Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Drogodependencias

Full Article” somos un grupo de chicos y chicas que saben pasárselo bien de una forma divertida y saludable, y que están interesados en compartir experiencias en un espacio virtual interactivo.

El consumo de drogas entre jóvenes de 14 a 18 años ha descendido en los últimos dos años, según datos de la favorite sport essay(ESTUDES) presentada la pasada semana por el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD) dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Esta reducción se observa en las 18 sustancias psicoactivas analizadas, pero se da de forma más acusada en los consumos intensivos de alcohol.

En ese sentido, el ESTUDES 2014-15 señala que el alcohol es la droga que los jóvenes siguen percibiendo como la menos peligrosa. El consumo de bebidas alcohólicas entre los jóvenes de 14 a 18 años se ha reducido un 5,1% en los últimos dos años. En concreto, las borracheras y el “binge drinking” (consumo en atracón) son las dos formas de ingesta de alcohol que más han descendido. Un 8,6% en el primer caso y un 9,6% en el segundo. Además, el consumo de alcohol está más extendido entre las chicas (78,2%) que entre los chicos (75,3%).

En el último año 137.000 estudiantes empezaron a fumar, aunque el consumo de tabaco entre los adolescentes ha descendido del 35,3% en 2012 al 31,4% en 2014. El 33,2% de las chicas consume tabaco frente al 29,6% de los chicos.

 

Para saber más

Definición

La dependencia de las drogas (adicción) es el uso compulsivo de una sustancia a pesar de las consecuencias negativas, las cuales pueden ser graves; el abuso de las drogas es simplemente el uso excesivo de una droga o el uso para fines distintos a los propósitos médicos.

La dependencia física de una sustancia (necesitar una droga para desempeñarse) no es condición necesaria ni suficiente para definir la adicción. Hay algunas sustancias que no causan adicción, pero que sí provocan dependencia física (por ejemplo, algunos medicamentos para la presión sanguínea), y sustancias que causan adicción pero no la clásica dependencia física (por ejemplo, la abstinencia de la cocaína no trae síntomas como vómitos ni escalofríos; en cambio se caracteriza principalmente por la depresión).

Aunque algunas encuestas sugieren que el consumo de drogas en los adolescentes ha disminuido desde el año 2001, las cifras aún siguen siendo demasiado altas. Más del 17% de los estudiantes de secundaria admitieron el consumo de drogas dentro del mes cuando fueron encuestados y más del 40% de ellos mayores de 12 años dicen que han probado alguna droga al menos una vez en sus vidas.

Algunos de los signos de posible consumo de drogas pueden ser:

  • Ojos inyectados de sangre
  • Tos persistente
  • Pupilas de los ojos extremadamente grandes (dilatadas) o extremadamente pequeñas (puntiformes)
  • Pérdida del apetito (como en el caso de consumo de anfetaminas, metanfetaminas, cocaína)
  • Aumento del apetito (como en el caso de la marihuana)
  • Pereza, apatía o somnolencia constante (drogas opiáceas como la heroína, codeína o puede suceder al “ir pasando el efecto” de drogas estimulantes)
  • Hiperactividad (como se ve con los “estimulantes” como la cocaína, metanfetaminas)
  • Mal rendimiento y aumento del ausentismo escolar
  • Alejamiento de la familia y de las actividades extracurriculares
  • Cambio en los grupos de amigos
  • Olor o aliento inusual (drogas inhaladas)
  • Comportamiento reservado
  • Mentir o robar
  • Pronunciación lenta o mala (con depresivos)
  • Hablar rápido o de manera explosiva (estimulantes)
  • Marcha inestable (ataxia)

La intervención temprana puede disminuir la probabilidad de que continúe el consumo de drogas en esta población. Ver los artículos sobre drogadicción y farmacodependencia y drogadicción.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto un mecanismo por el que el abuso del consumo de cannabis puede producir alteraciones del sistema nervioso comparables a la psicosis y la esquizofrenia. El estudio, publicado en tres revistas científicas, ayuda a comprender la forma en que el abuso de cannabis acarrea efectos negativos, especialmente entre los más jóvenes, cuyo sistema nervioso se encuentra en fase de maduración.

