Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Espiritualidad y salud

Para saber más

Definición

Dice el diccionario: Espíritu: ser inmaterial y dotado de razón; alma racional ; don sobrenatural; ciencia mística; vigor natural; ánimo, valor; vivacidad, ingenio; principio generador, carácter intimo, esencia de una cosa…Vale todo. Y se pude condensar en energía positiva. La diferencia que existe entre un cuerpo muerto y uno vivo.

¿Pero a Qué llamamos espiritualidad?

Pues entre varios padres con hijos con problemas, que nos reunimos con cierta periodicidad para tratar de resolver estos y otros y muchos problemas hemos pensado una definición muy muestra: Espiritualidad es el camino a través del cual cada persona encuentra significado, esperanza, alivio y paz interior en su vida.

Muchas personas encuentran espiritualidad a través de la religión.

Otras la encuentran a través de la música, el arte o la literatura, o la danza

Otros a través de una especial conexión con la naturaleza: paseos, contemplación, deporte.

Otros encuentran la fuente de su propia espiritualidad en diversos valores y principios como la solidaridad, la conservación del medioambiente, o el desarrollo sostenible…

Lo interesante es descubrir y potenciar la propia espiritualidad como fuente de bienestar interior, como manantial de salud.

¿Cómo se relaciona la espiritualidad con la salud?

Nadie lo sabe con seguridad. Sin embargo, desde la remota antigüedad, en las zonas mas diversas del planeta, indiferentemente del tipo de cultura practicado, se ha constatado que el cuerpo y el espíritu están interconectados.

La mala salud de cualquiera de estos elementos parece afectar la salud de los demás.

Algunas investigaciones muestran que las creencias positivas, el alivio y la fuerza que ofrece la religión, la meditación y el rezo pueden contribuir a la curación y proporcionar un sentido de bienestar.

Mejorar su salud espiritual puede que no le cure una enfermedad, pero sin duda le ayudará a sentirse mejor, a prevenir algunos problemas de salud y también le ayudará a afrontar la enfermedad y el dolor.

¿Cómo puedo mejorar mi salud espiritual?

Primero averigüe cual es la fuente primordial de su bienestar (puede que Ud tenga más de una, puede que Ud sienta bienestar interior con la religión y en contacto con la naturaleza). Por eso nos referimos a la fuente primordial, aquella primera, mas fuerte.

Después potencie su uso.

Recuerde sin embargo que cada persona es diferente, por lo tanto, lo que funciona para unos puede que no funcione para usted.

Haga algo que sea cómodo para usted.

Identifique las cosas que en su vida le dan un sentido de paz interior, alivio, fuerza, amor y conexión.

Todos los días busque tiempo para hacer las cosas que le ayudan espiritualmente.

Entre estas cosas puede incluir: el servicio comunitario o de voluntariado, rezar, meditar, cantar canciones , leer libros que lo inspiren, dar caminatas en la naturaleza, tener tiempo a solas para pensar, hacer yoga, practicar algún deporte, ir a algún servicio religioso o mezclar varias acciones de este tipo.

¿Porqué mi médico necesita saber acerca de mis creencias espirituales?

Si a usted le están tratando alguna enfermedad es importante para su médico saber cómo su espiritualidad puede estar afectando sus sentimientos y pensamientos acerca de su enfermedad. Si usted cree que sus creencias espirituales están afectando las decisiones de su cuidado de salud o su capacidad para seguir las recomendaciones de su médico hable con él.

Si usted tiene creencias espirituales, inquietudes o preocupaciones que le estén ocasionando estrés hable con su médico. Su médico querrá ayudarle. Si su médico no lo puede ayudar con estos asuntos, siempre podrá sugerirle hablar con alguien más que sí pueda ayudarle.

Meditación transcendental

Un estudio de la Universidad Americana en Washington y la Universidad de Gestión Maharishi en Fairfield (Estados Unidos), concluye que la meditación podría ayudar a los universitarios a reducir su estrés. Los resultados de la investigación se publican en la revista ‘International Journal of Psychophysiology’.

El trabajo consistió en investigar los efectos de 10 semanas de una técnica de meditación denominada ‘Meditación Trascendental’ (MT) en las puntuaciones de una escala de funcionamiento cerebral, la habituación eléctrica de la piel ante estímulos estresantes y la somnolencia en 50 estudiantes de la Universidad Americana y de otras áreas universitarias de Washington. Los estudiantes fueron asignados de forma aleatoria a un grupo de meditación o a un grupo control. Los investigadores realizaron pruebas antes y después del paso de los estudiantes por ambos grupos.

En las pruebas realizadas después del estudio, los universitarios del grupo de meditación tenían un mejor rendimiento cerebral, menos somnolencia y una habituación más rápida ante estímulos desagradables, además se mostraban menos irritables.

Fred Travis, director del estudio, “las presiones universitarias pueden ser excesivas, el 44% de los estudiantes pasan por episodios de consumo excesivo de alcohol, el 37% utiliza drogas ilegales, el 19% informa de depresión clínica y el 13% dice tener altos niveles de ansiedad”. También señaló que los datos del grupo de estudiantes control que no realizó meditación mostraban los efectos perjudiciales de la vida universitaria sobre los estudiantes. “El grupo control tenía menos puntuaciones de rendimiento cerebral, lo que indica que el funcionamiento de su cerebro estaba más fragmentado, algo que conduce a un pensamiento y planificación desorganizados y dispersos. Los controles también mostraban una mayor reactividad simpatética y somnolencia, lo que se corresponde con una mayor ansiedad, preocupación e irritabilidad”, explica Travis.

En contraste, la meditación trascendental parecía reducir los efectos del nivel elevado de estrés. “Desde las primeras pruebas a las últimas, el rendimiento cerebral aumentó de forma significativa, lo que indica una mayor amplitud de planificación, pensamiento y percepción del entorno. La reactividad simpatética y la somnolencia disminuyeron entre el grupo de meditación, lo que se corresponde con un mayor equilibrio emocional y mejor vigilia”.

Bibliografía

  • Remen RN, Kitchen Table Wisdom: Stories That Heal. New York: Riverhead Books, 1997
  • Leighton S, When Mortality calls, don’t hang up. Spiritual Life. 1996;22(3):150-157
  • Benson H. Timeless Healing: The Power and Biology of Belief. New York: Simon and Schuster; 1996
  • Review the forgotten spirit: integration of spirituality in health care. Mattison D. Nephrol News Issues. Feb 2006

Enlaces

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.