Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Disciplina

Castigo; establecimiento de límites; educación de los niños

Los padres deben tener en cuenta que los niños tienden a la superactuación, son actores desde muy pequeñitos. Lo que está mal, aunque llore el niño, sigue estando mal. Es preciso tener claro los límites de lo que un niño y en cada edad debe y puede hacer.

  1. Siempre se debe considerar el nivel de desarrollo del niño al momento de establecer las reglas. Es injusto esperar más de lo que el niño puede hacer. Por ejemplo, un niño de 2 o 3 años no puede controlar el impulso de tocar los objetos, así que se recomienda retirar los objetos delicados de su alcance en vez de instruirle de no tocarlos.
  2. Establecer el castigo de acuerdo con el nivel de desarrollo del niño. Si se envía al niño que esta empezando a caminar a su cuarto durante más de 5 minutos, el niño olvidará por completo para que fue enviado, pues a esta edad su capacidad para concentrar la atención es muy corta. Ver aislamiento temporal.
  3. Ser consistente. No se deben cambiar las reglas o los castigos por casualidad. Por supuesto que los castigos cambiaran a medida que el niño crezca, así que se debe explicar al niño el porqué las reglas cambiaron.
  4. Asegurarse que todas las personas que cuidan al niño sean consistentes con la estrategia de disciplina. Si uno de ellos acepta ciertos comportamientos mientras que otro los castiga, es probable que el niño se confunda y finalmente aprenderá a jugar con los adultos con respecto a estos comportamientos.
  5. No olvidar ser el modelo clave del niño. Entre más se maneje y se controle su comportamiento, es más probable que el niño aprenda los modelos de comportamiento. Si se le dan palmadas o lo lastiman, se le está enseñando al niño que es aceptable resolver problemas con la violencia.

Como Mejorar la Disciplina

Llamamos “Tiempo de descanso” a una fórmula, bastante comprobada, para mejorar el sentido de la disciplina en los hijos. Consiste en poner a los niños en un lugar aburrido durante varios minutos cuando su comportamiento no es aceptable. “Tiempo de descanso” también significa no prestarles atención.

Muchos padres han descubierto que esta fórmula es más efectiva que gritar o amenazar a los niños para mejorar el comportamiento de sus hijos. Sirve para reducir problemas de comportamiento, por ejemplo con los berrinches. Algunos padres dicen que han usado esta fórmula y que no ha funcionado. En muchos casos, la razón por la que no ha funcionado es porque se ha usado de manera incorrecta. Es importante que esta fórmula de disciplina se use con firmeza. Basta un pequeño cambio en el procedimiento para que sea menos efectivo. Como siempre en educación la perseverancia al usar esta fórmula es fundamental.

Los padres deben asegurarse que todos los demás adultos cercanos que participan en las tareas educativas de sus hijos -sobre todo los abuelos, las canguros o baby sitters- usan la misma fórmula.

La fórmula “Tiempo de descanso” que se describe, es generalmente apropiado para niños de 18 meses a 10 años de edad.

¿Para Qué Tipos de Comportamiento se Debería Usar El “Tiempo de Descanso”?

Existen tres tipos de problemas para los cuales se debería usar este método:

  • A los niños que no obedecen las reglas de los padres, se les debe de dar tiempo de descanso. Si el niño no obedece lo que se le dice en menos de cinco segundos, se le debe de dar tiempo de descanso. Los padres nunca deben de dar órdenes que no están dispuestos a hacer cumplir. Además, los padres nunca deben de dar más de una advertencia antes de usar esta técnica. Los niños aprenden que los padres hablan en serio con la misma facilidad con la que aprenden que los padres les darán cuatro o cinco advertencias antes de que los tomen en serio. ¡Sin embargo, dando nada más una advertencia, resulta en menos frustración y menos berrinches!
  • A los niños que se portan de manera inaceptable, se les debe de dar tiempo de descanso. A los niños también se les debe de dar tiempo de descanso por cualquier comportamiento que los padres decidan que no es aceptable (ej. berrinches, golpear, morder, no obedecer las reglas de la casa.). La consistencia es muy importante, así que será necesario que los padres decidan de antemano para qué tipo de comportamiento será usado este método. Cuando los padres comiencen a usar este método, sería mejor concentrarse en uno o dos problemas de comportamiento. Conforme estos mejoran, los padres pueden agregar a su lista otros comportamientos para los cuales se utilizará esta práctica. A los niños se les debe dar tiempo de descanso cada vez que se comportan inapropiadamente.
  • A los niños se les debe dar tiempo de descanso por comportarse de manera peligrosa. Este método debería ser usado cuando los niños hacen algo peligroso.

