Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Rebelde sin límites

La madre de un chico de 13 años nos escribe pidiendo pautas de comportamiento para su hijo que no tiene límites en su rebeldía

Nuestra propuesta de modificar el comportamiento de su hijo por medio de una nueva forma de comunicación gestual afectiva es especialmente indicada para su caso. Es Usted quien debe darle abrazos inesperados a su hijo. Sorpresivos. Diarios.

Y poco a poco semana tras semana notará cómo su hijo se vuelve más dócil y afectivo.

El que estén separados Usted y su marido, y que su hijo quiera ver más a su papá, es posiblemente otra causa para que el chico se sienta descontento y rebelde. Si no se puede arreglar para que su hijo vea un poco más a su papá, explíqueselo con calma y claridad las causas y motivos.

No es por su culpa, Usted intenta hacer lo mejor para su hijo, para su educación y crianza. Dígaselo con claridad y ternura.

Usted quiere ser la mejor madre del mundo, a su hijo le corresponde devolver ese amor y dedicación con un buen comportamiento.

Escriba con su hijo delante en qué consiste el “buen comportamiento”. Ponga límites a sus horarios, imponga trabajos a realizar en casa y en la escuela y junto con su hijo platee premios y castigos. Con su hijo tiene que llegar a un acuerdo sobre los límites de su comportamiento en casa y en el colegio.

Usted como madre responsable debe establecer las normas y los límites sobre lo que es de obligado cumplimiento para su hijo: su salud, su educación y la convivencia conforman el primer escalón.

La salud comprende: normas de seguridad, normas de alimentación y normas de aseo personal La educación comprende: normas de obediencia en cumplimiento de horarios y tareas escolares, en ayuda en el hogar (recoger juguetes, ordenar ropa…) en visionado de pantallas (TV, computadora, celular; siempre por debajo de dos horas diarias…), en asistencia y puntualidad al centro escolar.

La convivencia comprende: normas de afecto entre Usted y él (darse un beso y un abrazo al levantarse y acostarse, al salir a la calle, al irse y volver a la escuela…), normas de tratamiento en la escuela con los profesores y normas de tratamiento con amigos y familiares.

  1. Que su hijo se porta bien y cumple las normas, premio. ¿Qué premio? La “atención” inmediata seguida de un abrazo instantáneo, sobre la marcha, justo después de haber obedecido o ayudado en casa. Un abrazo es el mejor premio y al tiempo le dices una frase alentadora tipo: “lo has hecho muy bien”; “cuanto me alegro por tu buen comportamiento”; “Eres genial¡, que bien te portas…” . Pero también puede ser salir juntos al cine; al museo; ir a un concierto; hacer una excursión juntos…
  2. Que su hijo se porta mal: castigo. ¿Qué tipo de castigo? “la desatención” : no hacerle caso en cinco o diez minutos. O sin televisión una tarde. O sin celular un día. O sin salir de casa dos días… Usted: No le habla, no le mira, no le escucha en un rato largo… Y después le reprende suavemente y con argumentos tipo:

” que pena que te portes tan mal, con lo bien que tu sabes hacerlo…”; “me gustaría tanto que la próxima vez obedezcas y cumplas bien, como tú sabes…”; “hacer las cosas bien es la forma de agradar en la vida a los demás, y tu sabes cómo conseguirlo”…

Apliquése ahora que aún está a tiempo. Piense en cuando tenga 16 años. No deje pasar un solo acto positivo sin premio, sin abrazo sin frase cariñosa i Ni deje pasar una sola falta, una sola muestra de violencia, sin castigo.

Mucha perseverancia, mucho amor manifestado en abrazos, y algo de paciencia cuando las cosas no vayan tan bien como Usted quisiera.

¿Y tú que opinas?

Por favor, incluye http://

 

Tu email no se publicará. La foto de tus comentarios usa Gravatar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.