio cuerpo: “Estoy gordo. Estoy flaco. Me gustaría ser más alto. Me gustaría ser más bajo, tener el pelo rizado, el pelo liso, la nariz más pequeña, los músculos más desarrollados, las piernas más largas…”

Autores como Jean Le Boulch lo define como “el conocimiento inmediato y continuo que tenemos de nuestro cuerpo, en reposo o en movimiento, en relación con sus diferentes partes y, sobre todo, en relación con el espacio y los objetos que nos rodean”.

Pierre Vayer y Louis Pick lo definen como “la organización de las sensaciones relativas al propio cuerpo, en relación con los datos del medio exterior”.

Henri Wallon indica que “es el resultado y, al mismo tiempo, requisito de una ajustada relación entre individuo y medio”.

El concepto de imagen corporal es, hoy día, muy utilizado en el ámbito de la psicología, la psiquiatría, la medicina general y la sociología. Es un concepto interesante para explicar diferentes aspectos de la personalidad como la autoestima o para explicar ciertas psicopatologías como los trastornos de la conducta alimentaria, o para explicar algunas dificultades en la integración social de los adolescentes.

Bruch (1962), en la década de los años 60 del siglo XX, proponiendo los rasgos psicopatológicos de las pacientes anoréxicas, puso de manifiesto por primera vez la importancia de una alteración de la imagen corporal en dicho trastorno, a partir de ese momento se adquirió conciencia en el mundo científico de la necesidad de saber qué es la imagen corporal y cuáles podrían ser las técnicas de evaluación para “apresarla”.

Paul Schilder en su libro The Image and Appearance of the Human Body de 1935, propone la primera definición que se realiza sin recurrir a aspectos exclusivamente neurológicos. En su definición de imagen corporal se conjugan aportaciones de la fisiología, del psicoanálisis y de la sociología, definiéndola como: “La imagen del cuerpo es la figura de nuestro propio cuerpo que formamos en nuestra mente, es decir, la forma en la cual nuestro cuerpo se nos representa a nosotros mismos”

Según Bruch, la anorexia nerviosa tiene tres características: un paralizante sentimiento de ineficacia personal, la incapacidad para reconocer la información interna proveniente del cuerpo, y en tercer lugar, una alteración de la imagen corporal. La alteración de la imagen corporal se ha considerado desde entonces como un criterio diagnóstico necesario en los TCA y así figura las sucesivas ediciones del clásico manual de diagnóstico, el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-IV) de la American Psychiatric Association (APA,1994).

Thompson, Heinberg, Altabe y Tantleff-Dunn (1998), recogen una serie de definiciones de imagen corporal y términos cercanos, como “satisfacción corporal”, “exactitud de la percepción del tamaño”,o, “satisfacción con la apariencia”.

Para diversos autores la imagen corporal que cada individuo tiene es una experiencia fundamentalmente subjetiva, que no tiene porque tener un buen correlato con la realidad.

Características del concepto de imagen corporal

  • Es un concepto multifacético.
  • La imagen corporal está interrelacionada por los sentimientos de autoconciencia.
  • La imagen corporal está socialmente determinada. Desde que se nace existen influencias sociales que matizan la autopercepción del cuerpo.
  • La imagen corporal no es fija o estática, es un concepto dinámico, que varía a lo largo de la vida en función de las propias experiencias, de las influencias sociales, de la moda.
  • La imagen corporal influye en el procesamiento de toda información: la forma de percibir el mundo, la forma de percibir a los demás, o de percibir el trabajo.
  • La imagen corporal influye en el comportamiento, y no sólo la imagen corporal consciente, sino también la preconsciente y la inconsciente.

Importancia de la autoestima y la imagen corporal

La autoestima se refiere a la medida en que nos aceptamos y valoramos y lo orgullosos que estamos de nosotros mismos. La autoestima es importante porque el hecho de sentirnos bien con nosotros mismos puede influir sobre nuestra forma de actuar. Una persona que tiene alta la autoestima hará amistades con facilidad, controlará mejor su comportamiento y disfrutará más de la vida.

La imagen corporal se refiere a cómo se siente una persona con su aspecto físico.

Para mucha gente, sobre todo durante la primera etapa de la adolescencia, la imagen corporal está íntimamente relacionada con la autoestima. Esto se debe a que, al estar dejando de ser niños para convertirse en adultos, a los adolescentes les preocupa mucho cómo los ven los demás.

¿Cómo se forma nuestra imagen corporal?

Nosotros no creamos nuestra imagen corporal solos. Las personas que nos rodean y nuestra cultura tienen una fuerte influencia en nuestra imagen corporal. Todo el tiempo recibimos mensajes positivos y negativos sobre nuestro cuerpo de la familia y los amigos, y esto comienza muy temprano en nuestras vidas. Por ejemplo, nos puede gustar el ejercicio físico y nos sentimos fuertes y capaces si nuestros padres comparten con nosotros su pasión por la actividad física. Por otro lado, podemos tener una imagen corporal negativa si nuestros padres critican nuestra apariencia.

