Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Cómo mejorar los hábitos de vestirse y asearse

Hacia los dos años de edad, la mayoría de los niños empiezan a mostrar cierto interés en vestirse solos. Pueden hacer simples cosas como quitarse los calcetines o el abrigo. Conforme los niños crecen, pueden hacer más y más cosas para vestirse solos. A los cinco años de edad, la mayoría de los niños pueden vestirse completamente solos excepto amarrarse los cordones de los zapatos.

Algunos niños duran mas de lo necesario para vestirse. Esto no incluye los niños que no han adquirido la habilidad necesaria para vestirse completamente y sin ayuda. Algunos de ellos se entretienen por otras razones. Esto puede frustrar a los padres, especialmente cuando los niños que se tardan mucho en vestirse trastornan la rutina del resto de la casa. A continuación hay algunas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos a desarrollar buenos hábitos para vestirse.

Prevención del Problema

La manera más efectiva en que los padres pueden lidiar con problemas de vestirse es tomar pasos para prevenirlos. Los padres deben empezar temprano, enseñando buenos hábitos tan pronto como los niños muestran interés en vestirse solos. A continuación se ofrecen algunos consejos:

  • Ofrezca apoyo y aliento. Los padres deben recompensar a sus hijos con elogios cuando muestran buenos hábitos para vestirse. Los elogios deben ser específicos para ser efectivos. Por ejemplo, ¡”Te pusiste los pantalones tú solo. Qué bién! Los elogios son muy buenos para motivar a los niños. Los padres deben también ayudar a sus hijos a dominar la habilidad de vestirse, pero deben asegurarse que los niños tomen la iniciativa. No deben apurarlos o pueden terminar quitándoles el interés que muetran en vestirse solos.
  • Ponga buén ejemplo. No espere que sus hijos estén listos en la mañana si Ud. no lo está. Los niños aprenden observando a sus padres. Los padres deben tratar de establecer una rutina en la mañana y apegarse a ella.
  • Observe a sus niños periódicamente mientras se visten y deles apoyo y aliento. Los padres no deben esperar hasta que los niños estén completamente vestidos para elogiarlos.
  • Permita tiempo suficiente para que los niños se preparen. A los niños les toma más tiempo para vestirse que a los adultos. Los padres deben asegurarse de que sus niños tengan tiempo suficiente. No esté esperanzado a que los niños se puedan apresurar.
  • Prepare la ropa de los niños la noche anterior. Esto ahorrará mucho tiempo a padres e hijos cada mañana.
  • Proporcione ropa fácil de ponerse. Muchos niños tienen dificultad con botones, broches, o ganchos. La ropa que se puede poner y quitar sin dificultad, hará el vestirse más fácil para los niños.
  • Permita que los niños decidan lo que van a vestir. Los padres pueden poner un límite de dos o tres trajes que sean aceptables. Pueden decir por ejemplo,”¿Te gustaría ponerte el vestido azul o el rojo?
  • Haga que el vestirse sea divertido. Desde ún principio, cuando los niños aún están chicos, los padres deben tratar de que ellos se diviertan cuando se visten. En lugar de covertir el vestirse en una tarea y tratar de terminarla en cuanto se pueda, los padres pueden ver esto como una ocasión especial. Pueden cantar, platicar, y jugar con sus hijos, etc.
  • No apresure o fastidie a los niños. Recuerde, los niños duran más en vestirse que los adultos. Los niños que son apresurados o fastidiados se pueden frustrar rápidamente y pueden resistirse a cooperar. Si es claro que los niños están perdiendo el tiempo, es mejor que los padres no digan nada y dejar que los niños sufran las concecuencias por tardarse. De esta manera aprenderán que ellos son responsables por vertirse a tiempo cada mañana.
  • Trate de vestirse simultaneamente. Esto significa que los padres se vistan al mismo tiempo que sus hijos. Vistiéndose al mismo tiempo permite que los padres muestren a sus hijos como ponerse la camisa, los pantalones, etc.
  • Practique. Los padres deben practicar nuevos hábitos de vestirse con sus hijos (por ejemplo, atarse los cordones de los zapatos) cuando no hay prisa.

Resolviendo el Problema

Algunos niños se entretienen y pierden tiempo aunque los padres traten de evitarlo. Cuando esto sucede, hay pasos a seguir para reducir el problema una vez que há ocurrido.

  • Establezca una rutina diaria. Por lo general es mejor que la primera actividad del día sea vestirse. Ninguna otra actividad debe permitirse hasta que los niños estén completamente vestidos. Ejemplo: 7:00 a.m. – Levantarse, asearse, y vestirse. Permita cuando menos 20-30 min. para vestirse. 7:30 – Desayuno. 7:45 – A la escuela o a la guardería. Si los niños terminan de vestirse antes del desayuno se les puede permitir hacer algo divertido, como un juego o mirar la televisión. Lo mismo si terminan su desayuno antes de la hora de irse a la escuela o a la guardería. Es importante que los padres se adhieran con consistencia a esta rutina. Los padres deben partir para la escuela a la hora establecida sin importar si los niños hán terminado de desayunar.
  • Los niños deben vestirse en sus cuartos, y no se les debe permitir salir de sus recámaras hasta que estén completamente vestidos.
  • Juegue a ganarle al reloj. Cuando los niños despiertan en la mañana, los padres pueden marcar el reloj por 20-30 minutos – o cuanto tiempo hayan determinado para que sus niños se vistan. Luego pueden desafiar a sus niños a vestirse antes que la alarma del reloj suene. Los padres pueden mantener una gráfica para el progreso de los niños, permitiéndoles que pongan una estrella o algo similar en la gráfica cada vez que terminan de vestirse antes de tiempo. Los padres deben ayudar a sus hijos a ponerse metas semanales (por ejemplo, ganarle al reloj dos de cinco dias por semana), y darles algún tipo de premio (por ejemplo, una paseo al parque) si consiguen su meta.
  • Requiera que los niños estén vestidos antes de sentarse al desayuno. Así, si no están listos a tiempo, la concecuencia lógica sería no desayunar. Puede parecer severo mandar a los niños a la escuela sin desayunar. Sin embargo, esto se deberá hacer sólamente una o dos veces, pues los niños entenderán que deben vestirse a tiempo si no quieren sufrir las concecuencias.
  • Deje que sus hijos sufran las concecuencias lógicas de sus acciones. Si los niños pierden tiempo y como resultado corren el riesgo de llegar tarde a la escuela, los padres no deben intervenir. Deben dejar que sus hijos sufran las concecuencias por llegar tarde a clase, quizás tengan que quedarse después de clases, y/o perderse alguna tarea. A los niños no les gusta llegar tarde. Ni les gusta perderse de nada. Una vez que han sufrido las concecuencias por su conducta, aprenden rápido la relación entre vestirse a tiempo y llegar a la escuela a tiempo.

Finalmente, ya sea que los padres estén enseñando a sus hijos la forma apropiada de vestirse, o si están tratando de corregir los malos hábitos, es importante ser consistente. Los padres deben asegurarse de hacer cumplir las reglas y enforzar las rutinas cada dia, y que la disciplina sea consistente. Los padres no deberían ceder ante las demandas de los niños que se entretienen, como ayudarles de prisa a que estén listos, o permitirles que desayunen aún cuando se han tardado para el desayuno. Los padres deben permanecer calmados y no tratar de discutir con sus hijos. Con el tiempo, los niños aprenderán que su responsabilidad es vestirse por si mismos cada dia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.