Menú Desde 1996 información y formación gratuitas para familias con hijos con problemas

Superdotados

Para saber más

Definición de superdotados

La Organización Mundial de la Salud considera superdotada a aquella persona con un coeficiente intelectual por encima de los 130 puntos. Un niño se considera superdotado si tiene no solamente una capacidad intelectual superior a la media en aproximadamente un 30-40% (su cociente intelectual debe superar los 135-150 puntos, cuando la media es 100 pero es difícil medir la inteligencia en los niños), debe tener también una buena motivación personal; un compromiso con la tarea que realiza y debe tener una elevada creatividad. Normalmente su detección se realiza en primaria, a partir de los cinco o seis años y en muchas ocasiones se detecta por ser un niño problemático en su conducta y/o en el manejo de sus emociones.

Los niños superdotados forman un grupo muy heterogéneo, considerando su nivel de inteligencia, ésta abarca desde un CI de 130 aproximadamente a más de 200, si bien el 85% de los niños superdotados intelectualmente tienen un CI de 130 a 145. Por encima de 170 sólo hay uno de cada 170.000 niños.

Según algunos expertos al alumno superdotado se le debe definir conforme a 3 criterios:

Criterio A

  • Un funcionamiento intelectual significativamente superior a la media. La capacidad intelectual general se define con el cociente de inteligencia (CI o equivalente de CI) obtenido por la evaluación de uno o más tests de inteligencia normalizados, efectuados individualmente.

Criterio B

Comportamiento asociado a:

  • Una mayor madurez en los Procesos de Información (Memoria Visual y Percepción Visual)
  • Un desarrollo de la Capacidad Metacognitiva precoz (aproximadamente desde los 6 años)
  • Una gran capacidad innovadora en la Resolución de Problemas
  • Creatividad
  • Motivación Intrínseca para el Aprendizaje
  • Precocidad
  • y Talento.

Criterio C

  • La superdotación intelectual debe manifestarse durante la etapa de desarrollo, implica que se manifiesta desde la concepción hasta los 18 años.

Alrededor del 2% de la población presenta estas características.

Entrevista en el programa de la Cadena SER Hablar por Hablar

El genio no nace, se hace

“Los genios se hacen, no nacen”, este fue el lema de Laszlo Polgár, padre de 3 hijas a las que junto a su mujer educó en su casa de Budapest (Hungría).

Judit aprendió a jugar ajedrez gracias a su padre, Laszlo Polgár, quien organizó para sus hijas un programa educativo en donde el ajedrez se encontraba presente en un lugar preferencial. La hermana mayor, Zsuzsa Polgár, también es Gran Maestro Internacional y la segunda, Sofia, es Maestro Internacional. El padre insistió en que las hijas no participaran en torneos femeninos, sino sólo en los absolutos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Judit_Polg%C3%A1r

¿Qué deben hacer los padres?

Usted sospecha que su hijo de 2 años es superdotado. Pues antes de someter al niño a ningún test, usted como padre puede hacer mucho por su inteligencia. Porque son los padres los que cuentan con la mayor información sobre sus hijos, por ello son una pieza clave en el proceso de identificación. Muchos padres reaccionan, si no con miedo, sí con temor ante la posibilidad de que su hijo sea superdotado. Temen que al ser la capacidad de su hijo superior a la de ellos, no sepan como educarles ni como reaccionar frente a un niño con estas características. Por supuesto, es por ello por que los padres de niños superdotados o con talento necesitan siempre orientación profesional. Sin embargo, siguen siendo sus padres los mayores responsables de que ese cerebro superdotado se desarrolle en una inteligencia superior y hay una cosa que ni psicólogos, ni pedagogos, ni ningún experto en la materia pueda suplantar, el apoyo emocional que todo niño necesita de sus padres y el papel primordial que estos deben ejercer en la educación de sus hijos.

Muchos niños superdotados se sienten raros y es función de los padres hacerles valorar las diferencias individuales como un regalo. Enseñarles que otros niños gozan de asombrosas habilidades para hacer yudo o para pintar y que ellos cuentan con el maravilloso don de tener unas capacidades intelectuales superiores a la media. Hacerles ver lo especial de ser especial.

Es importante que los padres se comporten con su hijo superdotado igual que lo hacen con los otros hijos. Evitando, por un lado, que al niño con capacidades superiores no “se le suba a la cabeza” o que se sienta diferente y , por el otro, que no aparezcan sentimientos de inferioridad o inseguridad en los demás hijos. En casa todos los hijos deben ser iguales, pese a que cual se le debe brindar la oportunidad de acceder a aquellas actividades que más potencien sus habilidades.

Debido a la inusual curiosidad intelectual que profesan los niños superdotados están expuestos a todo tipo de información que muchas veces puede desorientar o desestabilizar su equilibrio emocional. Por supuesto, son capaces de procesar intelectualmente cualquier información incluyendo la relacionada con la muerte, los accidentes, o los desastres naturales, sin embargo, no son capaces de procesar esta información o experiencias emocionalmente. En estos casos, los padres deben estar cerca, consolándole, tranquilizándole y utilizando el diálogo como medio para que comprendan y asimilen emocionalmente este tipo de sucesos.

  • Deje que su hijo/a superdotado sepa que usted valora el logro escolar
  • Ayude a su hijo/a superdotado a desarrollar bien sus destrezas de lenguaje
  • Los padres que crean un fuerte lazo familiar en el hogar ayudan a sus hijos superdotados a desarrollar una imagen positiva de ellos mismos
  • Ayude a su hijo/a superdotado a entender que su futuro puede ser brillante con preparación y trabajo
  • Los padres deberían participar en las actividades escolares y extracurriculares de sus hijos superdotados. Siempre alentar el “lazo social” entre la escuela y la familia ayudará a su hijo/a a crecer con confianza y aprecio en sí mismo/a

Kim Ung-yong (1963) es un Ingeniero de Caminos Coreano que fue niño prodigio. Kim fue mencionado en el Guinness Book of World Records bajo el epígrafe “El mas alto Coeficiente Intelectual” con una puntuación de 210. Pero la casa editorial Guinness retiró esta categoría en 1990 tras concluir que los test de inteligencia no eran lo suficientemente fiables como para merecer insertarse en el libro. Hoy Kim Ung-yong tiene 51 años y sigue siendo un prodigio como profesor en la Universidad Tecnológica de California.

Algunos tests de inteligencia para niños.

Se ha abierto una gran polémica en torno a los test de inteligencia. ¿Cómo saber realmente que los test evalúan lo que dicen evaluar?. Uno de los mayores interrogantes se refiere al hecho de que los test de C.I. pueden estar influenciados por el aprendizaje previo y la preparación escolar. los niños que poseen entornos culturales diferentes pueden carecer de las experiencias de aquellos en los que se basaron las normas, para la elaboración de las pruebas. La sospecha de que los test puedan no ser justos ha hecho que se apliquen menos.

