Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Tics

Para saber más

Nueva vía de tratamiento contra los tics del síndrome de Tourette
Una sustancia química en el cerebro podría potencialmente ser aprovechada para ayudar a los jóvenes con Síndrome de Tourette (TS, por sus siglas en inglés) a superar los tics físicos y vocales asociados con el trastorno neurológico, según revelan los autores de una nueva investigación, publicada en la revista ‘Trends in Cognitive Sciences’. Académicos de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, revisaron la evidencia reciente de que el neuroquímico conocido como ácido gamma-amin
Leer mas

Definición

Es un movimiento o vocalización de carácter involuntario, discontinuo, brusco, que puede afectar a un músculo o a grupos musculares en sus normales relaciones sinérgicas y que reproducen un gesto, vocalización o sensación, pero imperfectamente, intempestivamente, sin motivo. Varían en intensidad y severidad, y pueden ocurrir a intervalos irregulares. Se viven como irresistibles, pero pueden suspenderse durante un cierto tiempo (minutos u horas) por la voluntad. Desde un punto de vista neurológico, los tics aunque son un trastorno orgánico del SNC, no están asociados siempre a secuelas neurológicas o conductuales. Los estudios neuropsicológicos demuestran una frecuente asociación con otros problemas como la llamada “disfunción cerebral mínima” o síndrome de déficit de atención, con o sin hiperactividad.

Tienen los tics naturaleza orgánica, existiendo pocas dudas sobre los factores de tipo psicológico como posibles causantes en su génesis. No suelen presentarse anomalías estructurales en los estudios de neuroimagen.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Los tics se manifiestan con más frecuencia en los niños, pero pueden persistir hasta la vida adulta en algunos casos. Se presentan con una prevalencia de 4-24% en ambos sexos, pero es de 3 a 4 veces más frecuentemente en niños que en niñas y pueden afectar hasta una cuarta parte de todos los niños en un determinado momento. Las causas de los tics son desconocidas, pero el estrés parece incrementar la severidad de los tics ya establecidos.

Características y clasificación

Tics Transitorios comunes

Los tics de corta vida o transitorios son comunes en la niñez y pueden aparecer y desaparecer en cuestión de semanas o meses (trastorno del tic transitorio). Estos tics frecuentemente involucran los ojos o los músculos faciales. Los tics faciales más comunes son parpadeo repetitivo de los ojos, desviación de los ojos, arrugamiento de la nariz y crispaciones de la boca. Aclararse la garganta repetidas veces o emitir sonidos guturales profundos o gruñidos pueden también considerarse tics.

  • Aparecen durante la infancia o preadolescencia (4-9 años)
  • Tics simples motores habitualmente únicos
  • Localización en cabeza y hombros
  • Poco fluctuantes
  • Duración inferior a un año y superior a un mes
  • Posibilidad de supresión voluntaria transitoria (minutos/horas)

Tics motores crónicos

  • Aparecen durante la infancia o preadolescencia (4-9 años)
  • No mas de tres tics motores
  • Si hay tics vocales suelen ser simples
  • Intensidad variable durante semanas o meses
  • Mas de un año de evolución.
  • Posibilidad de supresión voluntaria (minutos/horas)

Tics Motores múltiples crónicos

  • Aparecen durante la infancia o adolescencia (4-13 años)
  • Tics motores múltiples, fluctuantes
  • Duración superior a un año
  • Aumentos y disminuciones espontáneas en las dos terceras partes de los casos
  • Posibilidad de supresión voluntaria (minutos/horas)

Síndrome de Gilles de la Tourette

Es un trastorno neurológico donde el paciente tiene tanto tics motores como vocales. Los médicos y científicos no conocen la causa exacta de este síndrome, aunque algunas investigaciones sugieren la existencia de un problema en el modo en que se comunican los nervios dentro del cerebro. Un desequilibrio en los neurotransmisores (las sustancias químicas cerebrales encargadas de trasmitir las señales nerviosas entre neuronas) puede desempeñar un papel en este síndrome.

El síndrome de Gilles de la Tourette no es contagioso. No te lo puede “pegar” ninguna persona que lo padezca. Los estudios sugieren que este síndrome es de origen genético, lo que significa que es el resultado de un cambio o mutación en los genes heredados (transmitidos por los progenitores) o que ocurre durante el desarrollo fetal (dentro del vientre materno).

Las personas afectadas por este síndrome generalmente tienen los primeros síntomas durante la infancia o la adolescencia. El síndrome de Gilles de la Tourette afecta a personas de todas las razas y orígenes, aunque abunda más en el sexo masculino. Los tics son movimientos o sonidos súbitos y repetitivos que realizan algunas personas, aparentemente sin darse cuenta. De hecho, los tics son más frecuentes en los adolescentes de lo que tu crees. Tal vez conozcas a alguien que tiene un tic motor (movimientos súbitos, aparentemente incontrolables, como parpadear de forma exagerada) o un tic vocal (como carraspear de forma frecuente y repetida).

  • Aparece entre los 1 y 17 años (media 6,7)
  • Tics motores múltiples
  • Tics somatosensitivo-afectivos
  • Uno o mas tics vocales
  • Fluctuantes em número
  • Impulsiones em 1/5 de los casos
  • Irreprimibles pero temporalmente frenables
  • Con frecuencia el paciente se siente invalidado socialmente

Síntomas

  • Movimientos involuntarios arrítmicos recurrentes
  • Los pacientes experimentan una abrumadora urgencia interior de hacer el movimiento. Los movimientos son casi siempre breves y espasmódicos e incluyen los siguientes:
  • parpadeo
  • levantamiento de cejas
  • aleteo nasal
  • desviación de los ojos
  • arrugamiento de la nariz
  • crispaciones de la boca
  • muecas faciales
  • gestos mixtos
  • abrir la boca
  • sacar la lengua
  • encoger los hombros
  • mover las manos de forma espasmódica
  • apretar los puños
  • patear, dar patadas
  • encoger los dedos
  • También se pueden presentar vocalizaciones como gruñidos, aclaración de la garganta, chillidos, resoplidos, chasqueos, silbidos o gemidos.

Signos y exámenes

El diagnóstico de un tic se hace generalmente por un médico durante el examen físico y no se requieren exámenes especiales. Excepcionalmente, una persona puede requerir un EEG para descartar convulsiones o una actividad tipo convulsión.

Tratamiento

  • Los tics transitorios de la niñez no se tratan, ya que llamar la atención del niño sobre un tic puede aumentar su severidad o demorar su desaparición. Por el contrario, un medio ambiente sin estrés puede ayudar tanto a disminuir la frecuencia de un tic como a acelerar su desaparición.
  • Desde un punto de vista psicológico es bueno fomentar al mismo tiempo la tranquilidad y la seguridad del niño y centrar su atención en muy diversas actividades.
  • Los expertos recomiendan a la familia no prestar atención a los tics al comienzo, debido a que una atención indeseada puede hacer que el tic empeore. Si los tics son tan importantes que causan problemas en el desempeño escolar o laboral, entonces se recomienda la utilización de técnicas de comportamiento y se puede considerar la posibilidad de administrar medicamentos.
  • Si los tics provocan algún tipo de incapacidad, se recomiendan la visita médica.
  • Siempre se debe buscar asistencia médica si los tics son severos, afectan múltiples grupos musculares o son persistentes.

Asociaciones

  • Asociación Española de Pacientes con TICs y Síndrome de Tourette.
    C/Cea Bermúdez,
    14 A – 6º nº1 28003 Madrid
    http://www.ampastta.org/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.