El estudio, dirigido por el investigador del CSIC Javier Garzón Niño, del Instituto Cajal, indica que ciertas anomalías en la neurotransmisión de glutamato y dopamina, cuando coinciden en determinadas áreas del cerebro, se manifiestan en alteraciones de la conducta que se reconocen como esquizofrenia. Añade, además, que el estudio sistemático de alteraciones genéticas y epigenéticas ha descartado las alteraciones del desarrollo del sistema nervioso como causa principal de la esquizofrenia.

El sistema cannabinoide endógeno es beneficioso, ya que controla la excitabilidad del glutamato NMDAR, que a su vez es esencial en procesos como la memoria y el aprendizaje. El conjunto funciona como un mecanismo fisiológico en el que la inhibición proporcionada por el cannabinoide reduce la excitación del NMDAR permitiéndole realizar su función pero vigilando que no comprometa la función celular.

El abuso de drogas puede conducir a la adicción o dependencia de las mismas. La dependencia de las drogas también puede presentarse después del uso de drogas para el alivio del dolor físico, aunque es inusual que esto suceda en personas que no tienen antecedentes de adicciones.

La causa exacta de la dependencia y el abuso de drogas se desconoce. Sin embargo, la composición genética del individuo, la farmacología de cada droga en particular, la presión de compañeros, el sufrimiento emocional, la ansiedad, la depresión y el estrés ambiental son todos factores que parecen estar comprometidos.

Los factores de riesgo que predisponen a las personas a la dependencia de las drogas son distintos de los que predisponen al uso o abuso. La presión de los compañeros puede llevar al uso o abuso, pero al menos la mitad de los individuos que caen en la adicción sufren depresión, trastorno por déficit de la atención, trastorno de estrés postraumático u otro problema sicológico.

Es posible que los niños que crecen en un ambiente de consumo de drogas ilícitas vean primero a sus padres consumiendo drogas. Esto puede ponerlos en un mayor riesgo de desarrollar una adicción más adelante tanto por razones ambientales como genéticas.

Algunos de los signos de consumo de droga en los niños pueden ser:

  • Cambios en las amistades; un nuevo grupo
  • Conducta de aislamiento
  • Períodos prolongados e inexplicados fuera de casa
  • Mentir
  • Robar
  • Problemas con la ley
  • Deterioro de las relaciones familiares
  • Estado tóxico obvio: ebriedad, delirio, incoherencia, pérdida del conocimiento
  • Claros cambios de conducta y desviacíon de actitudes normales
  • Disminución del rendimiento escolar

Entre las sustancias de las que comúnmente se abusa se encuentran:

  • Los opiáceos y narcóticos: son calmantes muy poderosos con propiedades sedativas y de euforia. Entre ellos se encuentran: la heroína, el opio, la codeína, la meperidina (Demerol), la hidromorfona (Dilaudid), el Oxycontin y otros.
  • Los estimulantes del sistema nervioso central: abarcan anfetaminas, la cocaína, la dextroanfetamina, la metanfetamina y el metilfenidato (Ritalin). Los estimulantes de uso más difundido son la cafeína y la nicotina. Estas drogas tienen un efecto estimulante y pueden producir tolerancia.
  • Los depresores del sistema nervioso central: entre éstos se encuentran los barbitúricos (amobarbital, pentobarbital, secobarbital), la benzodiazepina (Valium, Ativan, Xanax), el clorhidrato y el paraldehído. De lejos, el más usado es el alcohol. Estas sustancias producen un efecto sedante calmante y reducen la ansiedad y pueden llevar a la dependencia.
  • Los alucinógenos: abarcan el LSD, la mescalina, el psilocibina (“setas u hongos”) y la fenciclidina (PCP o “polvo de ángel”). Tienen propiedades alucinógenas y pueden producir dependencia psicológica.
  • El tetrahidrocannabinol (THC) es el principio activo que se encuentra en el canabis, marihuana, y el hashish. Aunque se utilizan por sus propiedades relajantes, las drogas derivadas del THC también pueden desencadenar paranoia y ansiedad.
  • La intoxicación aguda por drogas y la sobredosis de las mismas pueden ser accidentales o intencionales. Los síntomas de abstinencia de una droga se pueden producir cuando se suspende o se reduce el consumo de la sustancia y varían según la sustancia de la que se está abusando. El inicio de los síntomas de abstinencia depende del período de tiempo que la droga normalmente permanece dentro del cuerpo. La intoxicación, sobredosis y abstinencia de las drogas pueden ser potencialmente mortales en algunas situaciones.

