Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Pesadillas

Para saber más

Definición

Es un sueño que ocurre durante la fase de sueño movimiento rápido del ojo (REM, por sus siglas en inglés) y que origina sentimientos fuertes e inevitables de miedo, terror, angustia o ansiedad extrema. Este fenómeno se presenta característicamente en la última fase de la noche y generalmente despierta a la persona afectada, quien es capaz de recordar lo sucedido en el sueño. Ver también terror nocturno, trastornos del sueño.

Consideraciones generales

Las pesadillas tienden a ser más comunes en los niños y disminuyen en frecuencia hacia la edad adulta. Sin embargo, alrededor del 50% de los adultos experimentan pesadillas ocasionales, las mujeres más frecuentemente que los hombres.

El hecho de comer justo antes de irse a la cama, que aumenta el metabolismo del cuerpo y la actividad cerebral, puede hacer que las pesadillas se presenten con más frecuencia. Los adultos que experimentan pesadillas recurrentes que se convierten en un problema significativo deben buscar ayuda.

Causas comunes

  • La ansiedad o el estrés son la causa más común: en el 60% de los casos, las pesadillas están precedidas de un evento significativo en la vida.
  • Enfermedad con fiebre.
  • Muerte de algún ser querido (luto).
  • Reacción adversa o efecto secundario de un medicamento.
  • Suspensión reciente de un medicamento como píldoras para dormir.
  • Efecto del alcohol o un consumo de alcohol excesivo.
  • Abstinencia del alcohol de manera súbita.
  • Trastornos de la respiración durante el sueño (apnea del sueño).
  • Tratornos del sueño (narcolepsia, trastorno de terror durante el sueño).
  • Cuidados en el hogar

Si se está experimentando un estrés severo, se debe buscar apoyo de amigos y de parientes. Hablar sobre lo que está pasando realmente puede ser de mucha ayuda, al igual que seguir una rutina de salud vigorosa y regular por medio de ejercicios aeróbicos en la medida de lo posible. De esta manera, se descubre que se puede llegar a conciliar el sueño de una forma más rápida, a beneficiarse de un sueño más profundo y a despertar sientiéndose más fresco. El aprendizaje de técnicas para reducir la tensión muscular (terapia de relajación) también puede ayudar a reducir la ansiedad.

Se deben además practicar buenas técnicas de higiene del sueño. Se debe evitar el uso prolongado de tranquilizantes, al igual que la cafeína y otros estimulantes.

Si se notó que las pesadillas empezaron poco después de haber comenzado a tomar un nuevo medicamento, se debe contactar al médico para que aconseje la forma en que éste se debe suspender, de ser necesario, y para que además recomiende otra alternativa.

Si las pesadillas son el resultado del uso de “drogas alucinógenas” o del uso persistente de alcohol, se debe buscar asesoría sobre la mejor manera de abandonar su consumo. Un grupo de Alcohólicos Anónimos, por ejemplo, puede recomendar una manera segura para dejar el alcohol sin necesidad de poner en riesgo la salud. También se puede asistir a las reuniones que estos grupos planean de manera regular (ver grupos de apoyo para el alcoholismo).

Asimismo, se debe reevaluar el estilo de vida (los amigos, el trabajo, la familia) con el fin de identificar y cambiar los factores que motivan el abuso de sustancias.

Se debe consultar al médico si

  • Las pesadillas se presentan con una frecuencia superior a una semana o impiden descansar bien durante la noche y ponerse al día con las actividades diarias, durante un período prolongado.
  • Lo que se puede esperar en el consultorio médico
  • Se elabora la historia clínica y se realiza un examen físico.

Algunas de las preguntas de la historia médica que documentan en detalle la pesadillas pueden ser:

Patrón de tiempo:

  • ¿Las pesadillas ocurren repetidamente (son recurrentes)?
  • ¿Se presentan en la segunda mitad de la noche?

Calidad:

  • ¿Las pesadillas provocan un despertar completo y súbito?

Factores asociados:

  • ¿La pesadilla causa temor y ansiedad intensos?
  • ¿Recuerda algún sueño atemorizante (con imágenes visuales vivas y argumento similar al de una historia)?

Factores agravantes:

  • ¿Ha estado enfermo recientemente?
  • ¿Ha tenido fiebre?
  • ¿Ha experimentado recientemente alguna situación emocional y tensionante?

Otras:

  • ¿Consume alcohol? ¿Cuánto?
  • ¿Qué medicamentos está consumiendo?
  • ¿Consume “drogas alucinógenas”? ¿Cuáles?
  • ¿Está tomando suplementos naturales o remedios de medicina alternativa?
  • ¿Qué otros síntomas se presentan?
  • El examen físico puede incluir un examen físico neurológico y sicológico.

Los exámenes diagnósticos que se pueden realizar incluyen:

  • Exámenes de sangre (como CSC o diferencial sanguíneo)
  • Pruebas de función hepática
  • Exámenes de función tiroidea
  • EEG

Si las opciones de tratamiento dirigidas a aliviar el estrés, la ansiedad, los efectos secundarios de los medicamentos y el uso de sustancias no resuelven el problema, entonces es posible que el médico remita al paciente a un especialista en trastornos del sueño, quien realizará un estudio del sueño (polisomnografía). En casos extremadamente poco comunes, el paciente deberá tomar medicamentos especiales que supriman o reduzcan los movimientos rápidos del ojo durante el sueño, para así prevenir las pesadillas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.