Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Ejercicios para fomentar la voluntad

Para saber más

Definición de voluntad

Capacidad personal para dominar los impulsos y ejercer la libertad. Es virtud cardinal. Facultad de hacer o no hacer una cosa. Ejercicio de esta facultad. Libre albedrío o determinación.

El ejercicio de la voluntad requiere : esfuerzo, coraje, amor y consentimiento. Su opuesto puede ser Mala voluntad o Falta de voluntad. Si el niño decide tener “mala voluntad”, fustigará la paciencia de los adultos que le cuiden, hará los deberes de cualquier manera, no obedecerá a la primera, sino “a la cuarta”, “o quinta”, comerá con desgana, jugará a saltarse las normas.

Si el niño no ejerce su voluntad –que es lo contrario a ejercer su capricho- optará por tener “falta de voluntad” y el niño crecerá a merced de sus instintos y de los demás.

La voluntad se aprende con el ejemplo y la conversación y se educa con el ejercicio.

La voluntad sirve para dominar el fuerte deseo de consumir (apetencia) y la pérdida de control, los dos factores que convierten al adolescente en un ser dependiente. Dependiente de las drogas, del alcohol, del juego, del consumo, del sexo.

Esta creciente y contagiosa “incapacidad para detenerse” del adolescente ha hecho que en la última década los psiquiatras vuelvan con renovado interés sobre las toxicomanías, hasta el punto de hablarse de una “re-psiquiatrización” de dichos temas. Se han proyectado unidades específicas para patologías emergentes, como la dependencia de cocaína y la patología dual. La Patología Dual es un término que se aplica para designar la existencia simultánea de un trastorno adictivo y un trastorno mental en una misma persona. En este sentido la Sociedad Española de Psiquiatría ha creado (2000) una Sección de Alcoholismo y Drogodependencias para profundizar en los diversos aspectos científicos y profesionales de la denominada actualmente “psiquiatría de la adicción” para actuar coordinadamente con otras sociedades e instituciones españolas y extranjeras que actúan en estas áreas.

¿Cómo luchar contra esta pérdida de control en la etapa adolescente? Educando la voluntad. Porque la matriz patológica común a las adicciones químicas y sociales consiste en un gigantesco impulso que, alentado por la voluntad involuntaria, se impone a la libertad del sujeto.

El fallo se produce en la libertad de acción, entendida según la obra del filósofo empirista inglés Hume, como el poder de actuar o de no actuar de acuerdo con las determinaciones de la voluntad del individuo.

Sin libertad de acción, un deseo incontrolable o incontenible se realiza en forma de acto impulsivo, al no contar con la capacidad del sujeto para impedirlo. Por ello, las adicciones están consideradas como un trastorno de los impulsos y con frecuencia tienden crearse asociaciones múltiples, incluso entre las adicciones químicas y las sociales.

Algunas ideas para fomentar la voluntad

Como toda norma de educación es más fácil comenzar a educar la voluntad de nuestros hijos de pequeños, creando hábitos de comida, de trabajo y de juegos con horarios disciplinados. También fomentando las virtudes de la fortaleza y de la sobriedad desde pequeños. Fortaleza ante las pequeñas caídas. Ante las frustraciones del juego. Ante las comidas no apetecibles. Fortaleza de los padres para fomentar la fortaleza en los hijos.

Y sobriedad a la hora de crear un ambiente familiar.

Cuando los hijos son adolescentes

  • Dejarles hacer y tomar decisiones y pedirles que las fundamenten
  • Pedirles que terminen lo iniciado, aunque les cueste
  • Eliminar evasiones ante cualquier tema de responsabilidad
  • Hacer que tengan metas o retos y animarles a que los consigan, ya sean en deporte, en conocimiento o en amistades
  • Cumplir encargos, todos los adolescentes en casa deben tener una tarea que cumplir que les suponga esfuerzo
  • Desarrollar con búsqueda de perfección aficiones
  • Fomentar el esfuerzo y sepultar la blandenguería
  • Animar a que resuelvan sus problemas por ellos mismos
  • Animar a que teniendo sed vacíen en vaso de agua antes de beber
  • Saber esperar un minuto de pie a la vuelta de una excursión cansada
  • Aun teniendo hambre saber esperar a que todos los familiares estén sentados a la mesa antes de empezar a comer

La voluntad no se compra ni se fabrica en bloque, hay que irla fortaleciendo poco a poco, negando el quiero y el abrazando el debo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.