Escogiendo Un Lugar Apropiado Para “Tiempo de Descasar”

Cuando los padres usan tiempo de descanso por primera vez, es mejor tener uno o dos lugares en la casa donde poner a los niños. A continuación se ofrece un plan para escoger un lugar donde dar tiempo de descanso.

  • Escoja un lugar alejado de juguetes, gente, televisión, radios, ventanas, o cualquier otro tipo de distracción.
  • Asegúrese de que no haya objetos cercanos que puedan ser quebrados.
  • Es mejor que los niños se sienten en una silla cuando se les da descanso. La silla debe ser tipo cocina, de respaldo erguido en lugar de una silla más cómoda o algún otro mueble costoso. Se prefieren sillas para adultos en lugar de sillas pequeñas. Es más fácil determinar si los niños no están bien sentados en las sillas para adultos.
  • Las recámaras de los niños no son típicamente los mejores lugares para tiempo de descanso. Los cuartos de los niños tienen a menudo muchas cosas que los van a entretener o divertir.
  • El mejor lugar es a menudo una silla en el corredor, la cocina, o en la esquina de un cuarto.
  • Si se utiliza un cuarto separado, no apague las luces. Esto solamente asustará a los niños. Tampoco use un ropero. El propósito del descanso es para alejar a los niños de cualquier tipo de atención, no para asustarlos.

Preparando a los Niños para “Tiempo de Descanso”.

Antes de usar el método de tiempo de descanso para disciplinar, los padres deberían explicar este procedimiento a sus hijos de una manera que ellos puedan entender. Los padres deberían decirles a sus hijos que van a utilizar este método para disciplinar en lugar de golpearlos, gritarles, o amenazarlos (o cualquier otra técnica que los padres estén usando). Los padres deberían también explicarles a sus hijos cuales comportamientos resultarán en tiempo de descanso. Sirve que los niños repitan el procedimiento. Los niños deben saber que hay dos reglas acerca del tiempo de descanso:

  • Los niños deben de permanecer quietos durante el tiempo de descanso. Los padres deben decirles a sus hijos que el tiempo de descanso no comenzará hasta que ellos estén quietos. Los padres también deben explicar que el tiempo de descanso comenzará de nuevo si los niños platican o hacen ruido.
  • Los niños deben permanecer en la silla hasta que se les diga que ya pueden bajarse. Los padres deben explicar que si se bajan de la silla antes de tiempo, el tiempo de descanso comenzará de nuevo.

No se puede anticipar que los niños más pequeños puedan acordarse de las reglas nada más porque los padres las dijeron. Ellos necesitan aprender las reglas experimentando lo que sucede cuando hablan durante el tiempo de descanso, o cuando se bajan de la silla sin permiso. Aún los niños de más edad que ya saben las reglas, no las van a obedecer si los padres no las hacen cumplir. ¿Se aguantaría vd. la tentación de conducir su vehículo a alta velocidad, si supiera que la policía no hace cumplir la reglas sobre el límite de velocidad?). Después de explicar el método de tiempo de descanso, padres e hijos deberían practicar. Los padres podrían decir a sus hijos que van a pretender como si una regla ha sido desobedecida. Entonces los padres guían a sus hijos conforme les explican el procedimiento. Los padres deben de elogiar a sus hijos después de la práctica.

Mandando a los Niños a “Tiempo de Descanso”.

Inmediatamente después que un comportamiento inaceptable ocurre, los padres deben decirle al hijo “porque tú hiciste __________ (lo que hayan hecho), vas a irte a descansar a la silla. Los padres deben de decir esto una sola vez. Lo deberían de decir de manera calmada pero con voz firme. Los padres nunca deben de decir más de dos o tres palabras para indicarles a sus hijos que tienen que irse a descansar. Además, los padres deben de mandar a sus niños a descansar en cuanto el comportamiento se convierte inaceptable. Los padres no deberían esperarse hasta que el niño está en pleno berrinche. Es importante que los padres no griten o regañen. Deben de tomar las cosas tan calmados como sea posible.

  • Mantenga la calma.
  • No sermoneé, ni regañe o discuta.
  • No acepte ningún pretexto
  • No le hable a nos niños cuando van en camino a la silla. Después de haberle dicho al niño que se vaya a descansar, los padres no deben de decir nada más hasta que el descanso termine.
  • Si los niños no se van a descansar inmediatamente, los padres deben de usar un poco de ayuda física (ej. tome al niño de la mano y encamínelo a la silla). Si el niño se resiste, el padre lo puede levantar (sin mirarlo directamente) y lo puede llevar a la silla.
  • Ignore. Los padres deben ignorar los gritos, las protestas, y las promesas de que los niños se van a portar bien.

