Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Calambres

Definición

Se conoce como calambre a una contracción súbita, involuntaria y dolorosa de un músculo esquelético, manifestada por endurecimiento visible y palpable de éste. La contracción abarca parte o la totalidad de un músculo, y en general su duración va desde segundos hasta pocos minutos.

En el proceso de contracción muscular una célula del asta anterior estimula simultáneamente muchas fibras musculares. Los esfuerzos voluntarios para contraer más intensamente el músculo llevan al aumento de la frecuencia de los potenciales de acción muscular, debido a hiper-actividad de cada motoneurona, lo cual facilita la producción de un calambre. Este evento, eléctricamente activo es frecuentemente precedido por contracciones repetitivas de unidades motoras aisladas.

Basados en múltiples observaciones clínicas y electromiográficas se ha establecido científicamente que los calambres son de origen neural

Tipos de calambres

Calambres Ordinarios

Es la forma más frecuente y en general ocurre en personas sanas y durante el reposo, rara vez después de realizar un esfuerzo trivial; son frecuentemente nocturnos, asimétricos y afectan principalmente al músculo gastrocnemio y pequeños músculos de la planta del pie, causando flexión plantar de pie y dedos. Afectan con mayor frecuencia a personas de edad avanzada. Los calambres ordinarios no tienen alteración hidro-electrolítica. Su frecuencia puede llegar a ser hasta un 95% de todos los calambres musculares.

Los calambres ordinarios tienen inicio explosivo en un músculo que está en su posición de mayor acortamiento y que se contrae voluntariamente. Esto explica la susceptibilidad de los nadadores a tener calambres de pantorrilla, ya que al patalear con el pie en punta se contrae el acortado gastrocnemio. La intensidad del calambre no se relaciona con la intensidad del esfuerzo realizado. Puede ser precedido y a veces finalizar con fasciculaciones que aumentan y disminuyen independientemente en diferentes partes del músculo.

Los calambres ordinarios ceden cuando el músculo contraído es pasivamente alargado, quedando éste generalmente dolorido, a veces inflamado y puede variar los niveles enzimáticos.

Calambres por enfermedades

Pueden ocurrir calambres y fasciculaciones en algunas patologías de motoneurona inferior, incluyendo esclerosis lateral amiotrófica, polineuropatía con daño de motoneurona, poliomielitis recuperada, comprensión de raíz nerviosa y muy rara vez por daño de nervio periférico (generalmente secundario a neuropatía urémica). La debilidad y atrofia muscular, que son signos de denervación, distinguen estos calambres de los ordinarios.

Calambres por hemodialisis

Son una complicación frecuente de la hemodiálisis y motivo de incumplimiento de las sesiones por parte de algunos pacientes. Generalmente ocurren en extremidades inferiores y al final de la diálisis; algunas veces preceden a la hipotensión y están asociados con altos niveles de ultrafiltración y gran pérdida de peso durante la diálisis.

La inyección de dextrosa hipertónica o solución salina hipertónica alivia inmediatamente. El uso de dializado con alto contenido de sodio previene este tipo de calambres.

Calambres por calor

Este tipo de calambres están descritos desde 1878. Las personas que sufren calambres por calor desarrollan en general un trabajo muscular duro y a gran temperatura ambiental, transpiran profusamente y no reemplazan su pérdida de fluidos. Los músculos afectados son los más usados (mano, hombro, etc.) suceden una o dos horas después de terminado el trabajo pero pueden suceder hasta 18 horas después de finalizado el trabajo, mientras el paciente descansa o toma una ducha fría. Estos calambres suelen ser muy dolorosos, pudiendo repetirse con frecuencia decreciente después de algunos minutos hasta por algunos días.

La adaptación al ambiente de calor baja la frecuencia de la enfermedad.

La sal alivia el calambre mientras la dextrosa hipertónica no es efectiva.

Calambres por alteraciones hidroelectrolíticas

  • Hiponatremia: Las manifestaciones neurológicas de la hiponatremia incluyen alteración de funciones mentales, convulsiones, debilidad y calambres.
  • Hipoglicemia: Causa calambres en las extremidades; el diagnóstico no es difícil por el cuadro acompañante.
  • Causas menos frecuentes de calambres son la depleción de Calcio y Magnesio entre otras.

Calambres inducidos por drogas

Se han descrito calambres como consecuencia del uso de innumerables drogas entre ellas:

  • Beta agonistas: Se desconoce si los calambres resultan de la estimulación de los mismos receptores periféricos que causan temblor, que es un efecto colateral más frecuente.
  • Alcohol: En un estudio se encontró que severos calambres generalizados y debilidad siguieron a ingesta intensa de alcohol. Esto ha sido asociado a deficiencia de miofosforilasa, alteración que se revierte con la abstinencia

Causas menos frecuentes de calambres

  • Síndrome de Isaac (neuromiotonía): Hay debilidad, calambres y fasciculaciones. Se debe a hiperactividad del nervio periférico motor.
  • Mordedura por araña “viuda negra”. Se sospecha por antecedente de mordedura y gran compromiso sistémico (dolor abdominal, cefalea, etc.).
  • En crisis de hipertemia maligna se describen calambres masivos o aislados, que luego ceden.

Diagnóstico

En el diagnóstico de los calambres musculares son de utilidad algunos estudios como:

  • Medición de parámetros metábolicos: Glucosa, Sodio, Potasio, Magnesio y Calcio.
  • Electromiografía: La EMG entre los episodios de calambres es característicamente normal. Durante el calambre se pesquisan al inicio fasciculaciones en varias partes del músculo, que progresan a potenciales de acción de alta amplitud y frecuencia (200 a 300/segundo), mucho más alto que durante una contracción normal.
    Clínicamente las contracciones parecen confinadas a un sólo músculo, pero no se ha obtenido registro EMG simultáneo de músculos adyacentes.
  • Biopsia Muscular: En los calambres la biopsia generalmente es normal, salvo ocasionales hallazgos sutiles e inespecifícos de agregados tubulares de retículo sarcoplásmico densamente acumulados.
    El significado de estos agregados es incierto, porque se encuentran en una gran variedad de enfermedades, muchas de las cuales no se caracterizan por calambres .

