Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Ofrecer consuelo

Para saber más

El consuelo tiene más que ver con el amor que con las recetas estereotipadas o las lecturas específicas.

Ofrecer consuelo a un bebé o a un niño pequeño es ofrecerle unos abrazos amorosos abiertos, cálidos, donde refugiarse, llorar y obtener al rato una nueva paz.

Cuando el niño se hace adolescente el consuelo es más bien compañía, cercanía, presencia, escucha activa y comprensión.

Ofrecer consuelo es también ofrecer silencio, ofrecer espacio para el llanto, ofrecer un hombro al que arrimarse, ofrecer un abrazo largo y cálido.

Consolar es entender y atender al afligido. Compartir su pena, atender sus necesidades físicas a las que seguro desatenderá, ofrecer sensibilidad y discreción, ofrecer compañía amorosa y silenciosa.

Consolar es amar, creer y pedir por la acción misericordiosa de Dios Padre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.