Los tests más empleados para niños son:

  • Stanford-Binet, que es una prueba clásica que pone el acento en la capacidad verbal y en el aprendizaje previo.
  • Weschler, escala de inteligencia para alumnos de preescolar y escuela primaria, la versión escolar de esta prueba contiene escalas verbales y de realización.
  • Mc Carthy, es muy similar a la de Weschler, pero además incluye test de desarrollo motriz (arrojar un objeto, saltar sobre un pie…) y una sección para medir la memoria.
  • ABC, ofrece un perfil para diagnosticar el estilo de aprendizaje en vez del Cociente intelectual. Es el primer test de inteligencia individual que se creó, fue ideado para evaluar “la capacidad de razonar” y está basado en teorías que establecen distintos estilos de aprendizaje en el hemisferio derecho y en el izquierdo: estilo simultáneo y sucesivo.
  • Bayley, el test para niños pequeños más empleado. Consta de 163 temas para infantes de 2 a 30 meses y verifica la capacidad visual, auditiva y táctil, la comprensión y el empleo del lenguaje, la memoria (por ejemplo, donde están ocultos los juguetes), la percepción y la interacción con imitación de adultos.
  • El test de detección de superdotados que nos ocupa, está basado en dos de las más antiguas técnicas de detección del bien dotado, a saber, la precocidad y la observación.
    • La precocidad con la que ciertos niños manifiestan un comportamiento que es característica general de sujetos de mayor edad, fue lo primero que llamó la atención en los superdotados, y la causa, en definitiva, de que se les denominase “dotados”. Ciertamente los niños bien dotados son generalmente precoces, pero esto no significa necesariamente que a la inversa sea también cierto. La precocidad puede ser el indicador de una superioridad natural, pero puede ser también el resultado de un forzamiento, por estimulación excesiva del medio. Por otra parte, algunos sujetos, no manifiestan su superioridad real si no a partir de una cierta edad. Y finalmente, hay también casos de precocidad unilateral, donde se constata, por ejemplo, un desequilibrio entre el desarrollo mental por una parte, y el psíquico o social por otra. Además, si bien es cierto que gran parte de estos niños precoces mantienen su superioridad en edades posteriores, otros, por el contrario, terminan por aproximarse a la media (R. De Craecker, “Les enfants intellectuellement donés”, París, Press Universitaires de France, 1951). Puesto que nuestro Test Cuestionario está basado fundamentalmente en la precocidad (como veremos en su posterior descripción), las críticas aquí apuntadas a este enfoque, han de aplicarse con dureza a dicho instrumento.
    • La observación como técnica de identificación del bien dotado, suele entenderse como observación del pedagogo que se ocupa del sujeto en cuestión. Es, en efecto, una de las más antiguas técnicas para la detección del niño. Ya en el trabajo de Terman de 1921, se pedía a los docentes que indicaran cuáles eran los tres alumnos más inteligentes de cada clase (Andreani, O y Oriio, S.”Las raíces psicológicas del talento”. Buenos Aires, Kapelusz, 1978). Esta segunda técnica, pilar de nuestro instrumento objeto de estudio, no está exenta tampoco de críticas, pero cedemos su exposición a un apartado posterior. Como ya indicábamos, recientemente se han creado gran variedad de instrumentos concebidos específicamente para identificar superdotados. Para una revisión de este tema, que escapa a los límites de este epígrafe, consúltese el capítulo 15 “Tests para sujetos muy dotados” en “Los test psicológicos” por Adgar Austey, Madrid, Marova, 1976. Véase también el capítulo “Otras técnicas del estudio del niño superdotado” en “El niño sobredotado en la escuela común” por M. Scheifele, Buenos Aires, Paidos, 1964.

Cuestionario para intuir si su hijo es superdotado.

Si cree que la inteligencia de su hijo, después de todo lo explicado anteriormente, sobrepasa la media, rellene este cuestionario, ideado por el Doctor David Weeks, que recoge una amplia gama de características, líneas de conducta, preferencias y actitudes. Recuerde que es un aproximación al conocimiento de si su hijo es superdotado porque el diagnóstico solamente un experto y después de varios test hechos individualmente a su hijo, podrá ofrecerlo.

Conteste a todas las preguntas.

Puntuación:
0, nunca / no es el caso.
3, a veces / en cierto modo.
6, siempre /es el vivo retrato.

  • Mi hijo es hiperactivo, pero no padece un exceso de actividad gratuita.
  • Mi hijo comprende ideas difíciles para los niños de su edad.
  • Mi hijo quiere profundizar en el conocimiento del mundo que le rodea.
  • Es evidente que mi hijo disfruta soñando despierto. A mi hijo le gusta ser diferente.
  • Mi hijo cree que la gente debería preocuparse más por la gente.
  • Mi hijo no se muestra cohibido, sino abierto con los adultos; en realidad creo que los prefiere a los niños. Se relaciona con gente de más edad que él.
  • Mi hijo es locuaz.
  • Cuando se le prohíbe una cosa en especial, mi hijo porfía en hacerla.
  • Las capacidades de mi hijo podrían despertar la envidia de los demás niños.
  • Mi hijo muestra una fuerte inclinación por las actividades académicas.
  • Mi hijo está ansioso por aprender más cosas.
  • A mi hijo le gusta resolver rompecabezas difíciles para otros niños.
  • Mi hijo usa un vocabulario nada frecuente para su edad.
  • A mi hijo no le molesta en absoluto quedarse solo.
  • A mi hijo le gusta aprender sobre hombres y mujeres célebres por sus ideas en temas diversos.
  • Mi hijo siente una curiosidad insaciable.
  • Diría que mi hijo piensa con independencia.
  • Mi hijo es más sensible que la mayoría al mundo que le rodea.
  • Mi hijo hace mucho más de lo que se espera de él.
  • Mi hijo no parece sentir ansiedad ni pequeños temores.
  • Mi hijo ya es capaz de expresar con libertad opiniones impopulares.
  • Mi hijo no lo pasa bien en la escuela en ciertos aspectos.
  • A mi hijo le encanta desmontar las cosas para ver cómo funcionan.
  • Mi hijo comenzó a dibujar y leer muy pronto y todavía disfruta de esas actividades.
  • Creo que mi hijo utiliza su soledad de forma constructiva.
  • Mi hijo parece captar ideas abstractas desde muy temprana edad. Da la impresión de que mi hijo “las caza al vuelo”.
  • Mi hijo me cuenta sus sueños sin titubeos.
  • Mi hijo pasa largos ratos estudiando sin que nadie se lo diga.

Sume. Una puntuación por encima 118 indica buena dotación y creatividad.

Documental realizado por Las Provincias sobre los problemas de los padres con un hijo superdotado y cómo superarlos (7 min.)

La española más inteligente

Marta Eugenia Rodríguez de la Torre es la mujer mas inteligente de España con un coeficiente 218. http://www.youtube.com/watch?v=ojfQD45n7qw Tiene 26 títulos Universitarios, y es la creadora de Sapientec  un Método Científico de Aprendizaje cuyo objeto es impartir técnicas y tácticas para que las personas capten, asimilen y comuniquen información sin dificultades.  http://www.sapientec.com/index.php?language=es

En Madrid
C/ Guzmán el Bueno 9, 5º Dcha. Ext.
28015 Madrid
Telf.: 91 543 18 45 / 91 445 19 44
Móvil: 670 32 84 42

Y de Babysapien un método polisensorial que utiliza la vista, oído, tacto y olfato como puertas de acceso al cerebro. Fortalece todas las funciones mentales que intervienen en el aprendizaje (captar-procesar-comunicar) y en la psicomotricidad.

c/Ferraz 61, Bajo derecha
28008 MADRID
915440512 / 914451944/ 680177099

Tambien es autora del libro: “Babygenio: estimulación temprana de la inteligencia”, editorial Laberinto

Distintos términos en torno a la superdotación

Distintas definiciones y acercamiento al tema de la superdotación según la Tesis doctoral de María Peñas Fernández titulada Características socioemocionales de las personas adolescentes superdotadas. Ajuste psicológico y negación de la superdotación en el concepto de sí mismas.

“Empero, según afirma Benito (1994a), en el Congreso Mundial de Toronto se concluyó que la falta de consenso en las definiciones sobre superdotación es uno de los desencadenantes de la ausencia de sensibilidad social y de la aparición de creencias erróneas de gran trascendencia social, como aquellas que defienden que la atención a los superdotados favorece el elitismo.

