Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Agresividad con 10 años

Una hermana nos pregunta sobre medidas para evitar la agresividad de su hermanos menor de 10 años de edad

El problema de la agresividad infantil es una de las alteraciones de conducta que más preocupan a padres y maestros junto con la desobediencia.
Un correcto diagnóstico mejora siempre una conducta anómala que habitualmente suele predecir otras patologías psicológicas en la edad adulta. Un comportamiento excesivamente agresivo en la infancia si no se corrige derivará probablemente en fracaso escolar y en conducta antisocial durante la adolescencia. Nuestro primer consejo, siempre, es acudir al médico.
Ya lo han hecho y la medicina no es suficiente terapia para cambiar el comportamiento agresivo, entonces deberían empezar a poner límites a la conducta de su hermano con premios y castigos apropiados a su edad.
Los padres y maestros deben establecer las normas y los límites sobre lo que es de obligado cumplimiento para el niño: su salud, su educación y la convivencia conforman el primer escalón.
* La salud comprende: normas de seguridad, normas de alimentación (se come lo que hay en el plato masticando bien…) y normas de conducta (horas de sueño, horas de estudio, horas de ayuda familiar, horas de juego..)
* La educación comprende: normas de obediencia en cumplimiento de horarios, en ayuda en el hogar (recoger juguetes, ordenar ropa…) en visionado de Televisión (siempre por debajo de UNA hora diaria…), en asistencia y puntualidad al centro escolar.
* La convivencia comprende: normas de afecto entre los miembros de la familia (darse un beso y un abrazo al levantarse y acostarse, irse y volver a la escuela…), así como las normas de tratamiento entre los miembros de la familia y en la escuela con los profesores.
Como hermana ocupada en la buena crianza del chico le recomendamos que aproveche bien esta edad: piense en cuando tenga 15 años, y siente las bases de una buena educación, este es el momento de empezar a hablar de “portarse bien”. Y es el momento de establecer premios y castigos.
Que el niño se porta bien, premio. Que premio? La “atención” y un beso o un abrazo instantáneo, sobre la marcha justo después de haberse controlado, obedecido y ayudado este es el mejor premio para un chico de 10 años junto con una frase alentadora tipo: “lo has hecho muy bien”; “cuanto me alegro por tu buen comportamiento”; “Eres genial¡”; ” que bien te portas…”. Y pone una estrella roja en el poster de comportamiento. Cuando tenga diez estrellas rojas se va al cine con su hermano. O de excursión. O de compras…
Que el chico se porta mal: castigo. Qué tipo de castigo? En primer lugar “la desatención” : no hacerle caso en quince minutos. Se vuelven de espaldas y siguen haciendo sus tareas. No le hablan, no le miran, no le escuchan… en veinte minutos. Y después de reprenderle con argumentos tipo ” que pena que te portes tan mal, con lo bien que tu sabes hacerlo…”; “me gustaría mucho que la próxima vez obedezcas y cumplas bien, como tú sabes…”; “hacer las cosas bien es la forma de agradar en la vida a los demás, y tu sabes cómo conseguirlo”, le pone una estrella negra en el poster de comportamiento.
Con diez estrellas negras el chico se queda sin pantallas, ninguna, ni televisión, ni celular, ni computadora…en una tarde, o un día, o toda la semana.
La familia tiene que fijar los límites de comportamiento en un cartel visible: lo que se DEBE hacer y lo que está PROHIBIDO hacer. Imponerlos con premios y castigos, sin violencia ni rigidez, pero sí con firmeza y coherencia. Y sobre todo con perseverancia.

¿Y tú que opinas?

Por favor, incluye http://

 

Tu email no se publicará. La foto de tus comentarios usa Gravatar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.