Síntomas

Opiáceos y Narcóticos

Síntomas de consumo:

  • Marcas de agujas en la piel en algunos casos (llamadas “picaduras”)
  • Cicatrices por abscesos cutáneos
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Constricción de pupilas (pupilas puntiformes)
  • Estado relajado y/o eufórico (“cabeceo”)
  • Coma: depresión respiratoria que conduce a coma o muerte por dosis altas

Síntomas de abstinencia:

  • Ansiedad y dificultad para dormir
  • Traspiración
  • Piel de gallina (piloerección)
  • Secreción nasal (rinorrea)
  • Cólicos estomacales o diarrea
  • Pupilas dilatadas
  • Náuseas y vómitos
  • Traspiración excesiva
  • Aumento de la presión sanguínea, el pulso y la temperatura

Estimulantes del Sistema Nervioso Central

Síntomas del consumo de cocaína:

  • Euforia (sensación exagerada de bienestar)
  • Pupilas dilatadas
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Inquietud e hiperactividad

Síntomas de la abstinencia de cocaína:

  • Fatiga y malestar
  • Depresión
  • Sueños vívidos y desagradables

Depresores del Sistema Nervioso Central

Síntomas del consumo de alcohol:

  • Mala pronunciación
  • Falta de coordinación
  • Disminución en el período de atención
  • Deterioro en el juicio

Síntomas de abstinencia del alcohol:

  • Ansiedad
  • Temblores
  • Convulsiones
  • Aumento de la presión sanguínea, el pulso y la temperatura
  • Delirio

Alucinógenos

Síntomas del consumo de LSD:

  • Ansiedad
  • Alucinaciones que causan miedo
  • Delirio paranoide
  • Visión borrosa
  • Pupilas dilatadas
  • Temblores

Signos y Exámenes

La detección toxicológica (exámenes de drogas) realizada en muestras de orina y sangre puede revelar la presencia de numerosas drogas y sustancias químicas en el organismo. Su sensibilidad depende de la sustancia misma, de cuándo se tomó y del laboratorio que realiza los análisis. Es más probable que un examen de sangre detecte la presencia de una sustancia de abuso que una prueba de orina, sin embargo, los exámenes de detección en orina se practican con más frecuencia.

Los opiáceos y los narcóticos generalmente están presentes en la orina entre 12 y 36 horas después del último consumo, dependiendo de la cantidad usada y la frecuencia.

Los estimulantes del sistema nervioso central (SNC) tales como la cocaína se pueden detectar en la orina en cualquier momento entre 1 y 12 días, también dependiendo de la frecuencia de uso.

Los depresores del SNC como Valium y Xanax se tetectan hasta 7 días depués del último consumo, principalmente según la sustancia consumida y según qué tan rápido se la elimina del organismo (período de semidesintegración).

La mayoría de los alucinógenos también se pueden detectar en la orina hasta 7 días después del último consumo. Sin embargo, el cannabis se puede detectar hasta los 28 días en el caso de los consumidores regulares.

Tratamiento

El tratamiento para la persona farmacodependiente o drogadicta comienza con el reconocimiento del problema. Aunque anteriormente se consideraba que la “negación” era un síntoma de adicción, estudios recientes han demostrado que este síntoma se puede reducir significativamente si se trata a los adictos con empatía y respeto, antes que decirles qué hacer o “enfrentarlos”.

El tratamiento para la dependencia involucra la desintoxicación, apoyo y abstinencia. Se puede indicar un tratamiento de emergencia en casos de intoxicación aguda o sobredosis de drogas. Con frecuencia, puede haber pérdida del conocimiento y es posible que la persona necesite estar temporalmente conectada a un respirador mecánico. El tratamiento específico depende de la droga.