Un claro ejemplo de esta situación lo encontramos en el panorama español, donde advertimos un uso indistinto de múltiples términos. Así, entre las acepciones más empleadas se hallan las de “sobredotado”, “superdotado”, “bien dotado” y “sujeto de altas capacidades”. Al mismo tiempo, emergen otros conceptos que contribuyen aún más a favorecer esta confusión terminológica, añadiendo nuevos matices a los anteriores; entre ellos destacan: “brillante”, “precoz”, “genio”, “prodigio”, “talentoso”, “creativo”, “excepcional”, “sabio”, etc.

Según afirman algunos estudiosos (Hume, 2000; Pérez y Domínguez, 2000), la confusión conceptual hunde sus raíces en la incorrección a la hora de traducir el término inglés “gifted” a nuestra lengua. Así, gifted proviene de gift, que significa “regalo o dote”, siendo la traducción más apropiada del término gifted la de “dotado”, y no superdotado, traducción que, sin embargo, hemos adoptado en nuestra lengua.

En este sentido, podemos afirmar que el uso más divulgativo es el del término “superdotado”, usándose apenas el término “sobredotado”. Desde nuestra perspectiva consideramos que, muy probablemente, en el saber popular se encuentran asociaciones, connotaciones y prejuicios como los mencionados anteriormente que se han asumido de forma casi inconsciente.

Del mismo modo, también en la literatura inglesa se aprecia una gran proliferación de términos relacionados con el fenómeno de la superdotación. Entre ellos son utilizados frecuentemente los siguientes: gifted, talented, bright, high ability student, exceptional children o children with exceptional abilities, high intelligence children, genius, highly gifted, extremely gifted, etc.

Talentoso

Según el Diccionario de la Real Academia Española (2001), el término “talento” procede del latín talentum y, entre las acepciones relacionadas con el tema que nos ocupa, encontramos:

“Inteligencia (capacidad de entender); aptitud (capacidad para el desempeño o ejercicio de una profesión); persona inteligente o apta para determinada ocupación” (p. 2.126).

Y, más concretamente, la expresión de talentoso significaría:
“Que tiene talento, ingenio, capacidad y entendimiento” (p. 2.126).

En la literatura especializada sobre el tema generalmente se admite que una persona talentosa o con talento sería aquélla que muestra una aptitud muy destacada en una o varias materias y, por tanto, tiene la capacidad de mostrar un rendimiento muy superior en ellas. Como afirma Acereda (2000):

“Una primera diferencia con respecto al superdotado estaría en que, mientras que el superdotado dispone de una estructura cognitiva y de unas capacidades de procesamiento de la información adaptables a cualquier contenido, el talentoso presenta una combinación de elementos cognitivos que le hacen especialmente apto para una determinada temática” (p. 36).

Del mismo modo, Reyero y Tourón (2003) sostienen que, a partir de los años setenta y a lo largo del siglo XX, se produce el cambio paradigmático de la superdotación al talento.

Parece que el concepto de “talento” goza actualmente de mayor difusión y está siendo objeto de más investigación y estudio, lo que está fuertemente relacionado con la propia evolución que han sufrido las teorías de la inteligencia, pues, como apunta Jiménez (2002), “el concepto de superdotación ha evolucionado estrechamente ligado al concepto de inteligencia” (p. 226).

Pero como el talento se plasma en un área concreta del saber o del conocimiento humano, para la descripción de estos talentos nos serviremos de una de las teorías de la inteligencia que gozan de mayor reconocimiento actualmente, la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner (1983, 1993a, 1993b).

En teoría Gardner (1983) defiende la existencia de siete tipos distintos de inteligencias: espacial, lógico-matemática, lingüística, musical, cinestésico-corporal, intrapersonal e interpersonal. Esta teoría amplía el abanico de inteligencias descritas hasta la fecha y, además, supone un cambio de paradigma, pues defiende que la inteligencia académica, que hasta entonces era el único tipo de inteligencia considerado, puede ser poco importante para el desarrollo de muchas capacidades. Además, esta nueva concepción de la inteligencia implica la consideración de los distintos tipos de inteligencias como metahabilidades que pueden ser desarrolladas, al tiempo que explica la inteligencia desde un modelo estructural, funcional, dinámico y adaptativo. Según apunta el propio autor, podemos distinguir los siguientes talentos en relación con los siete tipos de inteligencia anteriormente mencionados (ver figura 1.1).

Precoz

Tal y como registra la Real Academia de la Lengua Española (2001), la palabra “precoz” proviene del latín praecox, praecocis, y se designa con tal atributo a toda aquella persona

“Que en corta edad muestra cualidades morales o físicas que de ordinario son más tardías, y por antonom., en lo referente al talento, agudeza, valor de ánimo u otra prenda estimable” (p. 1.819).

Según los expertos en Psicología Evolutiva, estamos ante un niño precoz cuando éste ha manifestado un desarrollo mayor de lo esperado en un determinado dominio desde el punto de vista evolutivo, dada su edad cronológica. Mas no todos los superdotados son precoces, y no todos los niños precoces son superdotados. En este sentido, se ha encontrado en los niños superdotados tanto un desarrollo precoz, como normal e incluso tardío (Benito, 1994a; Tannebaum, 1997).

  • Talento verbal
    Las personas con este talento manifiestan una excepcional capacidad en el desarrollo de las destrezas y recursos implicados tanto en el lenguaje oral como en el escrito y poseen una alta inteligencia lingüística. Sienten un gran interés por actividades como la lectura, la escritura, el aprendizaje de otras lenguas, la poesía y el debate. Entre las personas que sobresalen por su elevado talento verbal podemos encontrar figuras pertenecientes al mundo de la narrativa, la poesía, el periodismo y la política.
  • Talento matemático
    Estas personas se caracterizan por su gran capacidad para el cálculo, la resolución de problemas y el desarrollo de operaciones matemáticas complejas, y tienen una buena inteligencia lógicomatemática. Sus intereses se encuentran relacionados con el manejo de los números, la generación y resolución de problemas lógicos, el establecimiento y confirmación de hipótesis y, por último, la diversión con juegos lógicomatemáticos. Entre aquellos que destacan por su talento matemático se encuentran los ingenieros, matemáticos, informáticos y científicos.
  • Talento artístico
    Los individuos con elevado talento artístico poseen una buena capacidad de observación, muestran un óptimo desarrollo de las habilidades visoespaciales y poseen gran orientación espacial. No encuentran dificultad para descifrar mapas, gráficos y diagramas y suelen caracterizarse por mostrar enfoques poco convencionales para discurrir sobre los fenómenos y problemas, de forma que podría decirse que consideran las cosas desde otra perspectiva. En última instancia, sienten gran interés por dibujar, esculpir o reproducir objetos, por lo que es frecuente encontrar en este campo a escultores, arquitectos, fotógrafos y críticos de arte.
  • Talento psicomotor
    Estas personas tienen una buena inteligencia de tipo cinético-corporal y por ello suelen poseer una buena coordinación psicomotriz gruesa y fina. En las tareas de trabajo físico se observa en estos sujetos destreza, ritmo, equilibrio y dominio. Podemos encontrar entre los talentos psicomotores a figuras que pertenecen al ámbito del arte, la danza y el deporte, razón fundamental por la que entre ellos destacan actores, atletas y bailarines.
  • Talento musical
    Las personas con talento musical se caracterizan por tener una elevada inteligencia musical; ésta se relaciona con poseer un buen ritmo, tono y timbre, así como una sensibilidad muy desarrollada para la comprensión del significado y sentido de las piezas musicales. Sus intereses son muy afines con coleccionar música, tocar instrumentos musicales, cantar y componer piezas musicales. Entre los integrantes de este campo del talento encontramos fundamentalmente a músicos, cantantes y compositores.
  • Talento social
    Las personas que gozan de un buen talento social tendrían una buena combinación de inteligencia intrapersonal e interpersonal. Así, podríamos definirlas como personas muy introspectivas, con una elevada consciencia emocional y con capacidad de expresar emocionalmente aquello que sienten y experimentan a través de la comunicación tanto verbal como no verbal. Pueden mostrar elevadas dotes de empatía, liderazgo y facilidad para relacionarse socialmente. Profesiones relacionadas con los dominios intrapersonal e interpersonal de la inteligencia serían, entre otras, las de psicólogo, pedagogo, profesor, trabajador social y político.
  • Talento científico
    El talento científico está presente en sujetos que sienten un gran interés por conocer el mundo y el entorno que les rodea. Suelen disfrutar en la generación y refutación o aceptación de hipótesis sobre la naturaleza de las cosas. Tienen una elevada inteligencia naturalista vinculada a la capacidad de observación del medio y del reconocimiento y clasificación de plantas y animales. En general, sus intereses se centran en el medio ambiente y, por tanto, disfrutan de actividades realizadas al aire libre.

