Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Reforzar los lazos afectivos

Para saber más

El amor dentro de la familia se trabaja, no surge espontáneamente como las malas hierbas, se cultiva como las rosas o los tomates.

El amor dentro de la familia crea lazos afectivos entre los miembros si se comienzan a trenzar desde la cuna. No se puede esperar a que el niño tenga 7 años o 15.

Desde el embarazo ya se crea un vínculo entre madre e hijo, pero para que sea un vínculo afectivo y efectivo, duradero y activo hay que alimentarlo, protegerlo, reforzarlo, mantenerlo al día. El padre debe esperar al momento del parto. Los hermanos tienen que esperar a que el recién nacido llegue al hogar.

Pero no hay vacaciones, ni fines de semana en la educación sentimental. Todos los días hay que amasar el amor con esmero y con acciones.

¿Qué acciones? Las que vinculan, por ejemplo abrazar, jugar, comer. Pero ver la televisión juntos si después no se habla del programa visto, no une, puede separar a los miembros de una familia por más que estén apiñados en el sofá. Porque cada persona siente distinto al ver actuar a cada personaje de una serie. Y de lo que se trata en el amor familiar es de compartir sentimientos.

¿Qué actividades pueden realizar conjuntamente padres e hijos para reforzar los lazos afectivos?

Por ejemplo:

  • Abrazar. Cada niño necesita diariamente su dosis de amor efusivo, la recomendación mínima es al menos un gran abrazo al día por parte de madre y padre.
  • Escuchar activamente, mirando a los ojos, en silencio, con tiempo propio.
  • Hablar con el corazón. Cuando tenga por vez primera a su bebé en brazos, dígale lo que siente y prométale hablarle siempre con el corazón.
  • Comer juntos. Al menos una vez al día, no se salte la comida con sus hijos, es un placer y una ocasión únicos. Procure reunir entorno a la mesa a todos los miembros de la familia siempre que pueda.
  • Reírse juntos.  La risa es contagiosa, es benéfica física y psicológicamente. Es libre, barata y rentable.
  • Jugar. Aprenda a sentarse en el suelo a jugar con su hijo antes de que él gatee. 
  • Pasear de la mano.  Y al pasear hable con su hijo, enséñele el nombre de los árboles, de animales, de los coches.
  • Hacer deporte juntos.  Ya sea ir de excursión al monte, ir en bicicleta, jugar a la pelota…practique el deporte con deportividad, sin enfadarse, sabiendo que perder es la única forma de aprender a ganar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.