También recibimos mensajes sobre nuestra imagen corporal de la televisión, las revistas, las películas y de otros medios de comunicación. Muchas de las creencias que tenemos sobre el aspecto que “deberían” tener las mujeres y los hombres, vienen de las modelos y celebridades que vemos en los medios de comunicación. Sin embargo, las modelos y las celebridades no se parecen a la mayoría de las personas. Por ejemplo, en promedio, las modelos tienen cuerpos muy diferentes. Pesan 23% menos que las mujeres que no son modelos.

Todo lo que debemos hacer es mirar a nuestro alrededor: los cuerpos de las personas que viven en el mundo real son distintos a los que vemos en los medios.

La imagen corporal también se ve afectada por el proceso natural del envejecimiento y por nuestra experiencia de vida. A medida que nuestros cuerpos cambian, también cambian nuestros sentimientos. Algunas etapas de la vida, como la pubertad o la menopausia y la andropausia, son momentos clave en los que la imagen corporal de una persona puede cambiar. Si las personas se han lastimado, se enferman o tienen alguna discapacidad, su imagen corporal también puede verse afectada.

Nuestro estado emocional también influye en nuestra imagen corporal. Cuando el trabajo o las relaciones se vuelven estresantes, muchas personas notan que su imagen corporal puede verse afectada

Alteraciónes en la percepción de la propia imagen corporal

Trastorno Dismórfico Corporal y para el cual existen tres criterios diagnósticos (APA, 1994):

  • Preocupación por algún defecto imaginado del aspecto físico. Cuando hay leves anomalías físicas y la preocupación del individuo es excesiva.
  • La preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  • La preocupación no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p.ej. la insatisfacción con el tamaño y la silueta corporales en la anorexia nerviosa).

Trastornos de la alimentación : anorexia y bulimia Garner y Garfinkel (1981) en una revisión sobre sistemas de evaluación de la imagen corporal en anorexia nerviosa, proponen que la alteración puede expresarse a dos niveles:

  • Una alteración perceptual, que se manifiesta en la incapacidad de las pacientes para estimar con exactitud el tamaño corporal
  • Una alteración cognitivo-afectiva hacia el cuerpo. Que se manifiesta por la presencia de emociones o pensamientos negativos por culpa de la apariencia física.

Evaluación de la Imagen Corporal

Realmente no se han propuesto técnicas que evalúen la Imagen Corporal de forma “pura”, es decir como concepto psicológico. Todas las técnicas propuestas persiguen detectar algún tipo de alteración o trastorno.

  • Alteraciones perceptivas: Se han propuesto técnicas dirigidas a evaluar el grado de distorsión o percepción del tamaño corporal, para ello se mide la figura real y la que se cree tener y se comprueba el grado de distorsión. Para obtener la figura que se cree tener se utilizan diferentes sistemas: calibres móviles, autodibujo, manipulación de imagen por fotografías, vídeo u ordenador…
  • Alteraciones de aspectos subjetivos: Son técnicas que persiguen detectar alteraciones en las emociones, pensamientos, actitudes sobre la propia imagen. Las técnicas más habituales en este campo han sido las escalas de siluetas, donde elegir las que se corresponde con la desead o cuestionarios de ítems tipo Likert.
  • Aspectos varios. En torno a la evaluación de imagen corporal, se han propuesto gran cantidad de técnicas que miden aspectos varios como por ejemplo: auto-registros de conductas, cuestionarios que exploran experiencias personales de burlas o de abuso sexual…

Esta pléyade de técnicas comenzó su desarrollo ya en la década de los 50 cuando se realizan las primeras escalas diseñadas para la autoevaluación de la apariencia subjetiva (Jourard y Secord, 1955), y ha recibido durante estas décadas una importante atención en el mundo anglosajón, donde se han publicado cientos de test.

Siendo el más conocidos el Body Attitude Test (BAT) de Probst, Vandereycken, Coppenolle y Vanderlinden (1995), es un cuestionario que evalúa un aspecto subjetivo de la imagen corporal, en concreto una alteración de las actitudes hacia el cuerpo, está avalado por buenos resultados psicométricos.

A cada pregunta se contesta en una escala que va desde 0 (nunca) a 5 (siempre).

  • Si comparo mi cuerpo con el cuerpo de personas de mi edad, me genera insatisfacción sobre el mío.
  • Mi cuerpo parece ser una cosa torpe.
  • Mis caderas parecen demasiado grandes para mí.
  • Me siento a gusto dentro de mi cuerpo.
  • Tengo un fuerte deseo de estar más delgado.
  • Creo que mis pechos son demasiado grandes.
  • Tiendo a ocultar mi cuerpo. (Por ejemplo, poniéndome ropas amplias)
  • Cuando me miro en un espejo, me encuentro insatisfecha con mi cuerpo.
  • Me es muy fácil relajarme físicamente.
  • Pienso que soy demasiado gruesa.
  • Siento mi cuerpo como una carga.
  • Mi cuerpo se me representa como si no fuera mío.
  • Algunas partes de mi cuerpo parecen que están hinchadas.
  • Mi cuerpo es una amenaza para mí.
  • La apariencia corporal es muy importante para mí.
  • El aspecto de mi vientre es como si estuviera embarazada.
  • Me siento tensa en mi cuerpo.
  • Envidio a otros por su apariencia física.
  • Hay cosas de mi cuerpo que me asustan.
  • Suelo observar mi apariencia en un espejo.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi imagen corporal?

Hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar tu imagen corporal, incluso sin cambiar su aspecto físico. Recuerda que la imagen corporal no se trata de cómo te ves, sino de cómo te sientes con respecto a tu aspecto. Algunas personas quieren cambiar la manera de cómo se sienten con respecto a sus cuerpos.

Hablar con amigos y expertos.

Muchas veces, puede ser bueno hablar con una persona de confianza, como un amigo o un familiar, sobre cómo te sientes. También puede ser útil la ayuda profesional de un terapeuta. Hablar sobre los sentimientos negativos que tienes y encontrar nuevas formas de pensar sobre tu cuerpo y tu autoestima es una buena manera de cambiar una imagen corporal negativa.

Pensar

  • Piensa en tu cuerpo de modo diferente. Presta atención a los momentos en los que te sientes mal con respecto a tu cuerpo. ¿Te has pesado hace poco? ¿Has leído alguna revista recientemente? ¿Has hablado con un amigo o familiar que tiene una opinión negativa con respecto a su cuerpo?
  • Recuerda que la salud y la apariencia son dos cosas diferentes.
  • Acepta y valora tus genes. Probablemente heredaste una gran cantidad de rasgos de tus familiares, por eso valóralos tanto como valoras a tu familia.

Hacer

  • Lleva una lista con todas tus cualidades que no están relacionadas con tu apariencia.
  • Rodéate de personas comprensivas que te hagan sentir bien contigo mismo.
  • Trata bien a tu cuerpo.
  • Prueba a meditar diez minutos diarios sobre las cosas buenas que has realizado con tu cuerpo y las que puedes realizar
  • Haz ejercicio físico diario

Bibliografía

  • APA. (1994): Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Washington D.C., American Psychiatric Association.
  • BAILE, J.I. (2002): Diseño, construcción y validación de una escala de insatisfacción corporal para adolescentes. Tesis Doctoral. Pamplona, Universidad Pública de Navarra.
  • BRUCH, H. (1962): “Perceptual and conceptual disturbances in anorexia nerviosa”. Psychosomatic Medicine, nº 24, pp. 187-194.
  • FISHER, S. (1990): “The Evolution of Psychological Concepts about de Body”. En T.F, Cash y T. Pruzinsky, Body Images. Development, Deviance and Change , pp. 3-21. New York, The Guilford Press.
  • GARNER, D.M (1998): Inventario de trastornos de la conducta alimentaria (EDI-2). Madrid, Tea Ediciones.
  • GRACIA, M., MARCÓ, M., FERNÁNDEZ, M.J. Y JUAN, J. (1999): “Autoconcepto físico, modelo estético e imagen corporal en una muestra de adolescentes”. Psiquis, nº 20, pp. 15-26.
  • KOFF, E., RIERDAN, J. Y STUBBS, M.L. (1990): “Gender, body image, and self-concept in early adolescence”. Journal of Early Adolescence, nº 10, pp. 56-68.
  • PROBST, M., VANDEREYCKEN, W., COPPENOLLE, H. Y VANDERLINDEN, J. (1995): “The Body Attitude Test for patients with an eating disorder: Psychometric characteristics of a new questionnaire”. Eating Disorders, nº 3, pp. 133-144.
  • RAICH, R. (2000): Imagen corporal. Conocer y valorar el propio cuerpo. Madrid, Ediciones Pirámide.
  • RAICH, R.M, TORRAS, J. Y FIGUERAS, M. (1996): “Estudio de la imagen corporal y su relación con el deporte en una muestra de estudiantes universitarios”. Análisis y Modificación de Conducta, nº 85, pp. 604-624.
  • RAICH, R.M., MORA, M., SOLER, A., AVILA, C., CLOS, I. Y ZAPATER, L. (1994): “Revisión de la evaluación y tratamiento del trastorno de la imagen corporal y su adaptación en una muestra de estudiantes”. Psicologemas, nº 8, Págs. 81-89.
  • RICE, F.P. (2002): Adolescencia: Desarrollo, relaciones y cultura. Madrid, Prentice Hall.
  • SCHILDER, P. (1950): The image and appearance of the human body. N. York, International Universities Press.
  • SEPÚLVEDA, A.R., BOTELLA, J. Y LEÓN, J.A. (2001): “La alteración de la imagen corporal en los trastornos de la alimentación: un meta-análisis”. Psicothema, nº 13, pp. 7-16.
  • THOMPSON, J.K., HEINBERG, L.J., ALTABE, M. Y TANTLEFF-DUNN, S. (1998): Exacting Beauty. Theory, Assessment, and Treatment of Body Image Disturbance. Washington, D.C., American Psychological Association.
  • VAZ, F.J., PEÑAS, E.V. Y RAMOS, M.I. (1999): “Body image dissatisfaction in bulimia nervosa and atypical bulimia nervosa”. German Journal of Psychiatry, nº 2, pp. 59-74.

Enlaces

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.