No obstante, según los estudiosos, la mayoría de los superdotados muestran precocidad en el área psicomotora y del lenguaje (Benito, 1994a; Landau, 2003). La precocidad sería en muchos casos la antesala de la superdotación. Ésta es una razón por la que la precocidad es también un criterio diagnóstico que hay que considerar en la identificación de los niños superdotados.

Sin embargo, en el caso de los niños precoces se hace necesario el concurso de otras características para que aparezca la superdotación. Es decir, no basta con la manifestación incipiente de una precocidad para suponer que posteriormente esto se traducirá en superdotación. De hecho, muchos niños precoces, con el paso del tiempo, acaban mostrando un desarrollo homogéneo con respecto a su grupo de edad, desapareciendo entonces su precocidad. Por ello, resulta especialmente desaconsejable conjeturar diagnósticos tempranos y arriesgados sobre la base del silogismo “si precocidad, entonces superdotación”, pues cuando desaparece tal precocidad el niño puede sufrir importantes consecuencias emocionales fruto de la influencia de las expectativas generadas tanto por su entorno como por él mismo sobre su supuesta capacidad excepcional.

Asimismo, junto a la problemática de la precocidad encontramos un comprometido asunto: la polémica sobrestimulación ambiental. En ocasiones, no se encuentra claramente delimitada la diferencia entre precocidad natural y sobrestimulación ambiental por parte del entorno más inmediato del niño. Así, cuando un niño crece en un entorno sociocultural lleno de oportunidades, en el que además existe por parte de la familia la intención de favorecer el avance y progreso en el desarrollo temprano de sus capacidades, podemos encontrar dificultad a la hora de concluir si es un niño precoz a causa de su propio desarrollo temprano o si más bien se debe a la influencia del entorno familiar y cultural.

Prodigio

En el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española (2001) aparece que el término “prodigio” procede del latín prodigium y viene a significar:

“Suceso extraño que excede de los límites regulares de la naturaleza; cosa rara, especial o primorosa en su línea; milagro (hecho de origen divino); persona que posee una cualidad en grado extraordinario” (p. 1.839).

Asimismo, por “prodigioso” (que proviene del latín prodigiosus) hemos encontrado en esta misma fuente:

“Maravilloso, extraordinario, que encierra en sí mismo prodigio; excelente, primoroso, exquisito” (p. 1.839).

En el ámbito de estudio de la superdotación, se acepta que el término “prodigio” estaría reservado para aquellos individuos que muestran un desempeño o rendimiento excepcional para su edad en un área específica (arte, música, física, literatura, etc.). Tal vez convenga hacer una aclaración entre niño precoz y prodigio, dado que, conceptualmente, ambos términos pueden guardar algunas similitudes y pueden llevar a confusión.

El niño precoz muestra un desarrollo más temprano de alguno de los aprendizajes y logros relacionados con los diversos estadios evolutivos (desarrollo del habla, establecimiento de la marcha, inicio de la lectura, etc.). Por el contrario, el prodigio equipara y, en muchas ocasiones, supera el desempeño propio de la edad adulta en un dominio específico del conocimiento humano. La clave, en este caso, se encuentra en el desempeño excepcional, que difiere significativamente de un rendimiento tan sólo superior.

También podría abordarse en este apartado la diferencia entre talentoso y prodigio, pues, aún cuando son conceptos distintos, están relacionados, y el establecimiento de un límite claramente diferenciado no resulta fácil. De este modo, tal y como mencionamos con anterioridad, cuando estamos ante una persona talentosa hacemos referencia a la presencia de una aptitud muy destacada en una o más materias donde muestra un rendimiento superior. Sin embargo, el prodigio es aquel que presenta un desempeño excepcional dada su edad cronológica en un área o materia. Es decir, el prodigio no sólo realiza un desempeño extraordinario, sino que, además, lo hace a una edad en la que evolutivamente no es lo esperado, lo que no sucedería con la persona únicamente talentosa.

Genio

Según la Real Academia Española (2001), “genio” (cuya raíz es genius), en sus acepciones más afines al ámbito de estudio de la superdotación, significa:

“Capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables; persona dotada de esta facultad. Calderón es un genio.; índole o condición peculiar de algunas cosas. El genio de la lengua.” (p. 1.130).

Según los expertos en el tema, las destacadas personalidades a las que se les ha otorgado el atributo de genio han sido aquellas que se han caracterizado por poseer una elevada capacidad intelectual y de producción creativa. En este sentido, se hace necesario, para considerar a una persona como genio, que haya tenido lugar la creación de lo que se denomina una obra genial. El valor de su obra y, por tanto, la consideración de si ésta es realmente creativa, van a depender del contexto sociocultural en el que el genio se halle inmerso.

No obstante, el genio ha sido considerado, por un lado, desde una perspectiva puramente psicométrica, de elevadísima inteligencia y, por otro, desde un enfoque más vinculado al desarrollo de productos creativos (Cajide y Porto, 2003).

El porcentaje de aparición de un genio en la población normal es mucho más escaso que el de manifestación de los superdotados. Como apuntan los investigadores, es necesaria la coalescencia de muchos factores para que tenga lugar la aparición de un genio. Así, en una de las obras de Benito (1994a) aparece esta cuestión cuando la autora se plantea la pregunta de si es posible crear un genio. En su argumentación al respecto, apunta lo siguiente:

“Para que surja un genio deben darse una serie de circunstancias determinadas a nivel sociocultural, a nivel de inteligencia y de creatividad, y unas características motivacionales, temperamentales y de personalidad determinada, factores que en su interacción, son muy difíciles por no decir imposibles de manejar” (Benito, 1994a, p. 82).

Ejemplos representativos de la genialidad los encontramos en la vida y obra de personalidades como las de Einstein o Leonardo Da Vinci. Una interesante obra que aborda el tema de la genialidad es la de Gardner, bajo el título Mentes Extraordinarias (1999). En ella el autor nos presenta una tipología de cuatro grandes tipos de mentes extraordinarias, sirviéndose para ello de cuatro relevantes y conocidas figuras: el maestro (Mozart), distinguido por su extraordinaria capacidad para el aprendizaje y desarrollo de un rendimiento superior en el campo seleccionado, siendo, además, autodidacta; el creador (Freud), aquél capaz de anticiparse a su tiempo y desarrollar teorías o marcos teóricos novedosos que suponen nuevas consideraciones de los fenómenos estudiados que rompen con los paradigmas tradicionales; el introspectivo (Woolf), destacado por su capacidad de reflexión y análisis sobre su propia experiencia y vivencia, usando éstas como fuente de conocimiento del ser humano; y el influenciador (Gandhi), capaz de movilizar, conducir e influenciar a otras personas hacia una nueva consideración del mundo, del hombre y de la vida.