La desintoxicación consiste en la suspensión gradual de la sustancia que se consume en un ambiente controlado. Durante el proceso de suspensión, algunas veces, se suministra una droga de acción similar para reducir los síntomas desagradables y los riesgos asociados con la abstinencia. El proceso se maneja de forma ambulatoria u hospitalaria.

La rehabilitación es el proceso que ocurre después de la desintoxicación y a menudo es necesaria para prevenir la recurrencia. Existen programas hospitalarios y ambulatorios. La terapia individual, grupal o familiar es, por lo general, parte de este proceso que puede prolongarse por un mes o más. Se puede buscar información o apoyo en grupos locales de “12 pasos” (como los Alcohólicos Anónimos (AA), Narcóticos Anónimos (NA) cuyos números telefónicos se encuentran en las páginas amarillas o en línea. Ver recursos para la farmacodependencia.

También existen programas alternativos para aquellas personas a las que no les agradan o no progresan con los programas de los 12 pasos. Algunos de estos grupos son SMART Recovery, Women For Sobriety y LifeRing Recovery, que también se encuentran en línea.

Si hay depresión u otro trastorno del estado de ánimo, se debe tratar adecuadamente. En el pasado, quienes ofrecían tratamientos para la adicción no promovían el uso de medicamentos antidepresivos y esto en realidad hacía que fuera más probable la recurrencia de la adicción. Con frecuencia, el abuso de drogas se desarrolla a partir de esfuerzos para autotratarse una enfermedad mental.

El cuidado posterior incluye la abstinencia de por vida de la sustancia que se consumía. Los grupos de autoayuda como los Narcóticos Anónimos pueden ofrecer apoyo. Para los adictos a la heroína, la administración de metadona a largo plazo es el tratamiento que ha registrado mejores resultados en la prevención de la recurrencia, mejorando el desempeño y restaurando la salud.

Grupos de apoyo

En la comunidad hay muchos grupos de apoyo disponibles. La mayoría confían en el programa de los 12 pasos utilizado en los grupos de Alcohólicos Anónimos (AA). Otros son Narcóticos Anónimos (NA), Ala-Teen y Alanon. Éstos y otros grupos se pueden ubicar por medio de la guía telefónica. SMARTRecovery y LifeRing Recovery son alternativas para las personas a las que el abordaje de los 12 pasos no les ayuda.

Expectativas (pronóstico)

La dependencia y el abuso de drogas puede conducir a una sobredosis mortal. Se pueden presentar recaídas a causa del síndrome de abstinencia y conducir a la dependencia recurrente.

Complicaciones

  • Depresión
  • Recaída del abuso de drogas
  • Sobredosis de drogas
  • Endocarditis bacteriana, hepatitis, tromboflebitis, émbolos pulmonares, desnutrición, o infecciones respiratorias, causadas por consumo de drogas intravenosas
  • Infección por VIH a través del hecho de compartir agujas
  • La desinhibición inducida por las drogas puede llevar a prácticas sexuales inseguras, las cuales pueden derivar en embarazos no deseados, contagio de enfermedades de transmisión sexual, VIH o hepatitis.
  • Problemas legales
  • Aumento en el índice de varios tipos de cáncer: por ejemplo, el pulmonar y el faríngeo están asociados con el consumo de nicotina; los de boca y estómago con el consumo excesivo y la dependencia del alcohol.
  • Con el uso de alucinógenos, incluyendo la marihuana (THC), se presentan problemas de memoria y concentración.

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe pedir una cita con el médico si se es adicto a las drogas y desea dejarlas o si se le ha suspendido el suministro y está a riesgo de sufrir un síndrome de abstinencia. La mayoría de los empleadores ofrecen servicios de derivación para los empleados con problemas de uso de sustancias.

Prevención

Los programas educativos y el ejercicio físico suelen ser una ayuda contra la drogadicción, aunque la mejor prevención es hacer a los niños capaces de superar pequeñas frustraciones diarias y capaces de hacer sacrificios con el fin de alcanzar los objetivos por ellos marcados.

Bibliografía

  • “Tratado SET” (Sociedad Española de Toxicomanías). Ed. Hispanoamericana 2010.

Enlaces

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.