Qué Hacer Mientras Los Niños Están En “Tiempo de Descanso”.

Cuando los padres comienzan a usar este método, mucho niños van a gritar y a llorar. Esto es normal, y los padres deben de ignorarlo. Esto pasará en poco tiempo. Es crítico que todos ignoren al niño que está de descanso. Si los hermanos o hermanas molestan al niño que está de descanso, a ellos se les debe de dar descanso también. Nadie debe de hablar o mirar al niño que está de descanso. Todas las protestas y alborotos deben de ignorarse. Muchos niños dicen cosas como “A mi me gusta sentarme aquí”. Ignore esto. (Solo están tratando de irritar a los padres). Mientras que el niño tenga tiempo de descanso, los padres deben tratar de seguir con sus actividades normales. No tienen que esperarse hasta que el descanso termine. El niño necesita ver que a otros miembros de la familia no les molesta el tiempo de descanso.

Se recomienda que los padres usen un reloj de cocina portátil para mantener el conteo de los tiempos de descanso. Hasta que el niño esté quieto y sentado en la silla, los padres deben de comenzar el reloj por el tiempo determinado. Por lo general, se recomienda que los descansos sean de un minuto por cada año de edad hasta un máximo de cinco minutos. Durante este tiempo el niño debe permanecer quieto. Si el niño empieza a hablar o a hacer ruido para atraer atención, el reloj debería comenzar de nuevo. Los padres no deben de sermonear ni recordar al niño que debe de guardar silencio. El niño aprenderá la lección cuando vea a sus padres comenzar de nuevo el reloj. Puede ser necesario volver a empezar el reloj varias veces antes de que el niño aprenda a estar quieto durante todo el tiempo determinado. Los padres nunca deben de terminar el tiempo de descanso mientras en niño hable, grite, o llore. Si el niño se levanta de la silla antes de tiempo, los padres deben inmediatamente decir “NO” con voz seria y ponerlo de nuevo en la silla. Entonces, deben empezar el reloj de nuevo. No deberían platicar con el niño. Ellos deben hacer esto cada vez que el niño se baje de la silla. Si el niño se baja de la silla al acercarse los padres, nada más comience de nuevo el reloj. Si los padres siguen estos pasos cuidadosamente, no tomará más que unos días para que el niño permanezca en la silla de manera constante. Si el niño continúa bajándose de la silla, los padres deberían consultar con el proveedor de servicios de salud infantil del niño.

Qué Hacer Cuando el “Tiempo de Descanso” Termina

Después de que el niño ha estado quieto y sentado por el tiempo determinado, el reloj sonará. Esto no significa que el niño se puede bajar de la silla. Los padres determinan si el niño puede bajarse o no.

Cuando el reloj suena, los padres deben preguntarle al niño si está listo para bajarse de la silla. Si dice que sí, los padres deben de decirle al niño que el tiempo de descanso ha terminado. Si en niño dice que no, (o si el niño está todavía enojado), los padres deben solo alejarse y empezar el reloj de nuevo. No sermoneé ni fastidie al niño sobre el motivo por el cual se le dio descanso. Si mandaron al niño a descanso por no haber obedecido instrucciones (ej. No guardó sus juguetes cuando se le dijo), los padres deben darle la misma instrucción en cuanto el tiempo de descanso termina. Si el niño obedece, los padres deberían decir algo positivo como (me gusta la manera en que haces lo que te digo.” Si el niño no obedece, los padres deberían de repetir el procedimiento de tiempo de descanso. Podría tomar varias veces para que el niño aprenda que los padres están hablando en serio.

En cuanto el tiempo de descanso termina, es importante que los padres tomen en cuenta y elogien el buen comportamiento de sus hijos. Recuerde, los padres deben tomar en cuenta cuando los niños se portan bien.

Usando “Tiempo de Descanso” Fuera de Casa

Se recomienda que los padres usen tiempo de descanso solo en casa hasta que ambos padres e hijos aprendan el procedimiento. Cuando los niños cumplan con sus descansos de manera constante , y sin mucho alboroto, los padres pueden empezar a usar el método fuera de casa. En lugares donde no hay sillas disponibles, los padres pueden usar otras alternativas como parar al niño en una esquina o sentarlo en una grada o escalón, o pararlo en un mosaico del piso. Recuerde, los padres nunca deben dejar a sus hijos solos en lugares públicos.