Superdotado

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (2001) nos define el término “superdotado” como:

“Que posee cualidades que exceden de lo normal. Se usa especialmente refiriéndose a las condiciones intelectuales” (p. 2.109).

Como puede apreciarse, la significación que se le atribuye al término superdotado en nuestra lengua es vaga y poco concreta, pues no precisa en qué medida han de exceder de lo normal o qué cualidades son aquellas susceptibles de manifestar superdotación. De este modo, esta definición bien valdría para aludir a un sujeto con talento, tal y como se presentaba el concepto en el apartado anterior. Así, lejos de ayudar a clarificar y exponer la realidad de las personas superdotadas, contribuye a favorecer su indefinición y desconocimiento desde el seno social.

“Aquel sujeto con capacidad intelectual superior a la media (a nivel psicométrico por encima de 130) observándose diferencias cognitivas tanto a nivel cuantitativo como cualitativo, mayor madurez en los procesamientos de la información (percepción y memoria visual), desarrollo de la capacidad metacognitiva a edad temprana (aproximadamente los 6 años) e insight en la resolución de problemas, elevadas dotes creativas, motivación intrínseca por el aprendizaje, precocidad y talento”. (Benito, Y., 1999, p.152).

Una de las cuestiones frecuentes en la mayoría de las disquisiciones sobre la identificación y diagnóstico de personas superdotadas tiene que ver con el porcentaje que existe en la población. Según Benito, en término estadísticos, un 3% de la población puede ser considerado superdotado, aunque para algunos estudiosos este porcentaje asciende hasta un 15%, mientras que para otros sólo llega al 1%. De esta afirmación se deriva el hecho de que el diagnóstico de superdotación va a estar enormemente influenciado por el hecho de dónde situemos el punto de corte cuantitativamente hablando. Hay grandes diferencias e implicaciones poblacionales y, en consecuencia, psicopedagógicas, entre considerar el porcentaje de superdotados en un 15%, o por el contrario, situarlo en un conservador 1%.

No obstante, actualmente los investigadores de este ámbito trascienden los criterios psicométricos de la inteligencia para definir la Superdotación desde una visión más pluridimensional del concepto. Así, en las definiciones más multidimensionales del término “superdotado” se contemplan aspectos evolutivos, psicométricos, creativos, comportamentales, sociales y afectivos, como se tendrá oportunidad de exponer en el apartado sobre los Modelos de estudio de la superdotación. Esta consideración más holista del fenómeno supone un abordaje más completo y profundo de la realidad de la persona superdotada y permite un mayor acierto en el diagnóstico e identificación de los niños de altas capacidades.

Sternberg (1997a) afirma que durante la mayor parte del pasado siglo la Superdotación ha sido definida desde un constructo unidimensional, donde el principal índice de medida ha sido el IQ o Cociente Intelectual, considerándose por tanto como rasgo distintivo de la superdotación tan sólo su aspecto psicométrico y cognitivo. Así, se ha incurrido y se puede seguir incurriendo en el error conceptual de equiparar superdotación a inteligencia. Esto constituye una incorrección terminológica, pues la amplitud del constructo de Superdotación no puede ni debe limitarse tan sólo a uno de sus elementos constituyentes. Así, sabemos que actualmente se acepta por parte de la comunidad científica la necesidad de realizar diagnósticos multidimensionales para acercarnos a una medida más válida y fiable. La perspectiva pluridimensional de la Superdotación será analizada desde los Modelos de Estudio de la Superdotación que presentamos en el siguiente apartado de este capítulo.

Características

Las características observables en un niño superdotado son múltiples; ninguna de ellas, en sí misma, es suficiente para hablar de superdotación. Es necesaria una interacción entre rasgos como los siguientes:

  • Comprenden y recuerdan fácilmente lo que aprenden.
  • Recuerdan fácilmente los detalles.
  • Poseen un vocabulario amplio, avanzado y rico.
  • Comprenden con rapidez las relaciones y las ideas abstractas.
  • Gozan resolviendo problemas.
  • Tienen gran capacidad de concentración.
  • Les gusta trabajar de forma independiente.
  • Son grandes lectores.
  • Rechazan la repetición y la rutina.
  • Se deleitan con los retos y los desafíos.
  • Tienen unas elevadas expectativas hacia sí mismos y hacia los demás.
  • Tiene gran capacidad de liderazgo.
  • Poseen un elevado sentido de la justicia.
  • Aprenden muy rápido y tienen una excelente memoria para lo que les interesa.
  • Suelen empezar a leer muy pronto y con poca -o ninguna- ayuda. Les gusta consultar libros de referencia, como diccionarios y enciclopedias.
  • Son muy curiosos y hacen preguntas constantemente.
  • Aunque tienen muchos intereses y muy variados, hay o uno o dos temas a los que dedican la mayor parte de su tiempo.
  • Son muy independientes.
  • Quieren saber el porqué de las situaciones, especialmente de las no deseadas.
  • No les gusta someterse a la autoridad, pueden ser inconformistas y muy desobedientes.
  • Pueden sobresalir en una o más asignaturas, y generalmente rinden muy bien en la escuela si están debidamente motivados.
  • Algunos son muy creativos (aunque es de notar que la creatividad no necesariamente va unida a la superdotación intelectual).

Los alumnos con sobredotación intelectual pueden manifestar incapacidades en diferentes áreas, como por ejemplo padecer dislexias, como Edisson o sufrir el trastorno de Gilles de la Tourette como Mozart.

Otros genios actuales son:

  • Christopher Hirata, el ganador más joven en conseguir una medalla de oro en la Olimpiada Internacional de Física en 1996 cuando tenía 13 años.
  • Terence Tao, es un australiano que tiene un coeficiente de 230 y con 24 años fue Profesor Titular de matemáticas en la Universidad California Los Angeles (UCLA)

Inconvenientes

En algunos casos, la superdotación puede presentar desventajas:

  • Los niños superdotados generalmente tienen mejores notas académicas que la media, pero hasta un 50% de ellos fracasa escolarmente porque se aburren.
  • Muchas personas superdotadas son introvertidas.
  • Algunas personas superdotadas intelectualmente son infradotadas socialmente (ver síndrome de Asperger).
  • Los superdotados parecen tener más propensión a las alergias y a la miopía.
  • El 48% de los niños de alta capacidad de Madrid tienen notas normales e incluso suspensos en secundaria.
  • El fracaso escolar ronda el 17%.
  • Cuando un niño superdotado no está siendo convenientemente estimulado intelectualmente pueden aparecer problemas de comportamiento como respuesta a la frustración que está experimentando. Estos problemas pueden ser bien de índole agresiva (el niño da muestras de violencia, tanto verbal como física, una fuerte rebeldía, se niega sistemáticamente a seguir ningún tipo de reglas, etc.) o pasiva (vive en un mundo de fantasía, evita el contacto con la gente, no se defiende si alguien le insulta o le pega…). En estos casos, sobre todo si los problemas se dan en el colegio, se debe hablar con los responsables del mismo para buscar una posible salida –en casos extremos habrá que considerar el cambio de centro-. Normalmente, cuando al niño se le proporciona alguna clase de actividad de enriquecimiento, los problemas tienden a desaparecer por sí solos.