Tratamiento

El tratamiento de los diferentes tipos de calambres es aún discutible. Se han probado un sinnúmero de medidas, algunas de ellas anecdóticas. Se han realizado múltiples estudios, entre ellos muchos dedicados a ver la eficacia de la quinina.

Existen cinco estudios doble ciego con placebo para el uso de quinina en calambres, tres de ellos mostraron su efectividad y 2 fallaron en demostrarla. Por otro lado, aunque los estudios positivos tienen escaso número de pacientes, la quinina sigue siendo la droga más recomendada para los calambres.

Los niveles más altos de quinina ocurren 1 a 2 horas después de la ingesta oral y se metaboliza en el hígado. Su vida media de eliminación varía de 10 a 25 horas, siendo mayor en ancianos en terapia de mantención.

Otras medicinas

  • Fenitoína-Carbamazepina (agentes estabilizantes de membrana), son útiles, sobre todo para Calambres diurnos, es decir anticonvulsivantes genéricos.

Existen varias medicinas de uso tópico.

Pero el tratamiento universalmente demostrado como útil es el alargamiento muscular pasivo, que alivia los calambres agudos (en futbolistas). Dados estos hallazgos algunos autores sugieren que ejercicios de estiramiento podrían ayudar a prevenirlos.

Los pasos a seguir frente a la presencia de calambres son:

  • Determinar si los calambres ocurren en reposo o post ejercicio.
  • Buscar alteración en examen neurológico y sistema vascular.
  • Determinar si existe un agente provocador decalambres: diálisis, drogas, calor, etc.
  • Buscar posible alteración hidroeléctrica.
  • Tratar sintomáticamente cuando los calambres son muy frecuentes, ocurren en reposo, el examen neurológico es normal y no hay hallazgos que apoyen una alteración bioquímica.
  • Considerar una mas extensa evaluación médica con EMG u otros exámenes complementarios si los calambres ocurren con el ejercicio o si existen anormalidades en el examen neurológio.
  • Si se sospecha de una enfermedad neuromuscular , en algunos casos hay que realizar una biopsia muscular apoyados por histoquímica y microscopía electrónica.
  • Si se opta por el tratamiento profiláctico de los calambres, la droga que se recomienda en la mayor parte de los estudios, es la Quinina, a pesar de que su uso aún es controvertido. Se aconseja sobre todo en caso de calambres muy severos y frecuentes, tomando en cuenta que puede ocasionar, aunque muy esporádicamente efectos tóxicos.

Bibliografía

  • Adams R., Víctor M., Principies of Neurology. 4a. edición. Mc Graw-Hill International Editions, New York, 1989.
  • Baldissera F., etal.Cramps: A sign de motoneurone “bistability in a human patient. Neuroscience Letter 5, 133:303-306, 1991.
  • Bateman D., et al. Stiffman syndrome: A rare paraneoplastic disorder?.Journal of Neurology,Neurosusgery and Psychiatric (6) 53:695-696, 1990.
  • Bertolas L., et al. The influence of muscular lengtening on cramps. Annals of Neurology 33:176-180, 1993.
  • Brooke Michael. Abnormal muscle acivity: A clinician’s vien of Neuromuscular Diseases. The Williams and Wilkins Company, Baltimore, USA, 1978.
  • Carpenter S., Karpati G. Cramps, Pathology of Skeletal Muscle.Churchill Livingstone Inc.USA,1984.
  • Dyck P. ThomasP.,Lambert E., Burge R., Peripheral neuropathy. Vol.II, 2a. Ed.W.B. Saunders Company, USA,1984. pp’ 1525-1528.
  • Eaton John. Is this really a muscle cramp? Post Graduate Medicine (3) 86:227-232, 1989.
  • Felice K, et al. McArdle’s diseasewith late-onset symptoms: Case report ans review of literature. Journal of Neurology. Neurosurgery and Psychiatry 55:407-408, 1992
  • Hedberg K.et al. Eosinophilia-Myalgia syndrome. Arch of Intern Med 152: 1889-1892, 1992.
  • Layzer R.B. Muscle pain, cramps and fatigue. In:Engel A., Banker B. Myology. Mc.Graw Hill International Book Co.,New York.p. 1907-1992, 1986.
  • Layzer R.B. Diagnosis of neuromuscular disorders. Neuromuscular Manifestations of Systeic Disease. F.A. Davis Co. USA. 1985.
  • Mc Grec S. Muscle cramps. Arch of intern Med 150:511-518, 1990.
  • Puniani T., Bertorin T., Cocainide therapy in muscle. Cramps due to neuromuscular disease. Mscle & Nerve 14: 28-285, 1991.
  • Sidorov J.Qunine sulfate for leg cramps: Does it work? J. A. Geritr. Soc.51(41): 498-500,1993.
  • Simon . et al. Treatment of nocturnal leg crampsArch of InternMed 152: 18771880, 1992.
  • Sirha S., et al. Autoinmune aetiology for acquired neuromyotonia (Issac’s syndrome).The Lancet 338:75-77, 1991
  • Tahmoush A., et al. Cramp-Fasciculation syndrome: treatable hyperexcitable peripheral nerve disorder. Neurology 41: 1021-1024, 1991.
  • Verdru P., et al. Cramp fasciculation syndrome (in Letters to the Editor). Neurology 42:1846-1847, 1992.-

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.