Cuando los Niños se Portan Bien

Uno de los factores más críticos para que este método funcione es lo que sucede cuando los niños se portan bien. Es muy importante que los padres no se atengan al buen comportamiento de sus hijos. Los padres deberían hacerle saber a sus hijos por medio de elogios y muestras físicas de cariño que ellos reconocen su buen comportamiento.

¡FELICITE A SUS HIJOS CUANDO SE PORTAN BIEN!
El CASTIGO MODIFICADO DE PERMANECER EN CASA

Muchos padres usan el castigo de hacer que sus niños permanezcan en casa como una técnica para disciplinar a los niños mayores. Pero, cuando los padres hacen que sus hijos permanezcan en casa por mucho tiempo, (ej: varias semanas o más) a menudo pierde su efectividad porque hay poco aliciente para que los niños se porten bien durante este período. Además, cuando los padres castigan a sus hijos por mucho tiempo, a menudo ceden y reducen el castigo porque causa problemas en la familia. Cuando esto sucede, los niños aprenden que sus padres no hacen que se cumpla el castigo que han dispensado.

La modificación al castigo de que los niños permanezcan en casa incluye castigos severos y leves pero el niño tiene la opción de ganarse su perdón completando un quehacer. Esta técnica es apropiada para niños mayores (ej: de 10 a 16 años).

  • Establezca una lista de trabajos. El primer paso a seguir es sentarse con sus hijos y desarrollar una lista de 10 a 15 trabajos que tienen que hacerse seguido en la casa. No se siente a discutir este tema con su hijo si este ha sido castigado. Escoja una hora en que el niño se está portando bien para discutir el método de disciplina y generar la lista de tareas. Estas tareas deben tomar buen tiempo para completarse (cuando menos 1 o 2 horas). Las tareas deben ser algo que los niños puedan hacer. Por ejemplo, lavar las ventanas de la casa, limpiar la cochera, y limpiar el baño.
  • Escriba cada descripción en una tablilla. El próximo paso es anotar la descripción de cada tarea en una tablilla. Esta descripción deben incluir detalles exactos requeridos para completar la tarea de manera satisfactoria. Por ejemplo, para limpiar la cochera se necesita recocer las cosas, limpiar telarañas del techo, barrer el piso, sacudir y lavar el piso, y organizar la cosas. Si algunas tareas son un poco cortas, es posible combinar tareas para que todos trabajos requieran mas o menos la misma cantidad de tiempo para completarlos.
  • Explique el procedimiento. Una vez que la lista esté completa, debe decirle a sus hijos que si se portan mal, al grado de que el castigo sea necesario, se utilizará este método. Inmediatamente después de la mala conducta se le debe decir al niño que está castigado y que tome una tarjeta con una tarea. Su niño permanecerá castigado hasta que el trabajo sea completo y al parecer del padre. Para conducta que es particularmente mala, se pueden escoger dos o más tarjetas.
  • Defina lo que significa el castigo de quedarse detenido en casa. Este castigo es severo y significa permanecer en su cuarto, (o el cuarto indicado) excepto para ir a la escuela, las comidas, o los quehaceres. Durante el castigo, no debe haber televisión, juegos de video, no radio o tocacintas, no visitas, no teléfono, no leer, excepto libros de escuela, y no actividades sociales. Si la familia tiene planeado ir a algún lado, se deben contratar los servicios de una cuidandera de niños para que el niño castigado permanezca en casa mientras que los padres y otros miembros de la familia puedan ir a donde tienen que ir.
  • Explique las reglas solo una vez. Es de crítica importancia que usted no fastidie a sus hijos acerca de las tareas que deben hacerse. Las reglas del castigo deben ser explicadas solo una vez.
  • Inspeccione el trabajo de sus hijos. Una vez que el niño ha completado el trabajo, debe avisarle para que su trabajo sea inspeccionado. Si el niño ha hecho un buen trabajo, es importante elogiarlo e informarle que ha hecho buen trabajo y que el castigo ha terminado. Si el trabajo no si hizo bien, explique brevemente los aspectos del trabajo que no se han hecho bien. Explique específicamente lo que se necesita hacer para completar la tarea. Trate de explicar las correcciones necesarias de manera casual, sin fastidiar, sermonear, o enojarse.

Cuando se usa este método para disciplinar, su hijo se gana su salida del castigo. De manera que el niño determina cuanto tiempo durará el castigo. Este puede durar unas horas o varios días. Si el castigo dura más de varios días, es importante investigar si el castigo se hace cumplir debidamente (ej: pueden estar usando televisión o radio a escondidas).

