Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Conferencias

Abre la ventana al mundo (informática para familias)

La percepción de los jóvenes ante la discapacidad.La ayuda al discapacitado supone el bienestar moral del adolescente: en un 73% dicen “sentirse bien” cuando así actúan. Y al preguntarles ¿por qué?, responden en un 83,6%; “tengo conciencia de hacer el bien”.

Es una encuesta sobre percepciones escolares entre alumnos de 14 y 16 años, realizada por la Fundación Belén, en colaboración con el Instituto de la Juventud, la Obra Social Caja Madrid y la Dirección General de Promoción Educativa de la Comunidad de Madrid. Nuestro objetivo final es hacer llegar a la sociedad las ventajas que la integración ofrece -no sólo a los discapacitados- sino también y sobre todo a sus otros compañeros de clase.

Han pasado 15 años desde que los discapacitados comenzaron a estudiar en los colegios e institutos de integración, amparados por el Real Decreto 334/1985. Pero no basta la ley para facilitar la integración. Es preciso que la sociedad interprete esta integración como un enriquecimiento bidireccional y mutuo, para que sea efectivo y justo.

Casi el 30% del total de encuestados tiene algún compañero con necesidades especiales.

Más del 80% afirma haber pensado en la discapacidad por informaciones recibidas en los medios de comunicación. Los padres son los principales informantes sobre la discapacidad con un 38%; los profesores informan un 22%, pero cuando en la familia hay algún discapacitado el papel informante de los padres se eleva a un 45% y el de los profesores desciende al 14%.

Algo más del cincuenta por ciento de los chicos mantienen algún tipo de relación con personas discapacitadas, de estos, el 51% juegan con ellos en sus casas; el 60% salen con ellos a la calle; el 67% juega a lo que el discapacitado propone y el 74% juega a lo que el discapacitado puede hacer.

El 38% de los alumnos describe al discapacitado como una persona normal, con ciertas limitaciones; un 22% lo describe como una persona con una vida dura, difícil (distinto de los demás y con problemas de expresión, movilidad y menos posibilidades que el resto); el 15% lo describe como una persona triste, con problemas y apartada de la sociedad.

El 52% de los encuestados no sabe expresar lo que siente al pensar en una persona discapacitada; al 40% ese pensamiento le hace sufrir; el 32% trata de no pensar en ella y el 29% se siente incómoda. Cuando el encuestado tiene familiares discapacitados en un 49% no sabe expresar sus sentimientos cuando piensan en ellos; a un 47% les hace sufrir; el 20% trata de no pensar en ellos y el 27% siente incomodidad. Y el 56% está muy de acuerdo en que uno mismo pueda llegar a ser un discapacitado. El 90% de los encuestados dice que el trato con los discapacitados les sirve para saber que hay gente que necesita ayuda.

En relación a la integración sólo el 21% dice haber recibido algún tipo de información; de ellos el 38% afirman que lo que les han explicado por integración es convivir con respeto, no discriminar, compartir; al 29% le han dicho que la integración es la forma de ayuda a alguien y al 10% le han informado que son formas de vida y costumbres distintas.

Un 49% entiende por integración entrar en un grupo de amigos o asociación para adaptarse y compartir, así como ayudar a una persona. El 29% entiende la integración como una ayuda a alumnos con discapacidades, un programa especial para discapacitados. El 7% entiende por integración aceptar en tu vida y en tu grupo a alguien distinto. Cuando el encuestado tiene familiares discapacitados lo que entiende por integración en un 37% es entrar en un grupo de amigos o asociación para adaptarse y compartir, así como ayudar a una persona.

La principal ventaja a la integración para el 40% es “un tipo de ayuda que mejora a quien lo necesita”, pues se les integra socialmente. Un 25% piensa como desventaja que puedan los discapacitados sentirse heridos, marginados. En la misma proporción proponen los centros especiales para discapacitados como alternativa escolar a la integración.

El 81% de los encuestados no son socios ni participan en actividades de apoyo a discapacitados; el 9% sí participa en algún tipo de actividad en apoyo a discapacitados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.