Creencias equivocadas sobre los superdotados

  • Los superdotados son siempre los que mejores notas sacan. No necesariamente. Algunos superdotados, acostumbrados desde pequeños a sacar los primeros cursos sin esfuerzo, no aprenden a desarrollar unos hábitos de estudio y puede que hasta se convenzan de que estudiar no vale la pena. Conforme van avanzando de curso, las materias son más extensas y difíciles, y no pueden aprobarse sin dedicarles varias horas de trabajo. La falta de costumbre hace que, a la hora de prepararse un examen, lo tengan más difícil que otras personas habituadas a estudiar desde siempre, y por eso no es infrecuente que exista fracaso escolar entre personas de altas capacidades.
  • Los superdotados no necesitan ayuda para nada; se las apañan bien solos. Puede parecer que es así, pero no es cierto. Es necesaria una estimulación intelectual adicional para evitar que se aburran. Además, conviene que se relacionen con otras personas de habilidad mental similar para que no acaben encerrándose en sí mismos.
  • La superdotación intelectual es algo que debe envidiarse. Ser más inteligente de lo normal no es más motivo de envidia de lo que pueda ser un cuerpo esbelto o una voz bien timbrada. Una inteligencia elevada es una aptitud que no sirve de nada si no se utiliza. Y,como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
  • Si a los superdotados se les agrupa o se incluyen en programas educativos especiales, se convertirán en un grupo elitista. Un grupo de superdotados en un colegio no sería más “elitista” que el equipo de voleibol o el coro de una parroquia. Agrupar a los niños y jóvenes según sus habilidades para que aprendan unos de otros no les convierte en unos “creídos”, sino en personas conscientes de sus aptitudes que, en un futuro, serán capaces de utilizar en beneficio de la sociedad.
  • Los superdotados no saben que son diferentes hasta que alguien se lo dice. Falso. Desde pequeños, los superdotados tienen consciencia de ser diferentes de los demás niños de su edad. Según la personalidad de cada uno, interpretarán esta diferencia como una cualidad o –desgraciadamente en la mayoría de los casos– como un “defecto que hay que corregir”. Deben ser los padres y educadores quienes orienten a los niños en esta situación para que sean conscientes de sus capacidades y puedan desarrollarlas de una forma adecuada.
  • Contra lo que mucha gente piensa, no ha de hacerse nada especial si se tiene un hijo superdotado. Basta con motivar a aprender. No hay que volverse loco buscándole veinte tutores y treinta y ocho mentores, ni volver loco al niño matriculándolo en mil academias “para que rinda de acuerdo con su potencial”; y mucho menos aún desmotivarlo “para que no se convierta en un pitagorín”. Un superdotado no es ningún monstruíto de circo; es un niño como otro cualquiera, pero que tiene unas necesidades educativas diferentes. Sin embargo, diferentes o no, hay que atender esas necesidades de una forma adecuada.
  • Tan perjudicial es forzar a un niño a aprender a tocar el violín si no le gusta la música como responder sistemáticamente a sus preguntas con un “eso ya lo aprenderás cuando seas mayor”.
  • Es importante destacar que no todos los niños superdotados necesitan ayuda. Muchos de ellos se encuentran bien adaptados a su entorno y no hace falta que se les dé un tratamiento especial.

Ejemplos de Preguntas y respuestas inteligentes

Aunque la superdotación no suele detectarse antes de los cinco años, hay síntomas que pueden alertar a los padres cuando el niño es menor de esa edad. Por ejemplo, la capacidad del pequeño para resolver los problemas por procedimientos distintos a los utilizados por otros niños, por respuestas impropias de su edad o por una inusitada impaciencia por recopilar información.

Estos son algunos ejemplos recogidos por especialistas en estos casos.

  • ¿Cómo sabe la gente el camino para ir al Cielo cuando se muere, si no se sabe antes de morirse? (2 años y medio).
  • ¿De qué está hecho un libro? De cerebro (2 años).
  • ¿Para qué sirven los senadores y diputados? Para que nosotros no tengamos que preocuparnos de hacer la política (6 años).
  • ¿Para qué se mete a los malos en la cárcel? Para que no hagan daño a los buenos. (4 años y dos meses).
  • ¿La sangre va muy deprisa? (3 años).
  • ¿Dónde está el papá de la abuela? (2 años y dos meses).
  • ¿Dónde van las palomitas cuando me las como? (2 años y dos meses).

Características del niño superdotado y creativo

A continuación citaremos algunas características del niño superdotado que, según Torrance sostiene, son comunes a toda persona creativa. A estas mismas cualidades Guilford las considera parte de lo que él llama pensamiento creativo:

  • Poseen gran fluidez de ideas: La producción de gran número de ideas sobre un mismo tema. Las ideas fluyen en forma continua. Disponen de una gran riqueza de ideas, y son flexibles al pensar. Llegan cada vez más cerca y más al fondo del problema que analizan. Dan vueltas en torno a él hasta que tienen la idea salvadora.
  • Tienen siempre a la vista la solución del problema, y además la facultad de seguir simultáneamente varios posibles planteamientos. No se aferran prematuramente a ninguno de ellos.
  • Son originales: Tienen ideas no habituales, originales y ocurrencias más sorprendentes que los no creativos. Ven comúnmente perspectivas inhabituales.
  • Poseen facilidad para comunicar ideas consiguiendo explicarlas detalladamente.
  • Tienen capacidad de mantener una apertura a las informaciones y a las ideas nuevas para permitir que surjan soluciones originales.
  • Poseen la capacidad de expresar sensaciones y sentimientos por medios verbales y no verbales.
  • Pueden reflexionar con gran rapidez y facilidad. Utilizan los objetos de una manera nueva. Pueden hacer que sus ideas pasen de un campo a otro con mayor rapidez y frecuencia.
  • Poseen un sutil sentido del humor. Los niños creativos se caracterizan por su desarrollado sentido del humor, conservan una actitud lúdica, incluso en los estudios.
  • Poseen gran riqueza y calidad imaginativa. Los niños creativos poseen una gran sensibilidad incluso hipersensibilidad y dan prueba de una floreciente actividad imaginativa (compañeros de juego imaginarios, diario personal, escriben versos, inventan juegos y juguetes, etc.). Puede ocurrir que sueñen despiertos en la escuela. Inventan juegos nuevos, frecuentemente se divierten jugando solos. Juegan con intensidad (se divierten particularmente en los juegos donde tienen lugar las transformaciones).
  • Son tolerantes a la ambiguedad: (es una de las más importantes). Podemos definirla como la capacidad de vivir en una situación problemática oscura y trabajar, sin embargo, con denuedo, por dominarla. A diferencia de la mayoría de las personas que soportan poco tiempo la tensión ante un problema no resuelto y renuncian, el creativo, por el contrario, puede aguantar durante mucho tiempo la insolubilidad de un problema. Esta característica depende mucho de la edad.
  • otros matices que perfilan su modo de ser: suelen ser muy sensibles, hipersensibles, son intuitivos, altamente curiosos, poseen un alto grado de energía, inventan juegos nuevos, frecuentemente se divierten jugando solos. Juegan con intensidad (se divierten particularmente en los juegos donde tienen lugar transformaciones); Los individuos creativos toleran el desorden más que los que no lo son. Los niños creativos pueden hacer la vida interesante para el resto de la familia porque dan una nueva perspectiva a lo común.

Un niño que utiliza medias o toallas como sombreros o un niño que esquía en la cocina con maderas unidas a sus pies con cinta adhesiva o un niño que construye todo tipo de naves con gran detalle con material desechable puede darle mayor entusiasmo a las tareas cotidianas.

Los niños creativos también demuestran creatividad en la conversación diaria y en sus respuestas a las preguntas que se les formulan.

Según algunos expertos la creatividad no está sólo relacionada con la mente, el ser humano constituye toda una unidad psíquica.

Si la creatividad no va acompañada por ciertos rasgos del carácter, difícilmente se podrán lograr resultados duraderos y eficientes. No hay dudas de que la creatividad constituye un componente intelectual importante, pero la cuestión de su naturaleza todavía no ha encontrado una solución definitiva.