Esta modificación al castigo de permanecer en casa puede ser un método muy efectivo para disciplinar niños mayores (de 10 a 16 años). Pero, es crítico que los padres se acuerden de elogiar y hacer comentarios positivos cuando los niños se portan bien. Al igual que con otros métodos de disciplina, el castigo de permanecer en casa será efectivo solo si existe una relación positiva y cariñosa entre padres e hijos.

Rabietas

cuando se observe que el niño esta comenzando a exhaltarse, se debe intentar desviar su atención a una actividad nueva. si no puede distraer al niño, entonces se recomienda ignorarlo. Siempre que el adulto reacciona a sus explosiones de ira, premia el comportamiento negativo del niño con atención extra. Regañarlo, castigarlo, o aún tratar de razonar con el niño puede solo motivarlo a que sobre actúe más. si está en público, simplemente se debe retirar al niño de la discusión o del alboroto y esperar a que se calme para reanudar las actividades. Si la rabieta involucra golpes, mordeduras u otro comportamiento perjudicial no se le debe ignorar. Sin embargo, no debe sobrerreaccionar, sino más bien inmediatamente explcarle que no tiene porqué comportarse de esa manera. Se le debe apartar del lugar durante unos pocos minutos y no olvidar que el niño no puede entender explicaciones complicadas, así que no sedebe intentar razonar con él. El castigo debe ser inmediato, porque si se espera demasiado para hacerlo, el niño no asociará el castigo con el comportamiento.

Problemas conductuales

Los adolescentes y sus padres suelen quejarse cada uno de la conducta del otro. Los padres con frecuencia sienten que han perdido cualquier tipo de control o influencia sobre sus hijos. Por su parte, los adolescentes, al mismo tiempo que desean que sus padres sean claros y les suministren una estructura y unos límites, sin embargo, se toman a mal cualquier restricción en sus libertades crecientes y en la capacidad para decidir sobre sí mismos. Los desacuerdos son frecuentes, ya que la persona joven lucha por forjar una identidad independiente. Aunque todo esto es bastante normal, lo cierto es que la situación puede alcanzar un punto en el que los padres realmente pierdan el control, no sabiendo dónde están sus hijos, quiénes son ellos o qué les está pasando. La experiencia sugiere que los adolescentes tienen una mayor probabilidad de tener problemas si sus padres no saben donde están. Por tanto, es importante que ellos permitan a sus padres conocer dónde van, aunque también es recomendable que sus padres se tomen la molestia de preguntar.

Problemas escolares

Los adolescentes que rechazan ir al colegio con frecuencia tienen dificultades en separarse de sus padres, y este problema puede haber tenido su origen ya en la escuela primaria. Este problema puede también manifestarse en forma de molestias del tipo de dolores de cabeza o estómago. Ante un adolescente que no desea ir al colegio es necesario comprobar la posibilidad de que esté siendo acosado por alguno de sus compañeros. El acoso es un problema frecuente del que la gente joven encuentra difícil el hablar y que puede hacer que ir al colegio resulte una experiencia solitaria, miserable y amenazadora, que finalmente puede dar lugar a problemas del tipo de ansiedad y depresión, falta de confianza en sí mismo, y dificultad para hacer amigos. La forma que tienen los padres para poder ayudarles es asegurándose que el colegio tiene una política antiacoso efectiva, e informando a los profesores de su hijo cuando precise de su ayuda.

Aquellos que van al colegio y hacen novillos son generalmente infelices en casa y se sienten frustrados en el colegio y por eso suelen pasar su tiempo con otros que se sienten del mismo modo. Los problemas emocionales con frecuencia afectan el rendimiento escolar. Es difícil concentrarse adecuadamente cuando uno está preocupado sobre sí mismo o sobre lo que ocurre en casa. Aunque la presión para hacerlo bien y para aprobar los exámenes suele proceder de los padres o profesores, los adolescentes generalmente desean hacerlo bien y se presionan a sí mismo si se les da la oportunidad. El insistir de forma excesiva al respecto puede ser contraproducente. Los exámenes son importantes, pero no se les debe permitir que dominen sus vidas o que les hagan infelices.

Problemas con la ley

La mayoría de la gente joven no viola la ley y aquellos que lo hacen son generalmente varones. Cuando lo hacen, generalmente lo hacen una sola vez. Las ofensas repetidas pueden reflejar una cultura familiar, aunque también pueden ser resultado de la infelicidad o del malestar emocional. Es necesario descartar la presencia de estos trastornos ante un adolescente que se mete de forma repetida en problemas.

http://essaytop.technology/workforce-diversity-essay/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.