Para una didactica del superdotado

El Dr ESTEBAN SÁNCHEZ MANZANO, Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid, Entiende que, al menos, deberían darse tres condiciones para que el niño superdotado pudiera expresar adecuadamente su capacidad en el aula, y poder ser identificado por los profesores.

Actitud positiva del profesor hacia el niño superdotado

El profesor es uno de los factores más determinantes en el proceso enseñanza aprendizaje. La actitud del profesor es una clave muy importante. En la práctica profesional con los padres de niños superdotados he podido comprobar que, no siempre, los profesores adoptan una actitud positiva ante un niño superdotado, sino que, en algunos casos, tratan de evitar lo que pudiera pensarse que es un problema. Esta actitud influye negativamente en el rendimiento escolar del niño. La flexibilidad del profesor en los métodos y los programas ayudará en el desarrollo del currículo a los niños más y menos capaces.

Formación de los profesores en la educación de los niños superdotados

Witmore (1988) ha dicho que los profesores pueden llegar a ser buenos identificadores de los superdotados con rendimiento bajo, si se les forma para reconocer indicadores críticos

Adaptaciones curriculares individuales en del aula.

La atención a la diversidad exige que se hagan las adaptaciones curriculares, teniendo en cuenta las capacidades de cada alumno y sus peculiares características.

Como el superdotado es diferente, el currículo deberá ser diferente.

Estas adaptaciones deberán hacerse en los elemento básicos del currículo:

  • Qué enseñar o la materia a impartir, que para el superdotado ha de ser más amplia en extensión y profundidad
  • Cómo enseñar o la metodología que se emplea. ¡Qué bien le vendría al superdotado la exposición de las materias de forma creativa! (Al superdotado no le gusta tanto reproducir —se aburre—, cuanto producir).
  • cuándo enseñar o relativo al tiempo de enseñar. La ley actual permite que el niño superdotado pueda ser acelerado en dos cursos durante la enseñanza obligatoria.
  • Qué, cómo y cuándo evaluar.

Los programas educativos para los alumnos superdotados

Heller (1997) ha dicho que para desarrollar óptimamente las capacidades de los superdotados, estos necesitan ser incentivados (ver, también, Weinert, 1992). Algunos indicadores de las altas capacidades son: Curiosidad cognitiva, interés por conocer y necesidad de explorar.

Se ha observado que desde los primeros años de vida, estos niños intentan influir activamente en el ambiente de aprendizaje con el fin de satisfacer necesidades cognitivas y socioemocionales. La dirección del desarrollo depende de las condiciones del ambiente para aprender Así, pues, la escuela es fundamental para el avance de los alumnos.

En el siguiente esquema quedan expuestas las mutuas influencias y relaciones de las capacidades y el ambiente para aprender.

Multidimensional, typological model of giftedness (by Heller & Hany, 1986; Heller, 1991, 1992b; Perleth & Heller, 1994).

Se pueden resumir en tres modelos los diferentes programas, que se han venido aplicando en la educación de los superdotados:

El agrupamiento (segregación)

El agrupamiento consiste en segregar a los niños superdotados de los niños de su edad para darles una enseñanza especializada. Se fundamenta en la formación de grupos homogéneos, teniendo en cuenta las capacidades, y no la edad.

Por lo general, este tipo de escuelas, especializadas en niños superdotados, no está bien visto, ya que se piensa que, no solo, se han de tener en cuenta las capacidades, sino, además, aspectos psicológicos y sociales. Boxtel (1992) dice al respecto que una investigación del Consejo de Europa recomendaba que «solamente son aceptables las escuelas y las clases especiales para superdotados, aislados de sus compañeros, para un conjunto muy limitado de talentos especiales, por ejemplo: la música y las artes interpretativas».

A pesar de todo, existen algunos autores, quienes en sus trabajos recomiendan este tipo de escuelas, aduciendo otras muchas razones. Kuo (1981) llegó a la conclusión de que las investigaciones llevadas a cabo para probar las consecuencias de poner a los superdotados en clases especiales no demostraron efecto negativo alguno, pues los alumnos no tenían mayores niveles de ansiedad, ni pérdida del autoconcepto. Y Chiba (1981) encontró una mejora en al inteligencta de niños superdotados de dos años, que habían sido agrupados en clases para seguir programas especiales. Rogers (1993), después de haber consultado diferentes investigaciones, afirma: «Mientras el agrupamiento por capacidades a tiempo completo (segregación), para la instrucción regular, no produce diferencias claras en el rendimiento académico de los estudiantes medianos y bajos (Síavin, 1987, 1990; Kulik & Kulik, 1982, 1984, 1990), produce sustanciales avances académicos en los estudiantes superdotados, matriculados a tiempo completo en programas especiales para superdotados y con talento» (Vaughn, Feldhusen, Asher, 1991). Los estudiantes de secundaria con altas capacidades que son «segregados» hacen más planes de ir a la Universidad (Gamoran & Berens, 1987). También, el agrupamiento (segregación), para los anteriores investigadores, supuso un considerable aumento en el rendimiento general, el espíritu crítico y la creatividad de los estudiantes superdotados y con talento. Como solución intermedia, se ha propuesto la escuela satélite para la educación secundaria.

Cada una de estas escuelas agrupa a niños, procedentes de otras escuelas, a las que asistirán uno o dos días a la semana; estas escuelas están especializadas en un campo, con dos niveles por curso. Y la escuela dentro de la escuela, un aula dentro del mismo colegio para la atención de estos niños, proporcionándoseles un currículo especial.

La aceleración

Con dicho método se pretende colocar al niño superdotado en algún curso más avanzado, teniendo en cuenta su edad mental. El niño acelerado de curso o cursos ganará en el tiempo, y podrá terminar antes sus estudios.

Terman y Ogen (1947) señalaban que los alumnos superdotados que se habían beneficiado del método de aceleración, no solo asimilaban mejor que los compañeros de más edad, sino que no manifestaban perturbación alguna de adaptación social.

En los EE.UU. existen, al menos, seis estrategias de aceleración del currículo: Clase unitaria, que está referida a la práctica de trasversalizar todo el currículo, permitiendo a los estudiantes el progreso, a su propio ritmo, en todas las asignaturas; currículo compacto, término acuñado por Renzulli, que permite saltar las materias que los estudiantes dominan; escolaridad acortada o permitir hacer tres cursos en dos o cuatro en tres; aceleración temática o aceleración en una o más áreas determinadas, por ejemplo: matemáticas, lengua, etc.; admisión temprana en la universidad, antes de haber terminado la educación secundaria. Con este sistema compartido entre la universidad y el centro de secundaria, los alumnos podrán obtener créditos en determinadas materias; posición avanzada, que se refiere a los programas acelerados para avanzar cursos, después de haber superado un riguroso examen.

En nuestro país, la ley permite la aceleración de los alumnos superdotados dos cursos en la enseñanza obligatoria; sin embargo, antes de que el alumno sea acelerado de curso, deberá tenerse en cuenta, no solo las capacidades cognitivas, sino, también, diferentes características psicológicas, así como el ambiente social en el que el alumno va a permanecer

Kulik & Kulik (1990) advierten que el mayor beneficio de estas estrategias de agrupamiento para los estudiantes superdotados y contalento es la ejecución, mediante las formas de enriquecimiento y aceleración del currículo.

Enriquecimiento

El método consiste en proporcionar al alumno superdotado oportunidades de aprendizaje extraescolares. Dichas actividades pueden desarrollarse en período escolar; en horas no lectivas, dentro del colegio o fuera del mismo; en fines de semana; en vacaciones; etc. Con ello, se trata de ampliar el horizonte del niño en diversas materias. No se pretende, en modo alguno, sustituir los programas escolares. Por otra parte, se ha comprobado que relacionar a los niños superdotados entre ellos es un método muy eficaz para el equilibrio de su personalidad y para la motivación en el estudio.(No debemos olvidar que el superdotado tiene, asimismo, rasgos de personalidad significativamente diferentes a los demás niños: sensibilidad social, disincronía cognitivo-afectiva e interés en solucionar problemas con cierto grado de dificultad).

Este es un método, generalmente, aceptado por la mayoría de las personas, que se dedican a la educación de los superdotados, e investigadores de la superdotación y el talento. En el curso 1994-95 se puso en marcha en Madrid un «Programa de Enriquecimiento para Superdotados», con resultados muy satisfactorios: Mejor integración, mejores rendimientos académicos y mejora en la motivación de los niños asistentes al programa. El programa cuenta con un equipo de profesionales, dirigido por mí, y en colaboración con la Asociación Española para Superdotados y con Talento. Tiene como objetivos fundamentales: la adaptación escolar y social de los superdotados, el desarrollo óptimo de sus capacidades y la orientación a las familias de estos niños. (En el apéndice se muestra una síntesis del programa.)

Rogers y Span (1993) proponen algunas directrices de cómo educar a los superdotados en la escuela:

  • Los estudiantes intelectualmente superdotados o con talento deben pasar la mayor parte del tiempo escolar con estudiantes de similares características e intereses.
    Las escuelas que no puedan tener un programa completo para superdotados, basta¡á con que foimen giupos (superdotados o talentos) en una clase. El profesor de esta «clase agiupada», ha de estar suficientemente entíenado para educar a estos alumnos.
    Si no existen suficientes alumnos pat-a un programa completo de superdotados, entonces se puede hacer un grupo especial de enseñanza en el que paíticipen.
    Se debe ofrecer a los superdotados diferentes opciones para la aceleración del currículo.
  • Asimismo, debe ofrecerte a los superdotados diferentes modos de enriquecimiento del currículo ordinario. Este enriquecimiento puede hacerse dentro del aula(para nosotros, mediante las convenientes adaptaciones curriculares individuales en las asignaturas), o fuera del aula-

Asociaciones

Es muy conveniente que los niños superdotados tengan contacto regularmente con otros de sus mismas características. Para este fin existen en España varias asociaciones a las que se puede acudir. A menudo estas asociaciones imparten también clases de enriquecimiento. En España

  • Sociedad Española para el Estudio  de la Superdotación (Centro de Estudio de la Superdotación de la Universidad Complutense de Madrid)
  • Centro Huerta del Rey Superdotados de España Colegio y asociación (Valladolid)
  • SCIDIS – Centro de Investigación y Diagnóstico en Inteligencia y Superdotación
    Miembro de la Sociedad Española para el Estudio de la Superdotación
    Miembro del European Council for High Ability
    Miembro del European Consultants for Potencial Development
    Pedro Muguruza,1-6ºD -28036-Madrid
    (Metro Pl. Castilla)
    Tlf .917350367 /629565583 Fax: 917302862
    e-mail: sinergiacidis@terra.es
  • AEST – Asociación Española para Superdotados y con Talento
    Miembro de la Confederación española CEAS
    C/ Almansa, 58 – Bajo local 1
    28007 Madrid
    http://www.aest.es/
  • AESAC – Asociación Española Superdotados y Altas Capacidades
  • SMIAS – Sociedad Madrileña de Investigadores para la Atención de Superdotados
    Madrid.
    91-3946237
    E-mail: smanzano@eucmos.sim.ucm.es
  • ASA – Asociación de Superdotados de Andalucía
    Miembro de la Confederación española CEAS
    C/Practicante Fernández Alcolea, nº 74
    Edificio de Asuntos Sociales
    29018 Málaga
    952-200120
    E-mail: asa@ozu.es
  • ADOSSE – Asociación para el Desarrollo y Orientación del Sobredotado de Sevilla
    Miembro de la Confederación española CEAS
    Apdo. de correos 12.302
    41011 SEVILLA
    615.425589 (Presidente) y 615.425584 (Vicepresidenta)
    E-mail: info@adosse.org
    Página web: www.adosse.org
  • ASTIB – Associació de Superdotats i Talentosos de les Illes Balears
    Palma de Mallorca.
    971-714997
    Web: ASTIB (Associació de Superdotats i Talentosos de les Illes Balears)
    E-mail: asstib@teleline.es
  • FANSC – Fundación de Ayuda a los Niños Superdotados de Canarias
    Miembro de la Confederación española CEAS
    Las Palmas.
    928-463697
    E-mail: fans@fansc.com
  • ASAC – Asociación de Altas Capacidades de Galicia
    981-599603 Santiago de Compostela.
    Web: http://www.altascapacidades.org/
  • AVAST – Asociación Valenciana de Apoyo al Superdotado y Talentoso
    Miembro de la Confederación española CEAS
    Valencia.
    96-3418614
  • ACAST – Asociación Castellonense de Ayuda al Superdotado y Talentoso
    Miembro de la Confederación española CEAS
    Marisol Brenchat (Presidenta)
    C/ Juan Herrera, 10
    12004 Castellón
    964223183
    Fax. 964037736
    Web: http://www.acast.org/
    E-mail: mail@acast.org
  • ASENID – Asociación Española de Niños Superdotados.
    Zaragoza.
    976-234210
  • APADAC – Asociación de Padres de Alumnos de Altas Capacidades del Principado de Asturias
    Miembro de la Confederación española CEAS
    Mieres (Asturias).
  • CREENA – Asociación Española de Altas Capacidades
    Pamplona.
    948-198638

Asociaciones de superdotados internacionales

Campus

  • The Johns Hopkins Center for Talented Youth
  • La Fundación Promete organiza durante los veranos un encuentro residencial para el desarrollo del talento creativo, abierto a todo joven entre 10 y 18 años con el suficiente interés y motivación para desarrollar un proyecto personal en cualquier área del conocimiento: el lenguaje, la música, las artes, la ciencia o la tecnología.
    Sara Díaz Rábanos
    Secretaría General – Fundación Promete
    941 512 885
    sdiaz@promete.org
    www.promete.org
  • Escuela de pensamiento matemático Miguel de Guzmán. El objetivo es que del talento de los niños (de 8 a 18 años) de hoy se beneficie la sociedad de mañana. En la Escuela pretendemos que ninguno de estos niños de alta y muy alta capacidad de razonamiento pierda, por falta de recursos o atención, la oportunidad de alcanzar el brillante futuro que su talento merece. (las clases se imparten por la tarde y son gratuitas)

Páginas web de interés

Bibliografía

  • Niños superdotados. La inteligencia reconciliada. Ed Paidos (2005) Arielle Adda, Hélène Catroux
  • Manual internacional de superdotados. Manual para profesores y padres.Editorial EOS (2003) Juan A. Alonso, Joseph Renzulli, Yolanda Benito.
  • L@s Niñ@s precoces. Su integración social familiar y escolar.Editorial: Narcea (2004) Jean-Marc Louis ISBN: 9788427714519
  • LOS SUPERDOTADOS: Esos alumnos excepcionales. Editorial Algibe  (2000). Mª Dolores Prieto y Juan Luis Castejón
  • A Parent’s Guide to Gifted Children. Great Potential Press (2007) James T. Webb, Janet L. Gore, Edward R. Amend
  • Different Minds: Gifted Children With Ad/Hd, Asperger Syndrome, and Other Learning Deficits. Jessica Kingsley Pub (2003) Deirdre V. Lovecky
  • Exceptionally Gifted Children. Routledge (2003) Miraca U. M. Gross

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.